Para quién trolea Trump | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 14 Noviembre 2018 | 

8

44

44

Secciones

Miércoles 14 Noviembre 2018 | 

8

44

44

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Para quién trolea Trump

Maureen Dowd / The New York Times | Martes 10 Julio 2018 | 00:01:00 hrs

Washington— A Donald Trump le afectó profundamente ver a su hermano mayor, Freddy, morir de alcoholismo a los 43 años.

Hizo proselitismo en contra de la bebida y el tabaco, advirtiendo a los niños que se alejaran de esos vicios. Incluso en sus casinos, Trump tampoco apostaba; decía que prefería ser dueño de las máquinas tragamonedas que jugar en ellas.

Sin embargo, en un extraño giro del destino, Trump acabó siendo un adicto.

Una de las cosas más escalofriantes que he escuchado recientemente provino de Jaron Lanier, el padre fundador de Silicon Valley, cuyo nuevo libro se titula “Ten Arguments for Deleting Your Social Media Accounts Right Now”.

Lanier, quien se reunió con Trump en un par de ocasiones en los días de gloria del desarrollador de bienes raíces en Nueva York, piensa que la adicción del presidente a tuitear está reconectando su cerebro de manera negativa.

A medida que Trump adquiere velocidad en Twitter, el Despacho Oval se va convirtiendo en una cámara de condicionamiento operante. Al igual que los otros “imperios de modificación del comportamiento”, como Lanier llama a los sitios web de redes sociales, Twitter ofrece un refuerzo positivo para la negatividad.

“Los adictos al Twitter asumen una especie de cualidad nerviosa, paranoica y cascarrabias que parece hacerlos buscar pelea”, comentó Lanier en una entrevista. “Trump solía estar en lo suyo, en sus propias bromas, y ya no lo está. Sólo lanza ataques todas las mañanas, buscando a quién acosar o pendiente de quién lo está acosando a él.

“No creo que esto cause una situación espantosa porque un adicto es fácil de manipular. Es más fácil para los norcoreanos mentirle si es un adicto”.

Y la hostilidad y la insensibilidad que fluyen tan fácilmente de sus dedos ahora definen su política migratoria.

Vi un reportaje en PBS sobre una madre en la frontera que se reunió con su hijo de 14 meses de edad tras 85 días de separación. “El bebé seguía llorando cuando llegamos a casa, se aferraba a mi pierna y no me dejaba ir”, escribió la madre. “Cuando le quitamos la ropa, estaba cubierto de mugre y piojos. Parecía que no lo habían bañado en los 85 días que estuvo lejos de nosotros”.

Con motivo del aniversario número 242 de la independencia de Estados Unidos, debemos preguntarnos quiénes somos, si podemos ver relatos de bebés arrebatados de los brazos de sus padres y devueltos cubiertos de piojos y no preocuparnos por el alma de nuestro país.

Sin duda, Trump ha vuelto el discurso político más crudo y beligerante. Sin embargo, ¿está volviendo a todo el país más mezquino, más vulgar y menos empático? ¿O se fomentó la creación de una figura política como él porque internet ya había vuelto a Estados Unidos más mezquino, más vulgar y menos empático? ¿Ocurrió todo al mismo tiempo?

En su relanzamiento, Twitter presentó una versión más implacable. La empresa, escribió Farhad Manjoo de The New York Times, “ajustó su canal principal de contenido para hacer énfasis en lo viral, con lo cual se convierte en un escenario para peleas de cantina violentas en las que surgen los embates políticos y culturales más contenciosos del día”.

Manjoo me dijo: “Ahora, cuando inicias sesión, te muestran los tuits más interesantes que te perdiste mientras no estabas conectado. Suelen ser tuits de gente que pelea, las noticias de las grandes riñas del día, con el fin de involucrar al resto de la audiencia. Eso lo convierte en un lugar más mezquino”.

Esto sucede incluso mientras Twitter —bajo presión como el resto de Silicon Valley por hacer que los monstruos se salieran de control— está desarrollando “métricas de salud” para promover la civilidad y comunicar de “manera más holística”.

En su blog corporativo, Twitter comentó que se inspiraba en Cortico, una organización sin fines de lucro de investigación que está tratando de medir la “salud de las conversaciones” mediante cuatro indicadores: atención compartida, realidad compartida, variedad de opinión y receptividad. No son exactamente los atributos que vemos en Trump.

Será difícil para Twitter ser más cívico y holístico dado que en enero instituyó una política para líderes mundiales que exenta a cierto jefe de Estado de todo tipo de esfuerzos por moderarse.

“Bloquear a un líder mundial de Twitter o eliminar sus tuits controvertidos escondería información importante que la gente debería ver y debatir”, aseveró la empresa.

Eso deja a Trump en libertad de tomar su teléfono a toda hora para empujar, embarrar y lanzar falsedades. Como Michiko Kakutani escribe en su nuevo libro, “The Death of Truth”: “Trump, claro está, es un trol, tanto por temperamento como por hábito. Sus tuits y burlas improvisadas son la esencia misma de ‘trolear’: las mentiras, el desprecio, el vituperio, la lengua viperina y los rabiosos sinsentidos de un adolescente enojado, ofendido, aislado y profundamente egocéntrico que vive en una burbuja construida por él mismo y que atrae la atención que anhela a partir de vituperar a sus enemigos y dejar un rastro de indignación y consternación a su paso”. ¡Sean mejores!

Tenemos a un presidente adicto que dirige a un país que se desborda de adictos a los opioides y las redes sociales (en una entrevista con The Times de hace unos días, nuestra reportera de tecnología Nellie Bowles dijo que enfrentó su adicción al teléfono celular deshabilitando los colores de la pantalla y mencionó: “Estos teléfonos están diseñados para verse y funcionar como máquinas tragamonedas: nos atrapan con colores brillantes y pequeñas campanas que hay que activar y complacer” y “todos tenemos que descifrar pequeños ganchos para volver al mundo físico”).

Art Markman, profesor de psicología de la Universidad de Texas, en Austin, quien ha lamentado los comentarios extraordinariamente agresivos en línea hacia los medios de comunicación, espera que la gente retome un sentido de decoro cuando se dé cuenta de que “a largo plazo se gana muy poco con un tuit viral”.

“No tenemos que satisfacer esos instintos miserables”, dijo. “Podemos ser mejores que eso”.

Sin embargo, no creo que Trump pueda. Buscó la manera de dominar Twitter, no con el estilo arquetípico del niño buena onda que hace bromas de todo, sino como el infame acosador del patio de la escuela.

Sus tuits dan la pauta para las noticias de la televisión por cable y el tono de los reporteros, quienes son adictos al Primer Adicto.

Para Trump, quien además es adicto a la atención, esto es todo lo holístico que se pondrá.

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: