Vamos

Es una tarea compartida

La eduación es responsabilidad de padres y maestros, por eso es importante mantener estrecha comunicación

El Diario

sábado, 18 enero 2020 | 13:14

A veces se escucha que alguien comenta: “Me pareció una eternidad, pero por fin terminan las vacaciones. ¡Gracias a Dios, porque ya no sabía cómo entretener a los niños!”. 

Parece broma, pero hay personas que creen que los maestros son los únicos responsables de la educación de sus hijos, cuando, por el contrario, esta tarea se debe realizar en equipo.

Algunas investigaciones de la Universidad de Illinois han demostrado que los niños mejoran su desempeño académico cuando sus padres tienen una comunicación frecuente con los maestros.

El informe estadounidense dice que los estudiantes de primaria y secundaria se sienten más animados cuando su familia demuestra interés por sus labores escolares. Además, señala que la transmisión de valores y hábitos es responsabilidad directa de sus progenitores. 

En las escuelas primarias de México, regularmente los profesores citan cada bimestre a los padres o tutores para hablar del aprovechamiento de los alumnos y solicitar la firma de la boleta de calificaciones. 

“Al regresar a clases, también tenemos una junta de padres de familia donde les damos recomendaciones acerca de la puntualidad, la asistencia y los hábitos de limpieza de los niños”.

“Posteriormente, es aconsejable que los padres nos consulten brevemente cada 15 días sobre el avance escolar, la participación, el interés y la conducta de sus hijos”, comenta la maestra de primaria María Elena Díaz, quien pertenece al magisterio desde hace 21 años. 

De esta manera, los profesores advierten si algún niño tiene problemas de aprendizaje, falta de concentración o rebeldía. A la par, es conveniente que los padres avisen si existe algún conflicto familiar, pues esto podría alterar el estado de ánimo de los chicos y afectar su aprovechamiento escolar. 

Apoyo mutuo 

Otro estudio, realizado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de España, afirma que la buena comunicación entre padres y maestros también puede ayudar a detectar casos de bulimia, anorexia, depresión y adicciones. 

Estos problemas sociales están afectando a varios alumnos de educación básica y los profesores españoles advierten del peligro que representa el descuido de un niño o adolescente. 

De acuerdo con su reporte, cuando ambos padres trabajan durante jornadas de ocho horas diarias, el estudiante de primaria y secundaria pasa gran parte de su tiempo con sus abuelos, solo en casa o, en el peor de los casos, rondando por la calle. 

Esta condición familiar es común. Sin embargo, es una señal de alarma para los colegios ibéricos, pues han detectado que afecta directamente la estabilidad emocional y el desarrollo de los menores. 

En estos casos, recomiendan que los padres se acerquen con los profesores cuando menos una vez a la semana para prevenir y detectar cualquier problema. 

También le aconsejan a los progenitores que revisen las tareas escolares junto con sus hijos y que no dejen de preguntarles sobre sus deseos e inquietudes, pues así conservarán su afecto y confianza.  

Si los padres y maestros asumen sus propias responsabilidades, ambos podrán unir esfuerzos en la difícil labor que representa la educación integral de un niño. Es agotador, pero no hay que olvidar quién se beneficiará de este esfuerzo. 

Mejore la comunicación 

Los investigadores de la Universidad de Illinois sugieren a los padres de familia las siguientes actividades para incrementar el diálogo con los maestros: 

- Organizar excursiones, festivales y convivios escolares. 

- Crear y supervisar un club de ciencia, artes, deportes o manualidades. 

- Ser voluntario de alguna colecta para uniformes o material escolar. 

- Convocar una campaña para reforestar los parques y jardines.

- Abrir una página web para toda la clase.