Ivanka y Jared refuerzan su presencia en la Casa Blanca | El Paso

Martes 21 Agosto 2018 | 

0

41

46

Secciones

Martes 21 Agosto 2018 | 

0

41

46

Buscador | Diario.mx
Registrate El Diario Regístrate aquí

En tu Mail

Facebook El Diario Twitter El Diario


Ivanka y Jared refuerzan su presencia en la Casa Blanca

The New York Times | Lunes 30 Julio 2018 | 00:01:00 hrs

Agencias | Con sus hijos

Agencias | Con sus hijos

Washington – Decepcionaron a los activistas del cambio climático que pensaron que evitarían que el presidente Donald Trump dejara el histórico acuerdo de París. Enfurecieron a los demócratas e incluso a algunos republicanos por no ejercer presión en contra de las políticas de inmigración y alejaron a los aliados de negocios con su silencio sobre las amenazas al NAFTA. Se enfrentaron regularmente a las noticias acerca de su impopularidad.

Incluso su relación con el presidente pareció resultar afectada.

Varias veces Trump bromeó que “Tom Brady podría haber sido”, su yerno. “En vez de eso”, dijo el presidente, según cinco personas que lo oyeron, “me tocó Jared Kushner”. No obstante, después de dieciocho meses de conflictos internos en la Casa Blanca y de amargas críticas porque no han podido ser una influencia moderadora sobre el presidente, tanto Kushner como su esposa, Ivanka Trump, la hija mayor del presidente, aún siguen en Washington como asistentes de Donald Trump. Están más cómodos —y más cerca de la órbita del presidente— que nunca.  

Conforme el escrutinio de la pareja a la que con frecuencia se alude como Javanka se hizo cada vez más intenso durante el primer año del presidente, parecía que Kushner e Ivanka Trump se retiraban de la opinión pública, y después de que salieron varios de sus aliados de la Casa Blanca, hubo un torrente de preguntas casi constante acerca de si ellos serían los próximos.

No ayudó el hecho de que el presidente hubiera pasado de pedir a sus asistentes que “hablaran con Jared”, como lo hizo durante la campaña, a decirles que “Jared no ha sido tan bueno para mí”. En diversos momentos, Trump le dijo a sus amigos y a su jefe de gabinete, John Kelly, que quisiera que Jared e Ivanka regresaran a Nueva York. 

Sin embargo, a medida que un funcionario tras otro lo ha decepcionado y ha salido o ha sido despedido, Trump se ha refugiado en la cercanía de su familia: su hija, sobre todo, y a la larga su esposo. Conforme Trump, desvinculado de las voces discrepantes y convencido de su propia popularidad, se ha vuelto más envalentonado, también lo han hecho su hija y su yerno.

Apenas en mayo, Kushner recuperó su habilitación de seguridad después de meses de preguntas sobre si estaba en riesgo en la investigación del fiscal especial, Robert Mueller, en torno a los vínculos con Rusia en la campaña de Trump. Los investigadores de Mueller no han eximido públicamente a Kushner, y los asesores de Kushner emitieron declaraciones confusas que indicaban que su habilitación se había restaurado completamente, cuando en realidad aún estaba en espera de esa autorización. 

El anuncio de Ivanka Trump la semana pasada de que cerraría su firma de moda, con sede en Nueva York, parecía simbolizar un compromiso renovado hacia su vida y la de su esposo en Washington. La mujer que alguna vez dijo que no pretendía quedarse en la capital el tiempo suficiente como para convertirse en una de sus “criaturas políticas” —pues siente que la gente tiene “tantos principios que terminan por no hacer nada”, según alguien que conoce sus ideas— dijo el martes que no sabía “si alguna vez regresaré al negocio”.  

“Cualquier insinuación de que fueran a dejar la Casa Blanca era sencillamente absurda”, dijo el secretario del Tesoro Steven Mnuchin, quien fue uno de los muchos aliados a quienes la pareja pidió hablar en su representación para este artículo. “Ambos han sido socios confiables, valiosos y eficaces para mí y otros miembros del gabinete del presidente”.

A pesar de que han mantenido un pie en Manhattan, su hogar ahora está en Washington, donde sus hijos asisten a escuelas judías y su casa es vigilada rutinariamente por paparazzi cuando salen a trabajar o van a correr. Viven en una mansión rentada en el vecindario de Kalorama, donde han cortejado a grupos de legisladores y el apoyo de Washington para atenuar las tensiones hiperpartidistas ofreciéndoles cocteles y reconfortantes comidas.

Sus aliados dicen que este es un signo de que ellos, ambos hijos de empresarios, se han ajustado al mercado. Pero intencionalmente o no, Kushner y Trump han redefinido las expectativas que alguna vez tuvo la gente de su círculo social en Nueva York de que ambos estarían horrorizados por las políticas del presidente y las cambiarían. 

“Nunca lo di por hecho, pero ellos mismos promovieron la idea de que nos salvarían”, dijo Hilary Rosen, una estratega demócrata que ha sido una fuerte crítica del gobierno, antes de palomear una lista de políticas que Donald Trump ha buscado eliminar.

En cuanto a las familias separadas, añadió: “¿Cómo pueden dormir tranquilos?”.

En respuesta a críticos como Rosen, la pareja ha argumentado que pueden neutralizar a Trump solo si está dispuesto a escuchar. Y a veces lo ha estado: Ivanka Trump presionó para ampliar el crédito tributario por hijo en el proyecto de ley de recorte de impuestos que se aprobó en 2017, y Kushner ha convencido al presidente de que es útil la reforma de justicia penal aun cuando su procurador general siga siendo un fuerte opositor. 

Parece que Kushner se considera el guardián del estilo político de Trump, ofreciéndole “opciones” a su suegro, y ha hablado de eliminar la persistente oposición en el Partido Republicano. Ha dicho en privado que ha estado tomando medidas contra la “incompetencia” y que las tensiones, cualesquiera que sean, son el resultado de luchar por los intereses de su suegro.

“He disfrutado enormemente trabajar en colaboración con mucha gente de tan extraordinaria dedicación y capacidad”, dijo Kushner a través de un vocero unas horas antes de que se publicara este artículo, “pero los que han intentado perjudicar al presidente han encontrado en mí un obstáculo”.

Sus detractores afirman que la fricción se deriva de que Kushner se entromete en cosas de las que no tiene conocimiento, como cuando el presidente, por su propia iniciativa, se acercó a Kushner e Ivanka Trump en vez de a sus altos asesores políticos antes de la reunión con el líder norcoreano Kim Jong-un. 

Los aliados de la pareja insisten en que las expectativas de sus amigos eran demasiado altas desde el principio, y que las advertencias de denunciar públicamente a Trump nunca fueron realistas ni justas. También dicen que, después de los primeros traspiés, ambos se han vuelto más cautelosos acerca de la forma en que se involucran con la gente.

Dentro de la Casa Blanca, la influencia de la pareja se siente principalmente en las batallas internas, en especial con asistentes a los que no consideran leales a su misión, o la de Donald Trump.

Esto se aplica especialmente a Kushner, quien, afirman los críticos, comparte el deseo de control de su suegro. Durante la campaña y la presidencia de Trump, se ha visto a Kushner como alguien que intenta debilitar o que está en conflicto con una larga lista de asistentes, algunos que siguen ahí, otros que ya se han ido. 

Entre ellos están: el primer jefe de campaña de Trump, Corey Lewandowski; su primer jefe de Gabinete, Reince Priebus, y sus colaboradores; su exjefe de estrategia, Steve Bannon; Don McGahn, el abogado de la Casa Blanca; la asesora de la Casa Blanca Kellyanne Conway; el primer director de la transición presidencial, Chris Christie; el exsecretario de Estado, Rex Tillerson; el exabogado personal de Trump, Michael Cohen; y su abogado de mucho tiempo Marc Kasowitz.   

Su privilegiada permanencia como miembros de la familia les ha permitido durar más que otros asistentes en un ambiente donde las expectativas han cambiado y, en momentos, han bajado para su beneficio.  

Se dice que ambos, marido y mujer, así como el presidente, se aferran a los resentimientos, pero Kushner es mucho más tolerante que su esposa. Al igual que su suegro, parece convencerse de que las peleas no ocurrieron si alguien se ha vuelto útil para él.



  • comentarios

Los comentarios que en la sección de arriba se vierten son responsabilidad de los participantes. Ayúdenos a mantener un intercambio de ideas sano denunciando, mediante un en el ícono de la bandera, cada participación que considere inapropiada. Si el comentario no cumple con LAS REGLAS, será eliminado. Consulte aquí el reglamento.

Bienvenido a nuestro servicio de comentarios. Lo invitamos a analizar, comentar y cuestionar los artículos y reportajes que publica El Diario. Para mantener un intercambio de ideas sano para todos nuestros usuarios, es necesario que siga las reglas que a continuación detallamos. Al participar en el servicio de comentarios usted acepta la aplicación de estas normas.

Usted acepta que es totalmente responsable por el contenido que publica.

No publicará intencionalmente contenido que viole el derecho de autor, marcas registradas, patentes o cualquier otra propiedad intelectual de una tercera persona.

No difundirá contenido difamatorio, obsceno o agresivo que viole el derecho de una tercera persona a la privacidad de acuerdo a las leyes municipales, estatales, federales o incluso internacionales o que sea considerado inapropiado. Indemnizará a Publicaciones Paso del Norte(*), sus empleados y empresas afiliadas de todas y cada una de las demandas y/o dátos (incluyendo, pero no limitándose a honorarios de abogados) que sean presentadas por terceras personas en relación con el contenido que usted publicó. No redactará contenido que discrimine a otras personas por su género, raza, origen étnico, nacionalidad, religión, preferencias sexuales, discapacidades o cualquier otra categoría.

Usted entiende y acepta que El Diario no es responsable por el contenido publicado por terceras personas.
Es de su entendimiento que en los foros de discusión, El Diario supervisa el contenido publicado y se reserva el derecho de eliminar, editar o alterar el contenido que parezca inapropiado por cualquier motivo sin pedir el consentimiento del autor. Nos reservamos el derecho de acuerdo a nuestro propio criterio de retirarle a un usuario el derecho a publicar contenido en nuestro sitio.

Entiende y acepta que los foros de discusión deben ser usados sin propósitos comerciales.
No solicitará recursos o apoyos económicos. No promoverá empresas comerciales o realizará actividades comerciales de ningún tipo en nuestros foros de discusión.

Usted entiende y acepta que el uso de cualquier información obtenida a través de los foros de discusión es bajo su propio riesgo.
El Diario de ninguna manera respalda el contenido que los usuarios difunden, y no puede ni se hará responsable de su veracidad.

Con cada contenido que usted publica, otorga a El Diario sin pago de regalías la licencia irrevocable, perpetua, exclusiva y totalmente sublicenciable para usar, reproducir, modificar, adaptar, publicar, traducir, crear trabajos derivados de, distribuir, realizar y mostrar dicho contenido en su totalidad o partes a nivel mundial y para incorporarlos en sus trabajos de cualquier modo conocido actualmente o desarrollado con posterioridad.



Imagen Video
Denuncian abuso por revisiones corporales
The Washington Post | 00:01 hrs

Demandan 11 mujeres migrantes, entre ellas dos menores, a oficiales de CBP





Inicie sesión con cualquiera de las siguientes redes sociales: