PUBLICIDAD

Opinión

‘Es un verdadero desastre...!

Fue presidente de la Junta Central de Agua y Saneamiento (JCAS) con Javier Corral Jurado como gobernador. El más pequeño negocio ahí fue la compra de “medidores inteligentes” por muchos millones de pesos repartidos en muy pocas manos

LA COLUMNA
de El Diario

sábado, 19 marzo 2022 | 00:32

PUBLICIDAD

• ‘Es un verdadero desastre...!

• Fortalecen a Loya para su arribo a Juárez

PUBLICIDAD

• Echan tierra a plagio entre diputados

• Esperan en Congreso caso LeBaron

El espíritu convenenciero tiene su lado filoso y por lo tanto de gran riesgo. Óscar Ibáñez Hernández, brincó del corralato a la nueva administración estatal con éxito de malabarista de circo.

Fue presidente de la Junta Central de Agua y Saneamiento (JCAS) con Javier Corral Jurado como gobernador. El más pequeño negocio ahí fue la compra de “medidores inteligentes” por muchos millones de pesos repartidos en muy pocas manos. Hoy Ibáñez, insólitamente, es el jefe o coordinador del Gobierno estatal aunque catalogado como un cero a la izquierda.

Habiendo sido funcionario de primerísimo nivel con Corral y siendo hoy representante del Gobierno del Estado en Juárez, por error o por traición del subconsciente ayer aceptó en público y ante una voz tan autorizada como la del maestro Héctor Javier Mendoza Zubiate que la Ruta Troncal Uno “es un verdadero desastre”.

El colega Héctor Javier, sus colaboradores en 860 y el funcionario estatal abordaban el tema que “tiene a todos los juarenses molestos”, el pésimo transporte público, agudizado severamente por una desastrosa construcción de las rutas troncales.

Es cierto que la Troncal Uno es un “desastre”.

Simplemente no funciona. El caos ha sido debidamente aprovechado por el monopolio de los ruteros que han impuesto condiciones y agenda en el largo tramo Boulevard Zaragoza y Eje Vial hacia el Centro.

Sin haber sido capaz el régimen de Corral de echar a volar la Troncal Uno, sin duda por apuros meramente lucrativos de grupo, emprendió la construcción de la Troncal Dos sin tiempo ni capacidad para terminarla.

Ahora estamos en presencia de un tiradero fenomenal verdaderamente injusto y desafiante para la sucesora, Maru Campos, y de un inesperado martirio para los miles de juarenses que no sólo han perdido calidad de vida en medio de la anarquía vial, sino también mucho dinero por los cientos de accidentes registrados en casi dos años de calvario. Fatalidades y gran cantidad de lesionados, entre las pérdidas.

Que Ibáñez admita que la Troncal Uno “es un verdadero desastre” puede sonar incluso a burla. Con el nivel que tenía con Corral pudo evitar la desgracia; y con el nivel que ahora tiene, debió en todo caso explicar por qué sigue siendo un desastre.

No dimensionó adecuadamente el funcionario lo que dijo ni revisó el contexto, el historial negro de las troncales.

***

La inclusión de Gilberto Loya en la gira de prácticamente toda la semana que desarrolló en Washington la gobernadora del estado, Maru Campos Galván, fortalece la figura del funcionario policiaco de cara a su instalación física y política en Ciudad Juárez.

El secretario de Seguridad Pública del estado fue reunido con funcionarios estadounidenses del ramo para buscar acuerdos de capacitación a las corporaciones policiacas chihuahuenses e “intercambios de información” entre las agencias norteamericanas y la Secretaría estatal.

Prácticamente le queda un mes a Loya Chávez para dar seguimiento a esos planes y finiquitar la organización pertinente para trasladar la sede de la Secretaría a Ciudad Juárez, como lo tiene comprometido la gobernadora.

Todos los mandos de la institución están involucrados ahora en ese propósito, de ahí que casi no veamos ya al jefe de la Policía Estatal, Ricardo Realivázquez, presentando detenidos con drogas, o robacarros o asaltantes.

Promete ser el cambio una transición sin sobresaltos y en un momento adecuado para Loya porque ha disminuido considerablemente el principal de los delitos que tiene catalogada a esta frontera como una de las más violentas, el homicidio.

***

Muy a tiempo pudo el coordinador de los diputados del PAN, Mario Vázquez Robles, echarle tierra a un pleito que surgió por el burdo plagio que hizo uno de los suyos, Ismael Pérez Pavía, de una iniciativa que habían propuesto legisladores de Movimiento Ciudadano y Morena.

El tema causó molestias desde antes de la sesión del Congreso del Estado del pasado martes, dado que el panista de Meoqui trató de presentar una iniciativa para la creación de una Ley de Movilidad en la que tenían meses dedicados Ilse América García y el juarense Benjamín “Benjamón” Carrera.

En versión digital puede verse la lista de asuntos que serían abordados en la sesión. La propuesta original se asentaba como Ley de Movilidad y Seguridad Vial, mientras que la copia se denominaba Ley de Movilidad, Seguridad y Protección Vial.

Era la misma propuesta básicamente, ni una coma cambiaba en lo sustancial, pero toda la Torre sabía cuál era su origen y cuál el intento de plagio.

Antes de un escándalo mayor la propuesta panista debió ser congelada. Le pusieron la leyenda “asunto incorporado en Mesa Directiva” para tal fin.

Tampoco es lo máximo en leyes para el estado de Chihuahua, pero la piratería generó muchas sospechas de la intención real de empatar y “empanizar” la propuesta emecista-morenista.

En especial se desató la versión de que el PAN pretendía incorporar multas castigadoras para fortalecer el debilitado erario estatal mediante esa norma. Ya se sabrá qué se escondía en esa intentona o si fue simple error del mal asesorado legislador.

El hecho es que se evitó el escándalo y por mientras la turnada a Comisiones fue la propuesta original.

***

Mientras están a la espera de una resolución en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, los LeBaron, que pugnan por el reconocimiento de la comunidad equiparable al de pueblo originario, preparan un intenso cabildeo en el Congreso del Estado.

La figura legal que le daría a la comunidad mormona del municipio de Galeana una especie de autonomía y reconocimiento tradicional, no existe en la Constitución del Estado, que justamente acaba de ser sometida a cirugía mayor por parte de todas las bancadas.

Así, cualquier resolución de una autoridad jurisdiccional muy seguramente llevaría a una modificación constitucional, para la que es el momento justo.

El Ejecutivo, representado por el secretario general de Gobierno, César Jáuregui, al recibir semanas atrás a Julián y Adrián LeBaron, explícitamente dio su aval a la pretensión de algunos pobladores, que se ha querido interpretar como una especie de independencia de la comunidad.

No es tal el alcance de lo que piden los mormones. Se limita al reconocimiento de su capacidad para autoconducirse y organizarse sin que ello implique la pérdida de facultades del Estado mexicano en su territorio.

Ante las amplias garantías en materia de derechos humanos que existen ahora, la decisión del tribunal electoral más alto del país seguramente se orientará al reconocimiento que piden los LeBaron, lo que hará necesaria la inclusión de la figura jurídica correspondiente en la máxima norma estatal.

Es lo que se espera por parte de los LeBaron, una vez que han sido apaciguados casi todos los actores políticos que habían interpretado sus peticiones como una especie de separatismo malicioso.

En realidad la medida podría beneficiar no sólo a los que pugnan por el caso específico de la brava comunidad del noroeste, sino a muchas localidades indígenas de la entidad, a las que históricamente se han pisoteado sus derechos básicos, garantías, usos, constumbres, tradiciones y cultura en general.

Por las vísperas, en el Congreso también se espera trabajo para legislar en la materia. Lo bueno es que la coyuntura se presta para eso. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search