Opinión

La voluntad de atender la seguridad de la frontera

Es una idea muy arraigada la creencia de que las fronteras son lugares inseguros

Maru Campos
Política

domingo, 26 septiembre 2021 | 06:00

Es una idea muy arraigada la creencia de que las fronteras son lugares inseguros. Por muchos años la franja binacional ha cargado con el estigma de tener múltiples hechos violentos, ser reconocida por altos índices delictivos y por la impunidad que ahí impera.

Siempre lo he dicho, la voluntad es el elemento más importante para hacer que las cosas sucedan; y eso se hace especialmente patente en el tema de la seguridad.

Al ser un tema delicado, es común encontrarnos ante la desesperanza de la gente para creer que su realidad puede mejorar en ese sentido. Son muchos quienes viven con la creencia de que no hay nada que hacer para tener una frontera más pacífica.

Como gobernadora, es importante para mí enviar un mensaje claro a la ciudadanía en este sentido: sí se puede mejorar la vida y la seguridad en Ciudad Juárez; sí podemos fortalecer el Estado de Derecho y darle a la gente la certeza de vivir sin miedo.

Es verdad que el Estado hoy tiene importantes limitaciones por su falta de recursos, pero también es cierto que toda gran estrategia siempre comenzó haciendo lo posible con los recursos y capacidades disponibles.

Eso es justo lo que estamos haciendo en el Gobierno del Estado, y por eso hemos desplegado recientemente un operativo de proximidad y vinculación ciudadana en la ciudad fronteriza más importante de Chihuahua.

Hemos reubicado a 100 elementos de la Policía Estatal para que ahora estén cerca de los juarenses, cuidando en todo momento la paz y la integridad de todos. Se han asignado 25 patrullas más a la ciudad, para seguir dignificando la labor policial y facilitando la respuesta y el servicio a la ciudadanía. 

Estos hechos forman parte de una estrategia de seguridad basada en la cercanía, la confianza y la dignificación policial; y es un ejemplo de que en Chihuahua, aunque se vivan momentos de precariedad, con voluntad es posible actuar para comenzar a generar importantes cambios.

En el pasado ya hemos corroborado que una corporación confiable, permanentemente dispuesta a atender a los ciudadanos, es la clave para lograr la disminución en índices delictivos; y Ciudad Juárez, necesita estas acciones para ofrecer a todos la oportunidad de vivir, crecer y trabajar en paz.

Sé que coincidimos con este impostergable propósito con los demás niveles de gobierno y por eso hemos acordado trabajar en una estrecha coordinación, para que cada uno, desde sus propias responsabilidades y facultades haga, primero lo posible y luego lo necesario para darles a los juarenses la garantía más importante que como gobiernos podemos dar.

Ciudad Juárez es una ciudad históricamente lastimada por la delincuencia, y atenderla es un acto de profundo humanismo político.

En Ciudad Juárez hay temas que no pueden esperar, dolencias que los juarenses han padecido por años y que han esperado mucho para ser atendidos. Es el caso de la seguridad, y por eso hemos comenzado desde el principio a atender un tema tan prioritario.

Cuando se trata de dignidad humana no se puede postergar la atención. Los juarenses necesitan mucho que se les reconozca y que se trabaje por atender sus necesidades. Es el mismo caso con cuestiones como la atención a las mujeres o a los niños y niñas migrantes.

Este Gobierno del Estado pondrá toda su voluntad y empeño en brindar atención a los temas que humanamente son necesarios de ser atendidos, por ninguna razón más que el simple hecho de reconocer la dignidad intrínseca en toda persona.

close
search