*

Opinión El Paso

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 03 Diciembre 2016 | 

23

12

28

Secciones

Sábado 03 Diciembre 2016 | 

23

12

28

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Termina el Año de la Misericordia... pero puede continuar

Francisco R. del Valle
Catedrático de NMSU | Domingo 16 Octubre 2016 | 00:01:00 hrs

El Año de la Misericordia comenzó el pasado 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, y terminará el próximo 20 de noviembre, fiesta de Cristo Rey y quincuagésimo aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II.  Según indicó el Papa Francisco cuando declaró el Año de Misericordia, éste tendría dos fines: reconocer la gran misericordia que Dios ha tenido, y seguirá teniendo con la Humanidad, y motivar a todos los humanos –hombres y mujeres– a ejercer la misericordia con nuestros semejantes.

Con respecto a la misericordia de Dios, ésta fue tan grande que envió a su único Hijo Jesucristo para que se encarnara –es decir, se hiciera Hombre–, sufriera una terrible pasión –flagelación, coronación de espinas, carga de la cruz– y muriera  clavado en la cruz, pagando así el pecado original de Adán y Eva y todos los cometidos por la humanidad. Anotamos que por ser los pecados ofensas contra Dios, sólo un Dios –Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre– podía pagar nuestros pecados y redimirnos, es decir, restaurar la amistad con Dios que habíamos  perdido por el pecado de Adán y Eva, convertirnos en hijos de Dios y abrirnos las puertas del Cielo, que habían quedado cerradas por el pecado original.

Pero la misericordia de Dios fue aún mayor que la muerte de Jesús en la cruz. En la última cena, antes de su pasión y muerte, Jesucristo instituyó la Eucaristía –el pan convertido en su cuerpo y el  vino convertido en su sangre– que le ha permitido permanecer con nosotros, y además renovar su sacrificio en la cruz –que es la Misa– hasta el fin de los tiempos. Añadimos que la persona que recibe a Jesucristo dignamente –libre de pecado mortal– en la Eucaristía, trasciende a la profecía de Isaías –es decir no solamente tiene a Dios con ella, sino que tiene a Dios en ella. 

Por todo lo anterior, el Papa Francisco ha llamado a Jesucristo ‘la misericordia hecha carne, que hace visible el gran misterio del amor de Dios’.

Tratando nuevamente el tema del Año de la Misericordia, en una audiencia posterior al inicio del Año Santo, el Papa Francisco preguntó: ‘¿Por qué un Jubileo de la Misericordia?’  Respondió: ‘con el Año Santo se podrá experimentar en nuestra vida el toque dulce y suave del perdón de Dios, su presencia al lado de nosotros y su cercanía, sobre todo en los momentos de mayor necesidad’.  Añadió que ‘el Jubileo es un momento privilegiado en que la Iglesia aprenderá a elegir aquello que a Dios le gusta más, que es perdonar a sus hijos, tener misericordia de ellos de modo que ellos también puedan perdonar a sus hermanos, resplandeciendo como antorchas de la misericordia de Dios en el mundo’.

En la opinión del Papa, ‘en la raíz del olvido de la misericordia está siempre el amor propio. En el mundo actual, esto toma la forma de la búsqueda exclusiva de los propios intereses, de placeres y honores unidos a querer actualizar riquezas, mientras que las vidas de muchos cristianos se visten a menudo de hipocresía y mundanidad. Los movimientos del amor propio que hacen extranjera la misericordia en el mundo, son tan numerosas que a menudo no podemos ni siquiera reconocerlos como límites y como pecado’. Esto explica ‘por qué es necesario reconocerse como pecadores, para reforzar en nosotros la certeza de la misericordia divina… Reforzaremos en nosotros la certeza de que la misericordia puede contribuir realmente a un mundo más humano, especialmente en nuestro tiempo en que el perdón es un invitado raro en los ambientes de la vida humana’.

En resumen, aunque el Año de Misericordia terminará próximamente, éste podrá continuar indefinidamente.  ¿Cómo podrá ser esto? La misericordia de Dios no acabará nunca. Cristo continuará muriendo por nosotros en la cruz en todas las misas del mundo; continuará perdonándonos misericordiosamente en el sacramento de la reconciliación, y Dios estará siempre a nuestro lado, sobre todo en los momentos de mayor necesidad.

Y nosotros, ¿qué podemos hacer para continuar con el Año de la Misericordia? Primeramente, así como Dios nos perdona por misericordia, también nosotros deberemos perdonar a nuestros hermanos.  En segundo término, debemos hacer todo lo posible para combatir el amor propio, que es la raíz del olvido de la misericordia –es decir, evitar la búsqueda exclusiva de nuestros propios intereses, honores y riquezas– todo con desprecio y detrimento de nuestros hermanos más pobres y necesitados.  Anotamos que en contraste, las personas misericordiosas siempre anteponen las necesidades del prójimo a las propias.

Finalmente, la misericordia suple las necesidades del prójimo mediante las denominadas ‘obras corporales y espirituales de misericordia’. Las primeras –las corporales– fueron expuestas por Jesucristo en su relato del juicio final (Mt 25: 31 – 46): dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, visitar a los enfermos, recibir al extranjero, vestir al desnudo, visitar a los presos, y enterrar a los difuntos. Las segundas –las obras espirituales de misericordia– fueron tomadas por la Iglesia de la Biblia o enseñadas por el mismo Cristo: enseñar al ignorante, dar buen consejo al que lo necesita, corregir a quien se equivoca, consolar al triste, sufrir con paciencia los defectos del prójimo, y rezar a Dios por los vivos y difuntos. Como se puede observar, tanto las obras corporales como las espirituales de misericordia son siete.

Comentamos dos de las obras corporales de misericordia: ‘Dar de comer al hambriento’. Existen miles de personas que padecen hambre en todo el mundo. El ejemplo más reciente es el de Haití, que fue atacado por el huracán ‘Mateo’ (Matthew) causando cientos de muertes, y millares de personas desamparadas y con hambre. ¿Qué podemos hacer? Ayudar a los hambrientos directamente, o donar fondos a las organizaciones dedicadas a esta labor.

‘Recibir al extranjero’: ¿Qué se puede hacer?  Primeramente construir puentes (y nunca muros) a través de las divisiones y/o fronteras de raza, etnicidad, cultura y lenguaje. Y hasta donde sea posible, recibir y ayudar a los miles de migrantes de todo el mundo, principalmente los refugiados. Y ayudar especialmente a los inmigrantes que se hallan entre nosotros.

Así, si continuamos con el Año de Misericordia, amándonos, perdonándonos, ayudándonos y renunciando al egoísmo, podremos convertir nuestro mundo actual de terrible en hermoso…


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: