Salud

El uso de cohetes puede causar amputaciones de miembros: médico

'No hay una sola temporada en la que no se tengan niños afectados por este motivo'

Salud Ochoa / El Diario de Chihuahua

viernes, 31 diciembre 2021 | 20:31

El uso de fuegos artificiales puede ocasionar desde problemas respiratorios hasta la pérdida de la vista, afectaciones respiratorias o la amputación de un miembro, señaló el doctor Luis Carlos Hinojos director de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Chihuahua, ante la llegada del fin de año, fecha en que es común el uso de dichos artefactos. 

El también especialista en Pediatría dijo que, en Chihuahua, no hay una sola temporada decembrina en la que no se presenten casos de niños afectados por fuegos artificiales, siendo las quemaduras, desde el primero hasta el tercer grado, el problema más común. 

“Como pediatra no ha pasado una sola temporada navideña sin ver a un solo paciente quemado por pirotecnia. Los riesgos van desde quemaduras de primer grado hasta las de tercer grado que ya implican un daño mayor en algún miembro y que puede derivar en la amputación de los dedos o manos de los niños, a quienes se les truena la 'palomita', con las consecuencias señaladas”. 

A lo anterior se suma la posibilidad de una afectación respiratoria ocasionada por la concentración de pólvora y que, en algunos casos puede ocasionar crisis. 

“Las afectaciones respiratorias se dan porque se concentra mucho el producto. En los pacientes asmáticos que respiran ese humo es muy fácil que desencadene una crisis de asma”. 

Y es que, según expertos en manejo de pólvora, la quema de ésta en un lugar cerrado puede generar algo similar a la aspiración de dióxido de carbono o humo de vehículos, lo que da pie a que se presenten síntomas como dolor de cabeza, tos, aumento de la secreción oral, picor en la nariz, sensación de ahogo, flujo nasal, entre otros.

Otros órganos que pueden verse afectados por el uso de fuegos artificiales son el oído y los ojos. El primero, por el sonido tan fuerte que genera el artefacto al explotar puede dañar el oído medio con recuperación mientras que, el segundo, tener una pérdida total. 

“El daño al oído no es tan grave y se recupera relativamente rápido, pero, en lo que respecta a las quemaduras corneales, estas sí pueden llevar a la pérdida de la vista de forma permanente. La recomendación es no usarla porque no es indispensable para nada. Ni por niños ni adultos, porque también se pueden dar accidentes en los niños sólo por estar cerca”, enfatizó Hinojos. 

El grupo más vulnerable son los niños, particularmente los menores entre 6 y 12 años de edad, son los que se ven comprometidos con mayor frecuencia. Respecto a qué hacer si manipula pirotecnia y tiene un accidente, la RIS señala que debe lavar rápidamente con agua corriente, cubrir con algún paño limpio y acudir de inmediato a un hospital ya que no se trata sólo de la quemadura sino también, en algunos casos, el trauma de los tejidos y posibles fracturas por la explosión. 

El riesgo en los accidentes con pirotecnia va desde quemaduras superficiales, intermedias, hasta pérdida total del miembro y en algunos casos, donde no hay pérdida, secuelas incapacitantes.

close
search