Opinión
OPINIÓN

Reducen a escombros 35 millones de pesos

Por instrucciones de Javier Corral está siendo destruida la que se llamó, o llama todavía, Casa de Gobierno en la ciudad de Chihuahua valuada en casi 35 millones de pesos

LA COLUMNA
de El Diario

miércoles, 25 noviembre 2020 | 06:00

-Reducen a escombros 35 millones de pesos

-La querían obligar a seguir con el pastor

-Delegado morenista quiere ser gobernador

-Nerviosa la secretaria federal del Trabajo

Tenemos hoy un auténtico crimen cometido por el Gobierno estatal contra las finanzas de los chihuahuenses.

Por instrucciones de Javier Corral está siendo destruida la que se llamó, o llama todavía, Casa de Gobierno en la ciudad de Chihuahua valuada en casi 35 millones de pesos.

Levantarán en su lugar un supuesto nuevo edificio que deberá costar mucho, mucho más que eso. ¡En medio de la pandemia sanitaria... económica... y a punto de concluir la administración!

Creímos que se trataba de una mala broma cuando fuimos informados por leales panistas que laboran en la sede estatal de ese partido sobre “movimientos de tierra y construcción de nuevas bardas” en la residencia que se ubica a solo unos metros del PAN, entre los números 2601 y 2603, de la popular avenida Zarco.

Las imágenes en la versión digital de La Columna hablan por sí solas. Es ya historia al menos la mitad de los casi seis mil metros que constituían la residencia y jardines ocupados solo por dos exgobernadores, José Reyes Baeza y César Duarte.

En aquellos arranques de falsa modestia al inicio de su administración, Corral anunció su famoso plan de austeridad que le permitiría al estado ahorrar más de mil 700 millones de pesos.

Envió al Congreso del Estado un largo listado de propiedades que serían subastadas. Enumeraba la flotilla aérea integrada por varios aviones y helicópteros y la famosa Casa de Gobierno donde Juan Gabriel amenizó largas veladas al duartismo.

Ya sabemos lo que ha ocurrido con las aeronaves: Corral las ha usado por más de mil ocasiones y derrochado varias decenas de millones de pesos en combustible, mantenimiento, operación y renta de hangares. Jarabe de pico sus promesas de venta.

De la Casa de Gobierno no se supo más desde aquel anuncio de subasta que hizo el secretario de Hacienda, Arturo Fuentes Vélez. Bueno, ahí operó durante los primeros años Francisco “Paquito” González, jefe de los ‘expedientes X’ contra el duartismo.

Hoy tenemos que la propiedad nunca se vendió, ni saben los chihuahuenses por qué, y que en lugar de comprar cubrebocas, medicamentos contra el Covid, pagar aguinaldos y bonos al personal médico y de gobierno en general, se tiran a la basura 35 millones y serán gastados –por lo que se ve-, más de 100 en un “nuevo edificio” de oficinas gubernamentales.

La información surgida de los propios trabajadores habla de ese proyecto; los voceros del gobernador, como muchas de las ocasiones, o desconocen el tema o tienen prohibido ofrecer datos.

En octubre pidió Corral a la banca privada 300 millones de pesos en créditos de corto plazo, en noviembre pidió otros 300. La deuda pública estatal anda en el tope, allá por los 60 mil millones de pesos, pero ahora vemos que el dinero no es destinado en asuntos de ninguna manera prioritarios.

Las pruebas a la vista.

***

La desesperación que la renuncia de la juarense Martha Lemus al PES provocó en el líder de la mayoría legislativa local, Fernando Álvarez Monje, lo hizo actuar a contrapelo de la lógica y la razón. Igual a la diputada presidenta del Congreso del Estado, Blanca Gámez, la llevó a ser incongruente con su feminismo militante, al pretender negarle el derecho a su compañera de dejar una bancada.

Así la sesión del Legislativo ayer, tras la cantada renuncia de Lemus Gurrola al grupo que coordina el pastor de la Yukon, Misael Máynez Cano. El diputado del extinto Encuentro Social, que ya no existe pero que el PAN lo mantiene con vida artificial en el Congreso, hartó a su compañera legisladora hasta hacerla dimitir.

Lemus se fue por las transas de Máynez en esa bancada del PES, y aunque estaba en su derecho de renunciar primero la amenazó Álvarez Monje, como ya se sabía desde la semana pasada; luego, ayer, la diputada Gámez con todo y su pañuelo morado feminista, trató de impedir que la legisladora leyera un posicionamiento sobre su renuncia.

La actuación incongruente de los panistas, que algunos incluso catalogaron como violencia política de género, se debe al problema que le provoca al albiazul la fragmentación del PES. De cuatro diputados aliados que tenía el PAN, primero se fue Marisela Sáenz y ahora Lemus. Quedan solo dos, “El Yukon” y Obed Lara.

Eso debilita la mayoría de 22 que tenía amarrada en el pleno Álvarez Monje y también el voto de decisiones aún más importantes que se toman en la Junta de Coordinación Política.

Esto es lo que explica, aunque no justifica, las amenazas hechas por el coordinador panista a Lemus y las trabas que le impuso Gámez para su renuncia al PES.

Ahora para conservar el control del Congreso deberán inventarse otra jugada, como esa de mantener con vida a Encuentro Social pese a que la propia autoridad electoral declaró su inexistencia.

***

El senador José Ramón Enríquez, recién nombrado delegado de Morena para Chihuahua, encabezó ayer vía Zoom la primera reunión del Consejo Estatal en la que participa. Fue el primer acercamiento público con los consejeros para explicar el papel que jugará y la encomienda que tiene por parte de la dirigencia nacional que conduce Mario Delgado.

El doctor Enríquez Herrera mostró que -pese a las especulaciones en torno a su persona, por aquello de que ha transitado del PRI a Morena, pasando por Movimiento Ciudadano- sabe operar a buen nivel. No por nada su cercanía también con el coordinador de los senadores, Ricardo Monreal. Dio muestras de dotes negociadoras y conciliadoras, urgentes en el partido de la 4T.

Aunque no faltan los morenistas que lo vieron hablar solo de dientes para afuera, el mensaje del legislador fue que llegó a la entidad para trabajar en unidad y por la unidad.

En eso se basó su participación, con la que aún no delineó la forma de sacar candidaturas y a la vez evitar la tendencia de los morenos, que por todo se pelean entre ellos. Es su naturaleza, en sus genes.

El reto que planteó es tener candidatos competitivos porque en la elección de 2021 el presidente Andrés Manuel López Obrador no estará en las boletas, como lo estuvo en 2018. Dicho escollo se agrava con el problema del agua, que desgastó la imagen federal y de los morenistas en la entidad.

El duranguense se enfrentó así al desafío de lograr la unidad en Chihuahua. Sabe ahora que se juega el prestigio que le queda a su partido en la entidad y, sobre todo, que apuesta su futuro político personal.

El senador Enríquez quiere ser candidato gobernador en su natal Durango el año 2022. De los resultados aquí al elegir abanderado y conducirlo a un triunfo depende en buena medida su proyecto en el estado vecino.

***

Se esperaba algo más de la secretaria del Trabajo y Previsión Social del Gobierno federal, Luisa María Alcalde Luján.

Leyó su discurso sin respirar apenas. Lució muy nerviosa en el presidium del inicio de los juicios laborales que desde el Poder Judicial se llevarán en varias entidades federativas, en las cuales Chihuahua no aparece.

La entidad se encuentra en pañales, retrasada a más no poder.

Pero en lo político, la secretaria federal quedó a deber, en un compromiso de gran responsabilidad formal.

Lejos muy lejos de cualquier posibilidad electoral para la tierra de sus ancestros, de la cual se encuentra muy, pero muy alejada.