Para quién trolea Trump

Maureen Dowd / The New York Times
2018-07-09

Washington— A Donald Trump le afectó profundamente ver a su hermano mayor, Freddy, morir de alcoholismo a los 43 años.

Hizo proselitismo en contra de la bebida y el tabaco, advirtiendo a los niños que se alejaran de esos vicios. Incluso en sus casinos, Trump tampoco apostaba; decía que prefería ser dueño de las máquinas tragamonedas que jugar en ellas.

Sin embargo, en un extraño giro del destino, Trump acabó siendo un adicto.

Una de las cosas más escalofriantes que he escuchado recientemente provino de Jaron Lanier, el padre fundador de Silicon Valley, cuyo nuevo libro se titula “Ten Arguments for Deleting Your Social Media Accounts Right Now”.

Lanier, quien se reunió con Trump en un par de ocasiones en los días de gloria del desarrollador de bienes raíces en Nueva York, piensa que la adicción del presidente a tuitear está reconectando su cerebro de manera negativa.

A medida que Trump adquiere velocidad en Twitter, el Despacho Oval se va convirtiendo en una cámara de condicionamiento operante. Al igual que los otros “imperios de modificación del comportamiento”, como Lanier llama a los sitios web de redes sociales, Twitter ofrece un refuerzo positivo para la negatividad.

“Los adictos al Twitter asumen una especie de cualidad nerviosa, paranoica y cascarrabias que parece hacerlos buscar pelea”, comentó Lanier en una entrevista. “Trump solía estar en lo suyo, en sus propias bromas, y ya no lo está. Sólo lanza ataques todas las mañanas, buscando a quién acosar o pendiente de quién lo está acosando a él.

“No creo que esto cause una situación espantosa porque un adicto es fácil de manipular. Es más fácil para los norcoreanos mentirle si es un adicto”.

Y la hostilidad y la insensibilidad que fluyen tan fácilmente de sus dedos ahora definen su política migratoria.

Vi un reportaje en PBS sobre una madre en la frontera que se reunió con su hijo de 14 meses de edad tras 85 días de separación. “El bebé seguía llorando cuando llegamos a casa, se aferraba a mi pierna y no me dejaba ir”, escribió la madre. “Cuando le quitamos la ropa, estaba cubierto de mugre y piojos. Parecía que no lo habían bañado en los 85 días que estuvo lejos de nosotros”.

Con motivo del aniversario número 242 de la independencia de Estados Unidos, debemos preguntarnos quiénes somos, si podemos ver relatos de bebés arrebatados de los brazos de sus padres y devueltos cubiertos de piojos y no preocuparnos por el alma de nuestro país.

Sin duda, Trump ha vuelto el discurso político más crudo y beligerante. Sin embargo, ¿está volviendo a todo el país más mezquino, más vulgar y menos empático? ¿O se fomentó la creación de una figura política como él porque internet ya había vuelto a Estados Unidos más mezquino, más vulgar y menos empático? ¿Ocurrió todo al mismo tiempo?

En su relanzamiento, Twitter presentó una versión más implacable. La empresa, escribió Farhad Manjoo de The New York Times, “ajustó su canal principal de contenido para hacer énfasis en lo viral, con lo cual se convierte en un escenario para peleas de cantina violentas en las que surgen los embates políticos y culturales más contenciosos del día”.

Manjoo me dijo: “Ahora, cuando inicias sesión, te muestran los tuits más interesantes que te perdiste mientras no estabas conectado. Suelen ser tuits de gente que pelea, las noticias de las grandes riñas del día, con el fin de involucrar al resto de la audiencia. Eso lo convierte en un lugar más mezquino”.

Esto sucede incluso mientras Twitter —bajo presión como el resto de Silicon Valley por hacer que los monstruos se salieran de control— está desarrollando “métricas de salud” para promover la civilidad y comunicar de “manera más holística”.

En su blog corporativo, Twitter comentó que se inspiraba en Cortico, una organización sin fines de lucro de investigación que está tratando de medir la “salud de las conversaciones” mediante cuatro indicadores: atención compartida, realidad compartida, variedad de opinión y receptividad. No son exactamente los atributos que vemos en Trump.

Será difícil para Twitter ser más cívico y holístico dado que en enero instituyó una política para líderes mundiales que exenta a cierto jefe de Estado de todo tipo de esfuerzos por moderarse.

“Bloquear a un líder mundial de Twitter o eliminar sus tuits controvertidos escondería información importante que la gente debería ver y debatir”, aseveró la empresa.

Eso deja a Trump en libertad de tomar su teléfono a toda hora para empujar, embarrar y lanzar falsedades. Como Michiko Kakutani escribe en su nuevo libro, “The Death of Truth”: “Trump, claro está, es un trol, tanto por temperamento como por hábito. Sus tuits y burlas improvisadas son la esencia misma de ‘trolear’: las mentiras, el desprecio, el vituperio, la lengua viperina y los rabiosos sinsentidos de un adolescente enojado, ofendido, aislado y profundamente egocéntrico que vive en una burbuja construida por él mismo y que atrae la atención que anhela a partir de vituperar a sus enemigos y dejar un rastro de indignación y consternación a su paso”. ¡Sean mejores!

Tenemos a un presidente adicto que dirige a un país que se desborda de adictos a los opioides y las redes sociales (en una entrevista con The Times de hace unos días, nuestra reportera de tecnología Nellie Bowles dijo que enfrentó su adicción al teléfono celular deshabilitando los colores de la pantalla y mencionó: “Estos teléfonos están diseñados para verse y funcionar como máquinas tragamonedas: nos atrapan con colores brillantes y pequeñas campanas que hay que activar y complacer” y “todos tenemos que descifrar pequeños ganchos para volver al mundo físico”).

Art Markman, profesor de psicología de la Universidad de Texas, en Austin, quien ha lamentado los comentarios extraordinariamente agresivos en línea hacia los medios de comunicación, espera que la gente retome un sentido de decoro cuando se dé cuenta de que “a largo plazo se gana muy poco con un tuit viral”.

“No tenemos que satisfacer esos instintos miserables”, dijo. “Podemos ser mejores que eso”.

Sin embargo, no creo que Trump pueda. Buscó la manera de dominar Twitter, no con el estilo arquetípico del niño buena onda que hace bromas de todo, sino como el infame acosador del patio de la escuela.

Sus tuits dan la pauta para las noticias de la televisión por cable y el tono de los reporteros, quienes son adictos al Primer Adicto.

Para Trump, quien además es adicto a la atención, esto es todo lo holístico que se pondrá.

 

Te puede interesar
Piden renuncia de la titular de la Secretaría de Energía
El Diario de Juárez | 21:01hrs.
El Partido de la Revolución Democrática acusó falta de experiencia a Rocío Nahle por no dar solución al desabasto de combustible en el país
Victoria del Magic sobre Celtics
Associated Press | 21:01hrs.
Orlando se impuso 105-103 a Boston y con ello rompió su racha de cuatro derrotas consecutivas
EU y Argentina apoyan a 'presidente interino' en Venezuela
Excélsior | 19:01hrs.
Esto por considerar al gobierno de Nicolás Maduro como una dictadura
Inicia AMLO festejos por Zapata
Reforma | 08:01hrs.
AMLO iniciará en Morelos la celebración por Centenario de la muerte de Emiliano Zapata, a quien rendirá homenaje el primer año de Gobierno
Cae con AMLO compra de gasolina de EU
Reforma | 21:01hrs.
Es una caída de 28 por ciento respecto a diciembre de 2017 y enero de 2018
EU reitera que no reconoce la toma de posesión del 'dictador' Maduro
Excélsior | 19:01hrs.
Son varios los países de América que no reconocen el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela por considerarlo una dictadura
Tips para ser un experto al buscar vuelos en Google
El Diario de Juárez | 19:01hrs.
Esta herramienta utiliza un algoritmo que analiza las tarifas de boletos de avión en cualquier fecha
Parálisis en EU podría resultar más cara que construir muro
El Diario de Juárez | 14:01hrs.
El cierre parcial de gobierno en Estados Unidos ha supuesto una pérdida de 3 mil 600 millones de dólares hasta el momento
Define Congreso venezolano plan para enfrentar a Maduro
Associated Press | 09:01hrs.
La oposición ha considerado el segundo mandato del presidente como 'usurpación' de cargo