Se reencuentran madre e hijo tras separación de familias | El Paso

Miércoles 17 Octubre 2018 | 

0

22

57

Secciones

Miércoles 17 Octubre 2018 | 

0

22

57

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Se reencuentran madre e hijo tras separación de familias

The New York Times | Lunes 02 Julio 2018 | 00:01:00 hrs

The New York Times / El momento esperado por ambos

The New York Times / El momento esperado por ambos

Chicago – Lidia K. Souza llegó a un refugio de Chicago el jueves por la tarde con una misión extasiada en mente: decirle a su hijo de 9 años que ambos —separados en la frontera hace casi un mes bajo la nueva y severa política de observancia en materia de inmigración por parte del gobierno de Trump— por fin podrían irse juntos.

Pero Diogo ya lo sabía.

“Le pregunté: ‘¿Quién te lo dijo?’”, recordó Souza. “Y él respondió: ‘Desperté esta mañana y tuve un presentimiento’”.

La reunión entre Souza y Diogo se había planeado desde hace semanas y se cumplió después de que se entabló una demanda federal que buscaba su liberación. Incluso hasta las últimas horas, parecía incierto cuándo sucedería, si es que lo lograban.

Souza y Diogo escaparon de Brasil a México, cruzaron la frontera para llegar a Estados Unidos el mes pasado y estuvieron detenidos juntos durante una noche antes de que las autoridades de inmigración los separaran el 30 de mayo. El jueves, un juez federal en Chicago ordenó que los reunieran.

Son una de las pocas familias que se han vuelto a reunir desde que los agentes comenzaron a separar familias durante el periodo de aplicación de la nueva política de cero tolerancia en materia de inmigración en la frontera, anunciada en mayo. Cerca de 2 mil niños siguen en custodia federal, a pesar de la orden de un juez esta semana de que todos los niños sean reunidos con sus padres en 30 días.

Souza y Diogo, quien llevaba pantalones de mezclilla, camiseta gris y Crocs negros, hablaron de su suplicio con la ayuda de un intérprete poco después de salir del refugio. Ella estaba de pie, con una sonrisa, rodeándolo con el brazo en forma protectora, oliendo su cabello oscuro y acariciándole una mejilla. Él recargó la cabeza sobre su pecho.

Los ojos de Diogo lucían abatidos mientras recordaba las semanas que pasó en el refugio. “Lloré casi todos los días que mi madre no estuvo conmigo”, dijo.

Souza se declaró culpable de entrar ilegalmente a Estados Unidos, un delito menor, y le permitieron reunirse con sus familiares en Massachusetts el 9 de junio mientras solicitaba asilo y disputaba su caso de deportación. Pero para entonces, Diogo estaba a cientos de kilómetros en Casa de Guadalupe, un refugio para jóvenes migrantes dirigido por Heartland Alliance en Chicago. Durante su estancia, le dio varicela y lo aislaron temporalmente de los otros niños.

En llamadas llenas de lágrimas, el niño rogó que lo dejaran ir con su madre, y le pidió que acelerara todo el papeleo requerido antes de que pudieran liberarlo para estar con ella.

Pasó su cumpleaños número nueve en custodia federal; desde la liberación de su madre, habían tenido algunas conversaciones breves por teléfono y, esta semana, visitas cortas.

El presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva el 20 de junio en la que pidió que se pusiera fin a las separaciones familiares en la frontera. Pero el estatus de la gran cantidad de niños que siguen estando en refugios en todo el país aún no es claro. Los funcionarios del gobierno rechazaron revelar cuántos niños se han reunido con sus padres desde que se descontinuaron las separaciones.

Los padres liberados de la custodia de inmigración, como Souza, se han esforzado por recuperar a sus hijos. Sin embargo, ha habido largos retrasos debido a la burocracia engorrosa, que exige requisitos como que los padres presenten formularios extensos y documentos personales, así como que aprueben exhaustivas revisiones de antecedentes. Uno de los grandes obstáculos es el requisito de que se registren las huellas digitales del padre o tutor y de todos los demás adultos del hogar donde vivirá el niño.

En muchos casos, los padres que generalmente no hablan inglés tienen dificultad para determinar la ubicación de sus hijos y tienen problemas para navegar el sistema legal estadounidense.

En una audiencia en el tribunal federal en Chicago el jueves, el juez Manish S. Shah escuchó mientras los abogados de Souza argumentaban que Diogo debía ser liberado tan pronto como fuera posible para devolverlo a su madre.

“Estamos ante otro retraso de 30 días”, dijo Britt Miller, un abogado de Souza. “No hay ninguna razón por la que esta madre y su hijo deban estar separados un mes más”.

Sarah Fabian, una abogada del Departamento de Justicia, dijo que el gobierno estaba obligado a asegurar que se registren las huellas digitales de todos los adultos en el hogar donde se quedará, un paso que, según funcionarios del gobierno, asegurará la seguridad de los niños.

Después de la audiencia en el tribunal del jueves por la mañana, Souza dijo que le habían permitido ver a su hijo algunas veces desde que había llegado a Chicago esta semana, encuentros que fueron breves y agridulces.

“Muy feliz, pero triste al mismo tiempo”, comentó. “Estamos felices de vernos, pero es muy triste cuando tenemos que separarnos”.

El jueves por la tarde, el juez Shah emitió una resolución: ordenó que Diogo fuera liberado y quedara bajo la custodia de su madre.

Además de recalcar en su decisión que no había controversia alguna respecto de la aptitud de Souza como madre, Shah escribió que “el público estaba interesado en el derecho constitucional a la integridad familiar”.

Mantenerlos separados “les ocasiona un daño irreparable a los dos”, escribió.

Dado que no está claro que Diogo debería considerarse un “niño ilegal no acompañado”, dijo el juez, la estancia del niño dentro de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados “probablemente viola la ley”.

Caitlin Oakley, una portavoz del Departamento de Servicios de Salud y Humanitarios, que vigila la oficina federal de refugiados, dijo que no había decisión acerca de cómo procederá el gobierno. “Estamos decepcionados con la decisión del tribunal y estamos evaluando nuestras opciones de litigación”, dijo mediante una declaración.

Jesse Bless, un abogado de Souza, dijo que ella planeaba regresar con Diogo a Massachusetts, donde ha estado viviendo con viejos amigos desde su liberación.

Souza dirigió una súplica a Trump. “No le haga esto a los niños”, dijo. “No deben estar en medio de todo esto. No se merecen pasar por este sufrimiento”.

Bless dijo que espera que su victoria legal allane el camino para que otras familias se reúnan. “Creemos que esto podría abrir puertas para que se ponga fin a la crisis”, comentó.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Deleita a fronterizos
Jaime Torres Valadez/El Diario de El Paso | 00:01 hrs

El Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández se presentó en el Teatro Plaza





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: