Estados Unidos

Logo El Diario
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Miércoles 22 Marzo 2017 | 

20

19

02

Secciones

Miércoles 22 Marzo 2017 | 

20

19

02

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

Compañía gana millones gracias al sistema migratorio de EU

El Diario Digital | Jueves 09 Marzo 2017 | 11:16 hrs

Washington Post |

Washington Post |

Mientras decenas de miles de inmigrantes indocumentados esperan que sus casos sean atendidos en tribunales inmigratorios con grandes rezagos, miles califican para salir libres bajo fianza. Pero pocos pueden pagarla.

Libre de Nexus ha descubierto un nicho para ayudares a pagar las fianzas –por dinero.

A cambio de su libertad, los inmigrantes firman contratos prometiendo pagar a Libre 420 dólares mensuales mientras usan los dispositivos de localización satelital de la empresa. Pero los inmigrantes están demandando por fraude asegurando que no entendieron los contratos.

En entrevistas con el Washington Post, una docena de clientes de Libre señalaron haber batallado para pagar la cuota mensual por el aparato –al cual se refieren como “grillete”− y temido que de no hacerlo, volverían a detenerlos.

La mayoría señalaron que los empleados de Libre los amenazaron exactamente con eso. Un solicitante de asilo dijo haber sentido tanto miedo de volver a estar preso que regresó a Honduras, donde permanece escondido.

Micheal Donovan, cofundador y director ejecutivo de Libre, rechazó dichos alegatos presentados por exclientes. Donovan indicó que la compañía explica sus contratos sin presionar a nadie a firmar. Negó asimismo que se amenace a los clientes y dijo que Libre nunca ha regresado a nadie a Inmigración y Aduanas por no pagar. Si bien algunos inmigrantes reportaron también lesiones por el uso de los dispositivos GPS, aseguró que los aparatos son seguros y tienen el precio justo.

“Sería asombroso no cobrar nada”, dijo, “pero así no es el sistema en el que vivimos”.

Pocas empresas se han beneficiado como Libre con el sistema inmigratorio inoperante. El rezago sin precedentes superior a los 540 mil casos en los tribunales inmigratorios, sumado a la crisis de refugiados centroamericanos y los precios al alza de los precios de las fianzas inmigratorias, significa que numerosos detenidos que califican para la fianza deciden entre pasar muchos meses tras las rejas o pagar las cuotas de Libre. 

Más de 12 mil 500 han optado por Libre, empresa que asegura estar ofreciendo un servicio muy necesario.

“Sin nosotros, no hay nadie para prestarles servicio”, dijo Donovan. “La alternativa sería que esas personas permanezcan bajo arraigo”.

Sin embargo, sus críticos argumentan que la compañía está ganando millones de dólares abusando precisamente de las personas a quienes asegura ayudar.

“Existe un demonio tras la puerta a la liberación”, dijo Paromita Shah, subdirector en el Proyecto Inmigratorio Nacional de la Asociación Nacional de Abogados, un grupo defensor de los derechos inmigratorios.

Conforme Libre crece, sus contratos y tácticas cada vez han sido más cuestionados por abogados inmigratorios, activistas y funcionarios electos. Tanto un funcionario del gobierno guatemalteco como una congresista californiana han solicitado investigaciones, aunque en la investigación realizada hace tres años por Inmigración y Aduanas se concluyó que la empresa no estaba quebrantando las leyes.

Dos demandas interpuestas en California, entre ellas una colectiva presentada el mes pasado, podrían llamar nuevamente la atención a las prácticas comerciales de la empresa y al control que ejerce sobre las vidas de sus clientes.

En la demanda colectiva presentada por dos hondureños se alega que Libre “abusa” de la vulnerabilidad y el limitado inglés de sus clientes a fin de imponer pesadas estipulaciones financieras y grilletes de GPS a los detenidos”.

Donovan señaló que los empleados explican los contratos y que la empresa siempre ha tenido formas disponibles en español, aunque hasta apenas el año pasado empezó a ordenar que los empleados las entregaran a los clientes hispanoparlantes. Y rechazó las acusaciones de que se dijera a los clientes que serían turnados a Inmigración y Aduanas si no pagaban la cuota.

@


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Cuando Twitter se convierte en un arma
The New York Times | 06:36 hrs

Periodista con epilepsia recibió un tuit con luz estroboscópica, pensado para causarle una convulsión

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: