*

Opinión El Paso

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Lunes 05 Diciembre 2016 | 

9

32

20

Secciones

Lunes 05 Diciembre 2016 | 

9

32

20

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sembrando odio

Jorge Ramos
Columnista de Univisión | Lunes 17 Octubre 2016 | 00:01:00 hrs

Miami— Yo lo vi. Nadie me lo contó. Construyeron su suástica con madera y clavos, poco antes que se metiera el sol en el jardín trasero de una casa en una pequeña población de Ohio. No puedo decir dónde. Ese fue el acuerdo para poder presenciar la ceremonia. Al anochecer, una veintena de supremacistas blancos le prendieron fuego a la suástica, mientras saludaban al estilo nazi con el brazo derecho y gritaban ‘¡white power, white power!’ (¡poder blanco, poder blanco!).

Es difícil creer que esto está pasando en varias poblaciones de Estados Unidos, a sólo minutos de grandes aeropuertos. El número de grupos extremistas ha crecido dramáticamente. El Southern Poverty Law Center (SPLC) calcula que en el 2015 aumentó de 784 a 892 el número de grupos radicales y de 72 a 190 el de asociaciones vinculadas al Ku Klux Klan. Aún no sabemos cómo terminará el 2016 pero todo indica que el odio va al alza.

Me he pasado los últimos seis meses, junto con un grupo de periodistas y cineastas, viajando por todo Estados Unidos para reportar y filmar un documental sobre el aumento de los crímenes de odio. Y lo que me encontré es sumamente peligroso y preocupante.

Un líder del Ku Klux Klan (Imperial Wizard) en Texas me dijo sin ningún titubeo que él era superior a mí sólo porque él era blanco y yo hispano. Un intelectual de la llamada ‘derecha alternativa’ (o alt-right, en inglés) en Virginia me advirtió que, tarde o temprano, yo me tendría que ir de Estados Unidos, junto con millones de hispanos, para que ellos pudieran reconstruir un país mayoritariamente blanco.

Los supremacistas blancos están enojados y asustados. En unas tres décadas, los blancos (no hispanos) –que son un 60 por ciento de la población– dejarán de ser mayoría. El futuro de Estados Unidos es como Texas, California y Nuevo México, donde hoy todos los grupos son minorías. Pero es precisamente esa visión multirracial y multicultural del futuro de la nación la que rechazan los más racistas.

Las palabras de Donald Trump, por supuesto, los motivan. Él dice cosas que ningún otro político a nivel nacional se ha atrevido a decir. Eso es lo que se llama ‘teoría de activación’.

Cuando un grupo –como los extremistas blancos– se siente amenazado, busca líderes que identifiquen al enemigo, que verbalicen sus miedos y que expliquen un plan de acción. Eso es lo que ha hecho Trump al proponer un muro con México, la deportación de millones y el impedir la entrada al país a musulmanes.

Además, cuando los extremistas blancos se sienten amenazados por los cambios demográficos recurren al odio y a la violencia. Conocí a una inmigrante somalí a quien le reventaron un vaso de cerveza en la cara sólo por no hablar inglés y a un inmigrante mexicano a quien dos hermanos golpearon brutalmente en una calle de Boston, mientras alababan la candidatura de Trump.

Estos no son hechos aislados. El año pasado hubo 63 ataques contra mezquitas, según el Center for American Progress, y 20 personas fueron asesinadas por supremacistas blancos, de acuerdo con el conteo del SPLC. Las palabras importan y, cuando vienen cargadas de odio por parte de figuras públicas, pueden resultar mortales.

Los grupos racistas, como los que conocí en la filmación del documental, suelen reunirse secretamente y alimentan sus prejuicios –y su membresía– en la privacidad de Internet. Ahí nadie los cuestiona. Las redes sociales son una de sus principales armas de reclutamiento. Pero en esta campaña electoral, han salido de la oscuridad y están ocupando espacios públicos y participando en medios de comunicación que antes evitaban.

Llevo 33 años viviendo en Estados Unidos y nunca había sentido tanto odio. Rodeado de extremistas blancos gritando ‘white power’ vi cómo se apagaba lentamente la suástica en la mitad de la noche. Hablé lo menos posible; tengo acento al hablar inglés y ese no era un lugar seguro para inmigrantes como yo. De pronto me di cuenta que todo esto estaba pasando en el país cuya declaración de Independencia dice desde 1776 que todos los hombres son creados iguales.

Posdata.

El documental que filmamos, llamado Hate Rising (Sembrando odio), se podrá ver próximamente en cines de Los Ángeles y Nueva York, y en las cadenas de televisión Univisión y Fusión.

@jorgeramosnews


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: