PUBLICIDAD

Opinión

16 horas en redes sociales

Estudiantes de nivel medio superior y universitarios en Ciudad Juárez, manifiestan ser dependientes de las redes sociales, al grado de dormir con el teléfono en mano, con tal de no perderse cualquier notificación

Víctor Guzmán
Académico

miércoles, 29 junio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Estudiantes de nivel medio superior y universitarios en Ciudad Juárez, manifiestan ser dependientes de las redes sociales, al grado de dormir con el teléfono en mano, con tal de no perderse cualquier notificación.

En una consulta rápida realizada a estudiantes juarenses de ambos niveles escolares, han tenido prácticamente la misma respuesta con relación a los tiempos que están sujetos en contestar, ver y publicar todo tipo de información que consideran no deben pasar por alto.

PUBLICIDAD

Como dato, vemos el WhatsApp con un 94.3 por ciento de usuarios en México, seguido de Facebook con un 93 por ciento, Instagram, Tik Tok, Twitter, hasta Tumblr con un 8.4 de clientes. Cada aplicación ofrece un diseño y contenido diferente que atrae a todas las personas. Pero a quienes mantiene enviciados virtualmente, es a los adolescentes y jóvenes, por ser quienes poseen mayor tiempo libre.

Señala el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) que, en el 2020, en el País había 84.1 millones de personas conectadas al internet, el 96 por ciento a través de un teléfono inteligente.

Al preguntarles a los jóvenes de nivel preparatoria cuanto tiempo les dedicaban a las redes sociales, manifestaron que, hasta 16 horas, cualquier actividad que realicen deben llevar el celular consigo, para no perderse cualquier mensaje o actividad que les permita estar en constante comunicación.

De la misma forma, al realizar la misma pregunta a cerca de 50 estudiantes universitarios, su contestación fue similar, de 8 a 12 horas, algún más tiempo dedicado a la revisión de sus cuentas privadas. 

Consideran muy importante estar al tanto de las actividades y estado de ánimo de familia, amigos y conocidos, saber lo que hacen a diario. Cualquier tema es motivo de conversación y merece ser publicado, manifiestan los encuestados.  Inclusive, algunos externan haber perdido amistades por no reaccionar a una imagen o fotografía. 

 Lo anteriormente comentado sigue afectando a un sinnúmero de personas, se considera que se les está robando el tiempo, por pasar largas horas del día dedicadas a ver lo que hacen los demás, también es una pérdida de sociabilidad personal, tanto en la familia como en los espacios de convivencia. 

Algunos otros tratan de complacer y ser aceptados a través de su plataforma social, los cuales son juzgados o evidenciados, llegando a sentirse vapuleados si le llegaran a publicar un emoticón de “me divierte” puede ser motivo para desmotivarlo y echarle a perder el día o la semana. 

Es tan intenso lo que puede significar un comentario, para bien o para mal, que se ha convertido, en algunos jóvenes, motivo de trastornos de sueño, depresión y ansiedad, según la psicóloga escolar Joanna Gándara. 

Manifiesta que la momofobia, (adicción al celular) afecta mayormente a los adolescentes, los cuales sienten la necesidad de ser aceptados por los demás, provocando pensamientos obsesivos, taquicardia, aislamiento y dolor de cabeza.

El excesivo uso del celular se ha convertido en un problema de salud, la falta de ejercicio y movilidad física, traerá como consecuencia la obesidad y diabetes; sin descartar la malformación de la columna vertebral y la afectación de la vista entre otras consecuencias.

La supervisión de lo que hacen y ven en el teléfono inteligente los niños y adolescentes es menester de los padres o tutores, cuidar que información manejan, además de saber que amistades siguen en las diversas redes sociales, debe ser labor cotidiana.

Reflexionemos, el celular, no es una niñera.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search