Frenó valla el cruce de drogas por Chihuahuita | El Paso

Martes 20 Noviembre 2018 | 

8

56

03

Secciones

Martes 20 Noviembre 2018 | 

8

56

03

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Frenó valla el cruce de drogas por Chihuahuita

Diego Murcia
El Diario de El Paso | Domingo 02 Abril 2017 | 00:01:00 hrs

Diego Murcia/El Diario de El Paso |
Imagen Galeria

Diego Murcia/El Diario de El Paso |

Las opiniones de los vecinos sobre si construir un muro o dejar intacta la cerca de más de 5 metros de altura que ya separa a su barrio Chihuahuita pueden variar.

Y es que las más de 100 familias que aún viven en la zona, han lidiado con el paso de los años, la transformación urbanística, la inestabilidad económica, drogas, pandillas, violencia… todo, en los patios de sus casas. Literal. Al ser una comunidad asentada a las orillas del Río Grande, han llegado a conocer de primera mano los problemas del tráfico humano y de drogas sin intermediarios.

Por ello concuerdan en una sola cosa: desde que se construyó una cerca más grande, el tráfico de personas y de drogas ha disminuido, al menos en ese punto. Aunque, ellos lo saben, la “muralla” de metal no ha detenido al fenómeno por completo.

“Que lo pongan. ¿Qué tiene? Hay procesos, nuestros papás vinieron así, ¿por qué ellos no pueden hacerlo así?”, responde el señor Rodríguez, que ha vivido en la zona 35 años, sobre los deseos del presidente Donald Trump de construir un muro de concreto en El Paso para detener el flujo de migrantes indocumentados.

Su esposa, Mannys Rodríguez, lo secunda. Ella es parte de una familia paseña que, asegura, llevan viviendo en este barrio por cinco generaciones. Por ello, hasta habla de los beneficios de una obra de tal magnitud.

 “Va a servir de barrera contra el ruido de la calle que va a pasar por aquí”, dijo sobre la construcción de la nueva vía que el Departamento de Transporte de Texas está construyendo para aliviar el tráfico de trailers que, al día de hoy, circulan sobre la Paisano.

Los dos son miembros de la Asociación de Residentes de Chihuahuita, un barrio compuesto por una diez cuadras de residencias y apartamentos, rodeados por las vías y vagones del tren, por un lado, y una enorme malla ciclón que se eleva por encima de sus casas, por el otro.

Hace décadas, los migrantes pasaban corriendo por el vecindario huyendo de la Patrulla Fronteriza. Tras los ataques del 11 de septiembre, la seguridad se endureció y todo cambió para bien de estos vecinos.

Un lugar tranquilo

En sus inicios, allá por la década de los 80, cuenta el señor Rodríguez, la cerca tenía cinco pies, es decir, 1 metro con 52 centímetros. En ese entonces, el canal estaba abierto y el agua corría con abundancia. “Cuando los patrulleros cambiaban de turno, se iban al centro, en picada, y a ver a quién agarraban”, contó el residente.

Gloria García vive en uno de los apartamentos que se ubica a menos de 20 metros de uno de los huecos -las tuberías de las aguas negras que desembocan en el río- por donde solían cruzar, hace seis años, los migrantes. Ha vivido en este lugar por 19 años y durante ese tiempo ha visto de todo.

“En la noche se oían golpes de cosas (o personas) que caían contra el suelo. También se escuchaban gritos, de mujeres, que tal vez las estaban violando”, relató. En otra ocasión escuchó como la secundaria al otro lado del río se negó a rendir homenaje a su bandera en protesta porque algunos sicarios habían dado muerte a uno de sus educadores. “Nos acostumbramos a esto”, dijo, mientras encierra a su perro, uno que se consiguió para protección de su vivienda.

La malla fronteriza ahora mide cerca de 22 pies, o 6 metros con 70 centímetros, dependiendo del lado de la frontera donde se le mida. Tanto los Rodríguez como las señoras García y Jiménez, aseguran que el barrio es un lugar seguro y que el número de migrantes intentando cruzar por esta zona ya no es la misma que antes.

Todo gracias a la cerca. “Y no crea que quitaron casas a la gente para hacerla. No, solo la pusieron, sin botarle la casa a nadie”, apuntó Natalia Jiménez, quien lleva viviendo en Chihuahuita desde hace 60 años. Su apartamento está ubicado a unos cuarenta metros de la malla. Entre su hogar y ésta, están las vías del tren, luego sigue un espacio de tierra árida, después viene el canal, donde también hay otra cerca, y, por último, se vislumbra México.

Historia de conflictos

En el año fiscal 2016, la Patrulla Fronteriza realizó 408 mil 870 detenciones de indocumentados en el límite sur, 64 mil 891 de ellas en el área de Tucson, Arizona, (la segunda con mayor actividad solo por detrás del Río Bravo), 25 mil 634 en la de El Paso, Texas y 19 mil 448 en la de El Centro, California.

Los problemas a lo largo de la frontera ha sido una constante en la vida de estos residentes y muchos están entumecidos por el conflicto.

Ubicado al sur de El Paso, al norte del ‘Puente Negro’, el barrio Chihuahuita ha sido testigo de eventos y tendencias que redefinieron la frontera.

Desde sus casas a unos cuantos metros del río, los residentes presenciaron escenas de la Revolución Mexicana, vieron la llegada de familias huyendo de la violencia, soportaron las actividades de contrabandistas –primero de licor durante la Prohibición estadounidense, luego de droga– y se acostumbraron al paso de los migrantes no autorizados.

Los orígenes de Chihuahuita se remontan a 1814, cuando era parte del rancho de Ricardo Brusuelas. El rancho se acabó y la urbanidad explotó con la llegada del ferrocarril Santa Fe en 1881, según archivos de El Paso Community College.

Los comercios cercanos prosperaron, atrayendo residentes. En algún momento, la zona fue designada como El Primer Barrio, por ser entonces el punto más próximo a la frontera.

El crecimiento rebasó los espacios disponibles con la llegada de familias mexicanas que huían de la Revolución, y eso dio pauta a los presidios o departamentos multifamiliares.

Muchos de los edificios en Chihuahuita fueron utilizados por los vecinos para ver algunos combates entre los federales y los revolucionarios en Ciudad Juárez.

Esa proximidad con el río eventualmente trajo problemas para los residentes de Chihuahuita, según Morales y otros historiadores.

En ocasiones, los residentes del área tenían que esconderse debajo de las camas debido a las balaceras frecuentes entre agentes de la Patrulla Fronteriza y los contrabandistas, dijo Morales. Pero, esas son historias del pasado.

[email protected]



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Llega la Navidad a El Paso
El Diario de El Paso | 22:11 hrs

Miles de personas se dan cita para el encendido del árbol y el Desfile de las Luces





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: