Pega cambio climático a la pesca de langosta | El Paso

Miércoles 18 Julio 2018 | 

16

18

20

Secciones

Miércoles 18 Julio 2018 | 

16

18

20

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Pega cambio climático a la pesca de langosta

The New York Times | Sábado 23 Junio 2018 | 00:01:00 hrs

Fotos: The New York Times   / Parte de un embarque del crustáceo

Fotos: The New York Times / Parte de un embarque del crustáceo

Vinalhaven, Maine— A las 3:30 de la mañana un viernes a finales de mayo, los pescadores de langostas estaban desayunando. Afuera, sus botes se balanceaban, iluminados por los faros amarillos y opacos de la calle al otro lado de la bahía.

Había viento, demasiado para pescar, pero, de cualquier manera, los pescadores de la isla llegaron uno por uno a la cafetería Surfside. Mientras comían panqueques y huevos, se quejaban de la pesca de la temporada hasta el momento.

Algunos de los pescadores de langostas dijeron que apenas estaba iniciando la temporada. Otros temían que fuera una señal de lo que estaba por venir. Desde principios de la década de 1980, el cambio climático había calentado las aguas frías del golfo de Maine hasta que alcanzó la temperatura ideal para las langostas, lo cual ayudó a que la industria pesquera de Maine creciera cinco veces más hasta convertirse en un sector multimillonario, entre los más valiosos de Estados Unidos.

Sin embargo, el año pasado, los desembarques de langostas disminuyeron 9.9 millones de kilogramos, para llegar a los 50 millones.

Ahora, a los científicos y algunos pescadores les preocupa que las aguas se calienten demasiado para las langostas, y están preguntándose cuánto más puede durar este auge.

“El cambio climático de verdad nos ha ayudado durante los últimos veinte años”, dijo Dave Cousens, quien dimitió como presidente de la Asociación de Pescadores de Langostas de Maine en marzo. No obstante, agregó: “El cambio climático acabará con nosotros, quizá en los próximos treinta años”.

Los científicos dicen que una serie de factores han contribuido al auge, entre ellos la pesca excesiva de predadores como el bacalao y las iniciativas de conservación de los mismos pescadores de langostas.

Pero sin el cambio climático, la pesca de langostas en Maine no habría sido tan exitosa como ahora, dijo Richard A. Wahle, profesor en la Facultad de Ciencias Marinas de la Universidad de Maine.

El golfo de Maine se ha calentado más rápido que el 99 por ciento de los océanos del mundo durante gran parte de este siglo, impulsado por el cambio climático junto con la variación natural.

Para 2050, ese calentamiento podría socavar las poblaciones de langostas en el golfo hasta un 62 por ciento, señala el Instituto de Investigación del Golfo de Maine. Eso ha hecho que algunos pescadores de langostas se sientan ansiosos.

Mientras pescaba en la costa de Spruce Head, Maine, una mañana fría y nublada, Cousens, de 60 años, sacaba una red tras otra, pero todas resultaban decepcionantes. Era muy pronto para la temporada, así que se esperaban pocas langostas.

Aun así, Cousens se sintió desanimado. Dijo preocuparse de que, en el futuro, los pescadores de Maine pesquen menos langostas durante la temporada alta de verano que las que pescan ahora, en la primavera.

“Ya pasamos el punto en el que el cambio climático nos ayudaba. Ahora estamos cayendo en picada”, dijo Cousens, mientras arrastraba una red llena de algas. Su ayudante desató la bolsa de carnada de la red y arrojó los restos de arenques con olor agrio al agua, donde un grupo de gaviotas forcejearon para comérselos.

En la década de 1990, dijo Cousens, podía reunir hasta 36 mil 287 kilos de langosta al año. Pero el año pasado, sus ganancias cayeron un 30 por ciento. “No se puede hacer eso durante tantos años consecutivos”, comentó.

Puesto que las temperaturas en el golfo han aumentado, las condiciones favorables para la reproducción de la langosta ahora están en el noreste, lejos de la casa de Cousens en la costa y hacia las islas de Vinalhaven y Stonington, y en dirección a aguas canadienses.

“No hay que ser científico para saber que esto no nos depara nada bueno”, dijo Cousens.

Se preocupa de los pescadores jóvenes que han invertido cientos de miles de dólares en botes, equipo y camiones pero que jamás han vivido la pesca fuera de estos años de auge. “Están basando su futuro financiero en una fantasía”, dijo Cousens.

Eso no le preocupa al hijo de Cousens, Samuel, de 24 años, aunque su bote, Adrenaline, le ha dejado una deuda de más de 200 mil dólares. “Solo me conformo y trabajo”, comentó.

A menudo, el joven Cousens pesca durante catorce horas al día, a 40 kilómetros de la costa. Esa se ha convertido en la norma para muchos pescadores jóvenes, que están llegando cada vez más lejos en altamar en botes costosos más grandes y más veloces.

Las poblaciones de langostas no sólo se están yendo al noreste, sino que están prosperando en aguas más profundas mientras las aguas costeras siguen calentándose, según los científicos.

Mar adentro, la pesca es de alto riesgo y con mayores recompensas, dijo Cousens. Cuando subes una red al bote, dijo, la emoción es sensacional: ves una de dos cosas: “signos de dólares o porquerías”.

La pesca de langostas siempre ha sido un negocio en el que hay auges y colapsos, pero las medidas de conservación que desde hace tiempo han impuesto los pescadores de langostas en Maine ayudan a evitar el colapso total, dicen los científicos.

Los pescadores de langostas les cortan las colas a las langostas hembra que portan huevos y las liberan, una práctica llamada corte en V, junto con las langostas que tienen un tamaño de menos de 8.2 centímetros o de más de 12.7 centímetros, la medida se toma desde la cavidad ocular hasta la base de la cola. Estas prácticas ayudan a conservar la cantidad de especímenes para reproducción, lo cual asegura que la población de langostas siga creciendo.

Aun así, hay pocas medidas que puedan evitar el declive de la pesca. La temperatura máxima del agua que una langosta puede tolerar es de unos 21 grados Celsius. Si es más alta, “su sistema comienza a apagarse, órgano tras otro”, dijo Wahle. Los días consecutivos por encima de este límite en el sur de Nueva Inglaterra, dijo, habían provocado “mortandad masiva”.

Sin embargo, se conocen menos las consecuencias que tiene el calentamiento de las aguas para las langostas en las primeras etapas de su ciclo de vida. A pesar de la buena cantidad de animales en etapa de reproducción, los científicos han observado un colapso en las langostas larvarias en el golfo de Maine en años recientes.

“Tenemos una industria multimillonaria, y un conocimiento poco adecuado”, dijo Curtis Brown, un pescador de langostas y biólogo marino de Ready Seafood, uno de los exportadores de langostas más grandes del estado. Una enfermedad en los caparazones, que los científicos también han atribuido en parte al calentamiento de las aguas, es otra amenaza.

Dadas las señales ominosas, algunos pescadores de langostas están intentando ampliar la variedad de sus pescas. Este verano, Krista Tripp, de 33 años, comprará una pequeña granja de ostiones en Spruce Head para complementar la pesca de langostas.

Diversificarse es difícil, dijo Tripp. Siempre había querido ser pescadora, desde que veía cómo su padre y su abuelo sacaban las redes, medían y ligaban las pinzas de las langostas; lo recuerda casi como un baile. “Eran muy buenos y muy rápidos”, comentó. “Supe que quería hacer eso”.

No obstante, “con la caída de la pesca”, dijo Tripp, siente que está “jugando el empate” en la etapa final de una industria en auge. “No quiero poner todos mis huevos en una sola canasta”, dijo.

Este verano, planea pasar las mañanas pescando langostas y las tardes en la granja, vadeando por los estanques poco profundos y llenos de fango. Mientras tanto, los pescadores de langostas de Vinalhaven seguirán levantándose en la madrugada para desayunar en Surfside, como lo han hecho cada temporada durante las últimas dos décadas. El sol nacerá, y ellos saldrán al agua. No obstante, que siempre encuentren llenas sus redes es otra historia.

 

 

 



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Reunificarán en EP a cientos de familias
Roberto Carrillo Arteaga
El Diario de El Paso | 21:05 hrs

Nombran a Casa Anunciación sede para reunir a menores





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: