Vamos

Proceso sustentable

Lexmark cuenta con una planta tratadora para evitar impactar a la comunidad en el consumo del agua que necesitan para su producción

Brisa Frías / El Diario

lunes, 27 septiembre 2021 | 11:57

Al tiempo que Lexmark International Inc. crea soluciones de imagen e innova tecnología que ayuda a los clientes de todo el mundo a imprimir, proteger y administrar información, también refrenda su responsabilidad ambiental. 

Prueba de lo anterior son las acciones implementadas en Lexmark Campus Juárez, donde se aplica una política de sustentabilidad en sus procesos.

En Lexmark contamos con las mejores prácticas para la conservación de la energía, el uso racional de agua y la reducción de desechos, las cuales necesitan ser documentadas para generar cambios significativos. En los últimos años, Lexmark logró avances en sus iniciativas de sostenibilidad y responsabilidad social corporativa en el Campus de Ciudad Juárez en México, que tiene un profundo compromiso con el progreso ambiental y social.

Parte de las prácticas ambientales enfocadas a la reducción del uso de recursos naturales y reciclado es la planta tratadora que hay en el complejo, donde toda el agua que se utiliza, se trata y se recicla.

“La planta de tóner (CPT) consume mucha agua, y para no impactar a la comunidad con los procesos tiene su planta tratadora. Somos de las pocas, por no decir la única empresa que tiene una planta tratadora”, indicó Guillermo Gallegos, gerente general de Campus Juárez.

Otra manera en que se ha buscado aminorar el impacto ambiental es por medio de la adopción de esquemas de manufactura basados en las políticas de economía circular, principalmente enfocados en la reutilización de los componentes que integran los cartuchos ya utilizados. 

De hecho, un alto porcentaje de los productos de consumo de Lexmark están diseñados para poder ser remanufacturados. 

Al respecto, Gallegos señaló que la planta Lexmark Cartridge Collection Program (LCCP), ubicada dentro del campus, fue diseñada y construida con el propósito de recolectar los consumibles que los clientes retornan para reusar y reciclar la mayor cantidad posible de componentes.

“La planta LCCP o recolectora de cartuchos tiene una misión de sustentabilidad, de economía circular. Nuestros cartuchos están fabricados con la intención de que duren más de un solo uso, entonces en esta planta nosotros recibimos los cartuchos de nuestros clientes,”, detalló.

El programa de retorno de cartuchos extiende al cliente el compromiso de regresar el cartucho, para que éste sea reutilizado.

“Cuando el cliente recibe el cartucho, en la caja viene una etiqueta de correo prepagada, para cuando lo quite de la impresora y lo vaya a reemplazar, lo coloque en la caja, le ponga la etiqueta, la envíe y a nosotros nos llegue a un centro de distribución en El Paso para traerlo acá, limpiarlo, prepararlo y darle una nueva vida útil”.

Los cartuchos que por algún daño no con candidatos, se regresan a la cadena de suministro como materia prima para la fabricación de componentes nuevos, principalmente en polímeros (plásticos) a través de un proceso llamado PCR (por las siglas en inglés de Post Consume Resine).

“Aquí reciclamos los cartuchos y los que han llegado al final de su vida útil, se desensamblan, se quitan los componentes, y como paso final, se trituran y se les mandan a los proveedores que tenemos de plásticos para que dispongan de la materia prima para mandarnos plásticos nuevos”.

En promedio, informó el directivo, se reciclan entre 15 y 20 mil cartuchos diarios.

Aunque falta mucho para hacer, Gallegos espera que en un corto plazo se pueda apreciar el progreso de una acción colectiva dentro de la industria manufacturera en lo que respecta a temas de sustentabilidad.

“Solo cuando la mayoría de las organizaciones se centren en incorporar la economía circular, comenzando por el diseño, se lograrán resultados que nosotros y el planeta necesitamos para un futuro sostenible”, concluyó.

close
search