'Polleritos', un nuevo método para pasar ilegales a EU | Estados Unidos

Estados Unidos

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 17 Noviembre 2018 | 

10

57

42

Secciones

Sábado 17 Noviembre 2018 | 

10

57

42

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


'Polleritos', un nuevo método para pasar ilegales a EU

El Diario de Juárez | Sábado 25 Agosto 2018 | 07:41 hrs

Agencias |

Agencias |

“No me creen que tengo 17 años y me quieren meter a la cárcel”, dice 'Adrián', un menor mexicano que prefiere no revelar su nombre y a quien las autoridades migratorias de Estados Unidos investigan por presunto tráfico de personas, aunque él lo niega.

'Adrián', nacido en Ciudad Victoria, está actualmente en Laredo, Texas, con unos parientes a la espera de que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) confirme que no tiene 18 años o más. Aparentemente, no hay manera de probar que él podría ser el pollerito que iba guiando al grupo de indocumentados en el que se encontraba cuando los detuvieron en la frontera entre Tamaulipas y Texas, publicó El Universal.

“No estoy detenido ahorita porque me tuvieron que entregar con esos que reciben a los menores —el Departamento de Salud y Servicios Humanitarios de EU— y les dije que tengo familia aquí —en Laredo—. Llamaron a mi tía y me dejaron ir con ella”, dice Adrián.

“Podría escaparme, pero mi tía tendría problemas porque firmó un papel y la verdad no quiero que por mi culpa pase algo”; además, agrega, “los gabachos —estadounidenses— me sacaron fotos y eso de las huellas de los dedos. Si me escapo y luego me vuelven a agarrar cuando sea más grande, sí me entamban”.

El ICE busca demostrar que Adrián no es menor de 18 años, lo que les daría la oportunidad, si prueban que traficaba migrantes, de detenerlo en una cárcel y abrirle proceso penal como adulto. La situación cambia radicalmente si es un pollerito.

De acuerdo con una investigación del Colegio de la Frontera Norte (Colef), que forma parte del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el fenómeno de los traficantes de personas menores de edad, conocidos como polleritos o coyotitos, comenzó alrededor de 2010. Se trata, dicen, de una actividad propiamente de menores que nacen o llegan de pequeños y van creciendo en la zona fronteriza, aunque de momento sólo hay registros en la parte noreste de la República Mexicana hacia Texas. Según el estudio, los menores son reclutados y prácticamente entrenados por adultos que se dedican a lo mismo y los hacen acompañarlos en diversos trayectos, hasta que se aprenden las rutas, los horarios, las técnicas y desarrollan carácter para hacerlo.

Adrián sabe cómo funciona. “Los que lo hacen se ganan más o menos de 50 a 80 dólares por persona que logran pasar”, explica; “siempre les dicen a los que van a cruzar que si los descubren no vayan a denunciar al morro —niño o joven— que los está ayudando, pero casi nunca los descubren. Aunque la mera verdad sí han descubierto a varios morros, pero luego los dejan salir y se regresan. Luego, otra vez compa, ahí van ‘pa’tras’ —de regreso—, otra vez”, detalla entre risas.

Al no ser una actividad penalmente castigada en Estados Unidos ni en México, son una gran ventaja para el negocio del tráfico de personas y, eventualmente, de drogas. Se sabe que todos los polleritos son hombres: no se ha detectado a ninguna mujer en esa actividad y quienes entran al negocio estarían entre los 14 y los 17 años de edad, según el estudio del Colef.

Lo que sí han detectado es la existencia de “contactos” que dan seguimientos para otras acciones en Texas, donde mujeres menores sí intervienen, aunque todas son mexicano-estadounidenses nacidas en Texas.

“Casi siempre los papás saben que los morros andan en esos cuentos”, asegura Adrián, quien insiste en que no es pollerito. “Para las familias es una entrada de lana muy buena; a veces el morro gana más que el papá y la mamá juntos”, argumenta. “Se pueden hacer dos o tres viajes a la semana, algunos hasta a cuatro le entran. Y la cantidad de gente pues son a veces seis, a veces 10; pero no pueden ser muy grandes porque luego hay que correr o esconderse o algunos se van quedando atrás. No es fácil”, comenta Adrián.

Estos menores de edad son, en palabras de los especialistas, desechables. Es decir, que como abundan y enganchan fácilmente, una vez que alguno desaparece o logra irse por alguna razón, hay decenas esperando la oportunidad de aprender y ganar un dinero que, por su perfil socioeconómico, nunca pensaron que podían llegar a tener; y más a su edad.

Y aunque niega ser pollerito, en un momento determinado Adrián confiesa: “No sé hasta cuándo voy a estar así, pero mientras no haya algo así, como bueno, pues la mera verdad, ni para qué le muevo... Lo que debo tener es mucho cuidado ahora que cumpla los 18, porque ahí sí, si me agarran o alguien raja me van a meter a la cárcel y yo no quiero eso”. Luego, reflexiona: “Ultimadamente, yo sólo estaba cruzando y el que estaba guiando ni sé dónde quedó”.

@

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Plan de seguridad de AMLO, error colosal: Human Rights Watch
Reforma | 16:58 hrs

La organización de derechos humanos estadounidense fustigó duramente la idea de mantener a los militares en labores de seguridad





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: