Martes 28 Marzo 2017 | 

2

13

39

Secciones

Martes 28 Marzo 2017 | 

2

13

39

Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario

‘Prende’ en Texas debate sobre videograbar policías

Neena Satija The Texas Tribune | Lunes 11 Mayo 2015 | 00:03 hrs

The Texas Tribune |

The Texas Tribune |

Austin— Antes de que Antonio Buehler se lance a las calles de Austin –recientemente en viernes– escribe el número telefónico de su abogada en su brazo con un marcador permanente. De esa manera, podrá llamarla si es arrestado.

Esta es una práctica estándar para Buehler, de 37 años, quien pasa muchas noches de fin de semana manejando alrededor de la ciudad en busca de actividad policiaca –como detenciones de tránsito y arrestos– para filmar con su iPhone, y luego postea los videos en línea en lo que él llama “vigilancia de policías”.

“Nosotros pensamos que si estamos presentes disuadimos las malas prácticas policiacas”, dijo Buehler, un activista de Austin quien fundó un grupo llamado Peaceful Streets Project en el 2012. “Cuando nosotros filmamos a los oficiales de la Policía, hace que ellos actúen con mayor respeto hacia la gente con la que interactúan”.

La Policía de Austin no está de acuerdo. Buehler ha sido arrestado en cuatro ocasiones mientras fotografía o filma a los policías, alegando que interfiere con sus trabajos y que pone en peligro al público.

“Hay una diferencia entre videograbar a la Policía y agitar a la Policía”, dijo el jefe de la Policía de Austin, Art Acevedo, argumentando que Buehler es un agitador.

El año pasado, mientras las tensiones entre la Policía y las comunidades como Ferguson, Missouri, y Barltimore, Maryland, causaron revuelo en los periódicos a nivel internacional, el interés en filmar a la Policía va en aumento.

Pero a manera que la vigilancia de policías se torna cada vez más común, al igual sucede con los desacuerdos, como los que ha habido entre la Policía de Austin y Buehler.

Ahora el debate ha dejado las calles para entrar a los tribunales y capitolios estatales, con partidarios en ambos bandos pidiendo a los legisladores una mayor protección.

Aunque la mayoría de los expertos y grupos policiacos concuerdan en que la gente tiene derecho a filmar a los oficiales de la Policía haciendo su trabajo, la ley aún no es clara en cómo tal derecho puede ser puesto en práctica, o si tal derecho debe restringirse. La Policía dice que algunos vigilantes de los policías se acercan demasiado a la acción y podrían ser encontrados culpables de “interferir con los deberes públicos”, un cargo menor en Texas. Pero todos tienen una opinión diferente sobre qué tanto una persona se puede acercar, y qué significa “interferencia”.

“Por ahora, el estándar legal tiende a ser muy vago”, dijo Peter Moskos, profesor asociado de justicia penal de la Universidad de Justicia Penal John Jay en Nueva York y ex oficial de la Policía de Baltimore. “es un área gris y muy subjetiva”.

En agosto del 2012, Antonio Buehler fue arrestado por un oficial de la Policía de Austin mientras filmaba la actividad policiaca en el Centro.

Buehler no es el único que ha puesto a Texas en el centro de la discusión sobre la vigilancia de policías. En el norte de Texas, Kory Watkins —mejor conocido por su activismo a favor del derecho a las armas— ha combinado su causa a favor de leyes más laxas para portar armas con las exigencias de una mayor imposición de responsabilidad policiaca. Él es uno de los líderes de un grupo llamado “Open Carry Cop Watch”.

El grupo del norte de Texas, rastrea el escaneo de tráfico de la policía en ciudades como Dallas y Arlington por lo que sus miembros pueden manejar a áreas de actividad policiaca y filmar lo que sucede. Pero no sólo portan cámaras cuando se encuentran con la Policía; también portan armas, tales como AK-47s y rifles AR-15. Tales armas son legales de portar abiertamente en el estado de la estrella solitaria, y Watkins está cabildeando a los legisladores para agregar más tipos de pistolas, como pistolas con funda, a la categoría.

“Si la gente quiere andar con armas a la vista y filmar a la Policía, estamos en Estados Unidos, tenemos el derecho a hacerlo,” dijo Watkins. “Y si se sienten incómodos, o sienten miedo, no deberían portar una insignia de la Policía”.

La Policía dice que lo que Watkins está haciendo levanta verdaderas dudas sobre cuando las prácticas técnicamente legales —como la vigilancia de los policías y portar rifles— pueden incurrir en un problema. Ya lo han arrestado a Watkins junto con otros miembros de su grupo por delitos como interferir en los deberes públicos, argumentando que las pistolas de los activistas distraen a los oficiales.

En una reciente audiencia pública en el capitolio de Texas en torno a la legalización de portar armas a la vista, el jefe de la Policía de Arlington, Will Johnson, les entregó a los legisladores un DVD lleno de videos  que sus oficiales tomaron de los vigilantes de policías y portadores de armas, incluyendo a Watkins. Johnson los describió como “individuos armados que monitorean el radio de tráfico de la Policía y que acuden a los lugares done la Policía es solicitada para dar servicio o llevar a cabo detenciones de tránsito, sólo para interferir con la habilidad del oficial  para desempeñar sus deberes oficiales”.

El jefe de la Policía agregó que los legisladores deben considerar convertir la ofensa de “interferir en los deberes públicos” en un delito, en lugar de que siga siendo considerado un cargo menor si el supuesto infractor porta un arma.

Frederick Frazier, un detective de la Policía en Dallas y cabildero para la Asociación de las Policía de Dallas, dijo que sólo es cuestión de tiempo antes de que una persona —armada o no— que esté filmando a la Policía llegue a ocasionar y verdadero problema.

“En cierto momento, esa persona va a acercarse al oficial y lo distraerá, y terminará matando al oficial, o matando al individuo que se encuentra en el auto con el que está hablando, o el mismo ciudadano que se acerca y está filmando puede resultar muerto, también”, según dijo Frazier en una entrevista.

Watkins dijo que nunca le ha apuntado con su arma a un oficial. Y Buehler —quien no permite que su grupo porte pistolas mientras vigilan a los policías— dijo que él siempre tiene cuidado de filmar desde una distancia segura y de no imponerse en el camino de un oficial.

“Creo que si ejercemos nuestros derechos, la Policía intentará influenciar a los legisladores para redactar una nueva ley que pisotee esos derechos”, dijo Buehler. “No quieren ser documentados. No quieren que la gente los haga responsables. … Es por eso que arrestan a las personas que los filman”.

Los legisladores en por lo menos ocho estados han considerado una legislación este año que tenga que ver con la filmación de oficiales de la Policía, de acuerdo a la Conferencia Nacional de Legisladores Estatales.Quizás en ninguna otra parte tal legislación ha sido tan controversial como en Texas. El representante estatal Jason Villalba, republicano de Dallas, propuso que las personas que filman a los oficiales de la Policía se coloquen a 25 pies (7.6 metros) de distancia —o, si portan armas, hasta 100 pies (30.4 metros) de distancia. Algunos medios certificados podrán estar exentos de acatar esta medida.

“La distancia es nuestra amiga. Si puedes mantener la distancia, nosotros podremos hacer nuestro trabajo”, dijo Frazier, quien ayudó a redactar el proyecto de ley. “esta no es razón para que no puedan filmar desde cierta distancia y obtener los mismos resultados que ustedes quieren”.

La legislación se ganó los elogios de los grupos policiacos y de los expertos como Moskos, quien dijo que tal medida aclararía las cosas tanto para la Policía como para los vigilantes de los policías. Pero también amasó fuertes críticas de los legisladores de todo el espectro político en Austin.

El representante estatal Jonathan Stickland, republicano de Bedford, se refirió al mismo como “una de las piezas de legislación más anti-libertad, anti-transparencia, anti-libertad de expresión que promueve la superioridad del gobierno y el estado policiaco que jamás haya leído” en un post de Facebook.

Villalba retiró la legislación antes de que recibiera una audiencia pública y se rehusó a dar una entrevista.

La mayoría de las legislaciones que están pendientes en otros estados toman una postura distinta, más del lado de los vigilantes de policías. En Connecticut, por ejemplo, un senador estatal demócrata propuso penalizar a los oficiales de la Policía que interfirieran con personas que los fotografiaran o que los filmaran.

Los grupos policiacos tienden a oponerse a tales proyectos de ley, argumentando que pueden crear una confusión.

Los proyectos de ley que tienen la intención de dar protección a los vigilantes de policías en Texas también enfrentaron obstáculos. El representante estatal Eric Johnson, demócrata de Dallas, propuso agregar una provisión a la ley estatal que claramente diría que el filmar a un oficial de la Policía en sí mismo no puede ser considerado “una intervención a los deberes públicos”. Pero Buehler vehementemente se opuso, debido a que la propuesta también estipulaba que un oficial le puede dar una orden “razonable” a un vigilante de policías a cambiar su posición o que retroceda.

Buehler ha sido acusado en dos ocasiones de no obedecer una orden cuando se rehusó a retroceder luego que los oficiales de la Policía se lo ordenaron. Los cargos fueron retirados, pero en una audiencia pública el mes pasado, dijo que la propuesta hubiera asegurado que lo encontraran culpable.

“Usted le dará a la Policía una conveniente herramienta para acosar y arrestarnos”, según Buehler le dijo a Johnson en la audiencia. “Todo lo que tienen que hacer es ordenarnos a que no hagamos a un lado del punto A al punto B”.

“Lo que no podemos decir es atarle por completo las manos al oficial de la Policía y decir, ‘usted no le puede decir a nadie que tiene que moverse’”, dijo Johnson en la entrevista. “es una ley difícil de poner en balance”. El proyecto de ley sigue pendiente en el Comité de Asuntos Emergentes en la Imposición de la Ley de la Cámara de Representantes de Texas.

Por el momento, los activistas en todo el país se están preparando para seguir filmando a la Policía.

“Este ha sido un gran año para la vigilancia de policías”, dijo Jacob Crawford, quien fundó su propio grupo en Oakland, California, en el año 2000. El año pasado, viajó por todo el país entrenando a vigilantes de policías y está a punto de abrir un curso en línea llamado “Universidad de Vigilancia de Policías”. También ha recaudado miles de dólares por medio de sitios Web para comprar y distribuir cámaras —una idea que según él fue inspirada por Buehler, quien distribuyó cámaras en Austin.

En esa reciente noche en la capital de Texas, en el estacionamiento de una cafetería, Buehler les dice a cuatro activistas que están vigilando a policías con él: “Simplemente tendrán que hacer sus propias decisiones si un oficial de la Policía los encara y les dice que retrocedan. Ustedes pueden ejercer sus derechos y arriesgarse a tener que ir a la cárcel, o pueden acatar la orden y evitar ser arrestados”.

“Cada persona, debe lidiar con su propia situación”, Buehler continua. “Pero si caen en la cárcel, un abogado estará a su lado, y nosotros los estaremos esperando cuando salgan”.


  • comentarios

Los comentarios que en la secci&ocute;n de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participaci&ocute;n que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuaci&ocute;n detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicaci&ocute;n de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relaci&ocute;n con el contenido que usted public&ocute;. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religi&ocute;n, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusi&ocute;n, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusi&ocute;n deben ser usados sin prop&ocute;sitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos econ&ocute;micos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusi&ocute;n.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier informaci&ocute;n obtenida a través de los foros de discusi&ocute;n es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.

Imagen Video
Demandan al gobierno datos sobre revisiones a dispositivos electrónicos
Associated Press | 00:01 hrs

Piden abogados desglose de cateos por raza, nacionalidad y condición migratoria

Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: