El tiempo es dinero. ¿También de los trabajadores agrícolas? | Opinion El Paso

Opinión El Paso

Diario.mx: Edición Cd. Juárez, Chihuahua, México | Últimas Noticias
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Sábado 17 Noviembre 2018 | 

4

15

56

Secciones

Sábado 17 Noviembre 2018 | 

4

15

56

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


El tiempo es dinero. ¿También de los trabajadores agrícolas?

Ruben Navarrette Jr./The Washington Post | Miércoles 12 Septiembre 2018 | 00:01:00 hrs

San Diego — Antes de que salgamos apurados rumo a nuestro trabajo, hagamos una pausa por un momento y pensamos sobre cuánto ganan algunos estadounidenses por hora.

En una reciente columna del Día del Trabajo sobre el decaimiento en la ética laboral estadounidense, yo escribí: “Hoy, en el eje agrícola del Centro de California, los agricultores me dicen que pagan 30 dólares la hora en la pisca del tomate y 40 dólares la hora en la pisca del melón. En la costa, pagan 60 dólares la hora en la pisca del aguacate. Aun así no pueden encontrar suficientes trabajadores”.

¿Quién pudiera haberlo sabido que esto resultaría tan controversial? Ustedes no me creerían la arremetida que he recibido en los últimos días. Hay muchos escépticos que dudan que tales salarios sean tan altos en la agricultura.

Lo son. Yo entrevisté a los agricultores y trabajadores agrícolas, y ambos grupos lo confirmaron. También ha habido artículos sobre lo difícil que es para los agricultores y ganaderos encontrar mano de obra, y cómo tuvieron que aumentar los salarios para evitar perder a los trabajadores con los que ya contaban.

Aun así los defensores laborales tienen una opinión muy mala de los agricultores que dudan de que los trabajadores agrícolas sean tan bien pagados. Otros tenían una muy mala opinión de los inmigrantes, quienes conforman la vasta mayoría de la fuerza laboral agrícola, que dudan de que los trabajadores se merezcan semejantes salarios.

Así que ¿cuánto vale el tiempo de una persona? La respuesta más corta: Lo que sea que la otra persona esté dispuesta a pagar por ello.

Bien. Pero ¿acaso de pronto la norma no aplica a los trabajadores agrícolas? ¿Por qué no? ¿Con que horrenda vena de elitismo nos venimos a topar?

Comencemos con lo básico. El salario mínimo federal es apenas 7.25 dólares por hora. Pero 29 estados y el Distrito de Columbia cuentan con salarios mínimos más altos.

En California, el salario mínimo del estado subirá —el 1 de enero del 2019— a los 12 dólares la hora. Las ciudades por sí solas podrán imponer salarios aún más altos; el 1 de julio del 2017, el salario mínimo subió a los 14.25 dólares la hora en Los Ángeles y a 15 dólares la hora en San Francisco.

Aun así el mercado impone sus propias reglas. Los restaurantes de comida rápida en este estado no pueden encontrar trabajadores. Aparentemente, ya no muchas personas jóvenes quieren cocinar hamburguesas. Los empleadores ahora ofrecen un salario de entre 13 y 16 dólares la hora.

Esta es nuestra culpa. Debimos haber previsto esto. Los estadounidenses han estado devaluado el trabajo por el transcurso de los años al grado de que una gran mayoría de la juventud ahora lo considera una pérdida de tiempo.

En las empresas de la construcción, lecherías y compañías de jardinería, la fuerza laboral está envejeciendo. Y cuando esos trabajadores se retiren, no habrá muchas personas jóvenes que estén dispuestas a ocupar sus lugares.

Lo que más me intriga son esos estadounidenses que exigen un buen salario por su tiempo. No por su experiencia o destreza. Sólo por el tiempo.

¿Tienen ustedes una idea lo que cobran las niñeras hoy en día? Hace algunos años, mi esposa y yo pagábamos de 12 a 15 dólares la hora —o más si la niñera tenía que cuidar a más de un niño.

No hace mucho, le compramos comida a una mujer cuyo negocio era cocinar meriendas para las familias trabajadoras. Una cena con salmón para cuatro podría llegar a costar hasta 60 dólares. Ella no sólo cobraba por la comida y por cocinarla —sino por su tiempo, también.

Esa es la clave. Los estadounidenses valoran inmensamente su tiempo, y esperan que usted lo valore, también.

Hace unos 10 años, aquí en el Sur de California, necesitaba que me pintaran una cerca. Un milusos, quien resultó ser un ciudadano naturalizado estadounidense originario de Europa, se ofreció a hacerlo por 75 dólares la hora.

¿Necesita reparar su auto? Llévelo a la agencia, y usted pagará 95 dólares la hora por costos laborales.

El otro día, llamé a un plomero para que destapara un caño. Le tomó 25 minutos preparar todo su equipo, y sólo cinco minutos para destapar el drenaje. Esos 30 minutos me costaron 125 dólares.

Claro, tengo amigos abogados que cobran a sus clientes hasta 400 o 500 dólares la hora por su tiempo.

Y como alguien que se ha dedicado a dar pláticas de manera profesional por 25 años, ¿cuánto creen que algunas personas ganan por una hora frente a un pódium? Por lo regular pueden llegar a ganar hasta decenas de miles de dólares.

Todo está bien. Creemos que los atletas, estrellas de Hollywood y directores ejecutivos de compañías tecnológicas deben ganar lo más que les sea posible, debido que creemos que su tiempo y talento valen lo que el mercado permite.

Pero no los trabajadores agrícolas. ¿Acaso en ese rubro las reglas son distintas? ¿Por qué? ¿Por qué no es trabajo que requiera de alguna habilidad, y cualquiera lo puede hacer?

Esa es una perspectiva un tanto limitada que por lo regular sostienen las personas cuya única experiencia con las frutas y los vegetales es en un mercado.

Demuéstrenme lo contrario. Todo agricultor al que entrevisté tiene el mismo mensaje para los trabajadores estadounidenses: “Acérquense con nosotros. Estamos contratando”.

Pero no todos a la vez. Tómense su tiempo.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.







Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: