Vamos

Una lista de deseos

Es momento de sentarse a planear -de manera responsable- travesías que se puedan realizar tomando en cuenta la situación de la pandemia

Agencia Reforma

viernes, 31 diciembre 2021 | 14:20

En un tiempo sin pandemia, querido lector viajero, estaríamos dedicando este espacio a mencionar los destinos que diversas listas especializadas suelen barajar como los favoritos del año que está por iniciar. Sin embargo y, pese a que la industria turística se ha comenzado a reactivar, consideramos que ante la aparición de nuevas variantes del virus, el posible repunte de contagios, el latente riesgo de cierres de fronteras y el que no todos los países tienen cubiertos sus esquemas completos de vacunación, lo mejor es poner el acento en los tipos de viaje que se harán en 2022.

Los versados en la industria coinciden en señalar que, si bien las escapadas cortas, a bordo de un auto y a sitios cercanos al lugar de residencia, seguirán en tendencia; también hay un deseo por sentarse a planear -de manera responsable- travesías más largas a esos sitios tan lejanos como idílicos y en los que se pueda realizar esa específica actividad, para ponerle palomita a la famosa bucket list.

Avistar especies en su hábitat, observar fenómenos como la bioluminiscencia o las auroras boreales, realizar una ruta de senderismo o ciclismo, deambular por un Parque Nacional, enlazar el glamour y los campamentos a través del glamping, armar la play list perfecta para un viaje por carretera o llevar una bitácora mientras se admira el paisaje desde la ventanilla de un tren se plantean como deseos fervientes del viajero.

Probar sabores diferentes, aprender un nuevo idioma, practicar cañonismo o rafting y llenarse los ojos con esas postales deseadas una y otra vez en las redes sociales... son otros de los  motivos que inspirarán los itinerarios de cientos de personas que están esperanzadas en volver a pasear, disfrutando cada episodio del viaje, como si lo protagonizaran por vez primera.

Los trotamundos no sólo elegirán una aerolínea, destino o resort  donde se procure el distanciamiento social, lleven a cabo rigurosos protocolos de bioseguridad y haya políticas flexibles de cancelación; también se decantarán por aquellas opciones que sean ecosustentables y en las que se pueda practicar el turismo responsable por ejemplo, apoyando a la comunidad que se visita. Ignorarán al turismo de masas y dirán sí al agroturismo, enoturismo, gastroturismo y turismo rural que apoyan a los productores locales.

Tanto los viajes multigeneracionales como los llamados de nostalgia (volver al poblado donde se visitaba a los abuelos o donde se viajaba con los padres cuando se era niño) seguirán motivando escapadas. Y si bien algunos seguirán ejerciendo el workcation y el homeschooling, expertos señalan que más que nunca, los excursionistas están ávidos de desintoxicarse del mundo cibernético: desconectarse de su correo, de la rutina, de las clases en línea y de los constantes mensajes de whats app. Es necesario decir no al negocio en las horas de ocio y tomar un tiempo fuera para conectarse con la naturaleza y entablar conversaciones en vivo.

Más que nunca el viajar contribuirá a mantener la salud física, mental y emocional. Así, las travesías wellness o de bienestar incluirán actividades que revitalizan al cuerpo (circuitos de spa, reflexología, talasoterapia, programas de desintoxicación y ejercicio al aire libre) junto con otras que nutren a la mente y al espíritu (sesiones de meditación y retiros de silencio o yoga), por ejemplo.

Si al wellness se le agregan dosis de mindfulness (esa disciplina que enseña a tomar conciencia plena de las experiencias y a concentrarse en el aquí y el ahora poniendo atención en pensamientos, sensaciones corporales y el entorno) se disfruta más de un destino.

Te proponemos que esta Noche Vieja hagas una nueva lista de experiencias de viaje que pronto puedas cumplir. ¡Feliz Año Nuevo!, que sea uno muy andariego.  

Con información de Expedia.mx, Booking.com, Kayak.com.mx y Despegar.com

Nunca dejes de soñar  

Idear un plan, ahorrar y cazar promociones en transporte o alojamiento y reservar con tiempo son algunas de las rutas convencionales que se suelen seguir para viajar durante el año que está por iniciar, pero algunas personas creen que una ayudadita del universo nunca está de más. Por ello, las 12 campanadas previas al Año Nuevo son el momento ideal para realizar rituales que atraigan el amor, el dinero y los viajes. Uno de los que más se practican señala cruzar la puerta del hogar con una o varias maletas en mano tan pronto como el reloj marque la medianoche; incluso antes de dar los abrazos y brindar. Dicen que es más efectivo si se empaca ropa y el pasaporte.

close
search