Nuestro sistema de inmigración roto tiene una sola solución

Reihan Salam / The New York Post
2018-09-23

Existe una creencia generalizada de que los inmigrantes y sus descendientes tienen superpoderes que desafían la pobreza y que los nativos no tienen. Esa es sin duda la impresión que obtendría de los expertos y cabilderos que celebran a todos los emprendedores tecnológicos de Silicon Valley que nacieron en el exterior o del hecho de que los científicos inmigrantes parecen tener un presunto bloqueo en los premios Nobel de cada año.
Pero los inmigrantes son humanos, y como la mayoría de los humanos exitosos, les va mejor si comienzan con enormes ventajas. Espectaculares historias de éxito de inmigrantes –los empresarios multimillonarios, los ganadores del Premio Nobel– a menudo comienzan en sociedades ricas y urbanizadas, como Israel, Taiwán, Canadá y las democracias de mercado de Europa, donde los futuros inmigrantes adquieren habilidades que son fácilmente transferibles a los Estados Unidos.
Los inmigrantes superestrella que provienen de países en desarrollo generalmente se crían en familias extraídas de los estratos más ricos y mejor educados de sus países de origen. No hay duda de que una parte desproporcionadamente grande de los inmigrantes está empobrecida y que muchos llegan a los Estados Unidos con una escolarización mínima y habilidades pobres en el idioma inglés.
¿Por qué, entonces, estamos tan obsesionados con una minoría de inmigrantes de alto rendimiento y sus hijos? Mi teoría es que, si bien el hijo de inmigrantes acomodados que gana la feria de ciencias nos dice exactamente lo que queremos saber sobre nosotros mismos, quien no tiene suficiente para comer es una reprimenda: un recordatorio de que los trapos a la riqueza, las historias nos deleitan y nos inspiran precisamente porque son muy raras. El hecho de que Sergey Brin, el célebre cofundador de Google, nació en Rusia (para padres que fueron expertos académicos) es una historia de sentirse bien.
El hecho de que el 70 por ciento de los niños hispanos en Estados Unidos nazcan de madres con un diploma de escuela secundaria o menos, la mayoría de los cuales están en la pobreza o cerca de ella, es una historia que se siente mal.
Hay una gran diferencia entre los inmigrantes que provienen de los estratos más ricos y mejor educados de sus países de origen, y aquellos que provienen, digamos, de la mitad superior.
La mayoría ahora ingresa a los Estados Unidos a través de visas para trabajadores con altas habilidades, lo que garantiza que tengan ingresos mucho más altos que los inmigrantes con poca capacitación; estos trabajadores altamente calificados lo han logrado a través del sistema de educación superior intensamente competitivo de la India, que sólo sirve a una pequeña fracción de su población; y los indios que tienen acceso a la educación superior en primer lugar tienden a ser los de las familias más acomodadas.
En estos días, sin embargo, la escuela secundaria e incluso la universidad se han convertido en la norma para los estadounidenses, lo que pone a los recién llegados con una educación limitada en mayor desventaja. Peor aún, la diferencia de ingresos entre aquellos con títulos avanzados y trabajadores de baja calificación ha aumentado astronómicamente en el siglo transcurrido entre la gran ola de migración europea y ahora. De hecho, desde la década de 1980, los salarios reales para los hombres sin diplomas de la escuela secundaria han caído en algunas medidas.
Por lo tanto, es mucho más difícil para los recién llegados más pobres y sus descendientes salir de la pobreza. El inmigrante mexicano varón promedio llega a los Estados Unidos con 9.4 años de escolaridad. Eso aumenta en la segunda generación, pero a sólo 12.6 años. No hay ninguna razón para esperar que estos inmigrantes y estadounidenses de segunda generación tengan un tiempo más fácil que otros estadounidenses sin títulos universitarios.
Y no: para los inmigrantes y sus descendientes con 12 años de escolaridad o menos, las tasas de empleo disminuyen de la primera a la segunda generación y de la segunda a la tercera. A su vez, los inmigrantes comienzan a ganar menos que los estadounidenses establecidos con habilidades similares, y aunque sus ingresos aumentan con el tiempo, nunca alcanzan a los de sus hermanos establecidos. Tampoco el progreso logrado en la primera generación, especialmente para los inmigrantes mexicanos y centroamericanos, necesariamente continúa en el segundo.
Según los datos recopilados en 2013, mientras tanto, las tasas de pobreza entre los inmigrantes comienzan en casi el 19 por ciento y se mantienen cerca del 15 por ciento para los estadounidenses de segunda generación y del 12 por ciento para los de tercera generación.
Esas cifras son aún más extremas para las personas de origen mexicano y centroamericano. Tal vez de manera relacionada, aunque la tasa de criminalidad entre los inmigrantes es menor que entre la población establecida, se mantiene en las siguientes generaciones. Los inmigrantes se instalan en los Estados Unidos con un sentido de esperanza y propósito. Sus hijos, especialmente los criados en barrios desfavorecidos, crecen con una perspectiva mucho más sombría sobre el sueño americano. ¿Podría esto reflejar el hecho de que, si bien los inmigrantes están agradecidos por la oportunidad de vivir en Estados Unidos, sus hijos tienen un sentido menos romántico de lo que significa crecer en los últimos niveles de nuestra sociedad? Creo que la respuesta es sí.
Bajo la ley de inmigración actual de los Estados Unidos, la mayoría de las tarjetas verdes nuevas se emiten a los familiares de inmigrantes estadounidenses y residentes permanentes legales, que son elegidos sin tener en cuenta sus habilidades. A medida que un grupo de inmigrantes gana un punto de apoyo, y como los inmigrantes patrocinados por familias superan a los que ingresan a los Estados Unidos a través de canales más selectivos, es razonable esperar que los resultados promedio se desvíen hacia abajo.
En lugar de dificultar el mantenimiento de programas sociales generosos que servirían a todos los estadounidenses, ya sean nativos o naturalizados, esto haría que fuera mucho más fácil hacerlo. Una política de inmigración más selectiva basada en las habilidades beneficiaría desproporcionadamente a los trabajadores poco calificados que ya residen en los Estados Unidos, muchos de los cuales son inmigrantes.
¿Este trato satisfará a todos? Por supuesto que no. Pero tiene el potencial de sacarnos de nuestro impasse migratorio. En lugar de agudizar nuestras divisiones políticas y económicas, como ha estado haciendo nuestro sistema de inmigración roto durante una generación, un nuevo enfoque podría ayudar a suavizarlos.

Te puede interesar
Piden renuncia de la titular de la Secretaría de Energía
El Diario de Juárez | 21:01hrs.
El Partido de la Revolución Democrática acusó falta de experiencia a Rocío Nahle por no dar solución al desabasto de combustible en el país
Victoria del Magic sobre Celtics
Associated Press | 21:01hrs.
Orlando se impuso 105-103 a Boston y con ello rompió su racha de cuatro derrotas consecutivas
EU y Argentina apoyan a 'presidente interino' en Venezuela
Excélsior | 19:01hrs.
Esto por considerar al gobierno de Nicolás Maduro como una dictadura
Inicia AMLO festejos por Zapata
Reforma | 08:01hrs.
AMLO iniciará en Morelos la celebración por Centenario de la muerte de Emiliano Zapata, a quien rendirá homenaje el primer año de Gobierno
Cae con AMLO compra de gasolina de EU
Reforma | 21:01hrs.
Es una caída de 28 por ciento respecto a diciembre de 2017 y enero de 2018
EU reitera que no reconoce la toma de posesión del 'dictador' Maduro
Excélsior | 19:01hrs.
Son varios los países de América que no reconocen el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela por considerarlo una dictadura
Tips para ser un experto al buscar vuelos en Google
El Diario de Juárez | 19:01hrs.
Esta herramienta utiliza un algoritmo que analiza las tarifas de boletos de avión en cualquier fecha
Parálisis en EU podría resultar más cara que construir muro
El Diario de Juárez | 14:01hrs.
El cierre parcial de gobierno en Estados Unidos ha supuesto una pérdida de 3 mil 600 millones de dólares hasta el momento
Define Congreso venezolano plan para enfrentar a Maduro
Associated Press | 09:01hrs.
La oposición ha considerado el segundo mandato del presidente como 'usurpación' de cargo