Opinión

Miente gobernador para encubrir su propia corrupción

El mandatario estatal Javier Corral presenta como legal la autoadjudicación de un terreno pegado a una de sus casas en Ciudad Juárez

El Diario de Juárez

El Diario de Juárez

martes, 24 septiembre 2019 | 09:32

Así como lanzó grandes promesas durante su campaña electoral a los chihuahuenses para alcanzar la gubernatura y no se ha mortificado en cumplir, particularmente en materia de austeridad en el gasto público, pulcritud financiera y seguridad pública, ahora el gobernador Javier Corral Jurado, presenta como legal la autoadjudicación de un terreno pegado a una de sus casas en Ciudad Juárez y de pasada descalifica con insultos y denuestos a El Diario por la investigación periodística que es del interés de todos los chihuahuenses.

Reporteros y fotógrafos de esta casa editora llevaron a cabo un impecable seguimiento a la ampliación que hizo el gobernador de su casa ubicada en las calles Ignacio de la Peña y Costa Rica. Pacientemente esperaron que la anexión del terreno vecino fuera inscrita en alguna notaría y llevada al Registro Público de la Propiedad. Nada de eso.

Más todavía, por muchos meses el terreno “invadido” fue separado de la casa de Corral con tablas de madera. Hasta que esa separación fue retirada por completo, las bardas levantadas, la reja concluida y verificada la inexistencia de inscripciones oficiales que hablaran sobre la situación legal del predio, el trabajo fue publicado.

“Me someto a cualquier autoridad en torno a la adjudicación... y la posesión de este terreno... Todo es absolutamente legal”, dijo ayer sin escrúpulo alguno Corral al responder sobre el tema.

No aceptó mayores cuestionamientos ni presentó documentos de su afirmación. Tuvo al menos todo el domingo para pedir a sus representantes legales la información habida cuenta que fue anunciada ese mismo día la publicación de la investigación y que su agenda inclusive marcaba conferencia de prensa para el lunes en las oficinas gubernamentales estatales con sede en Juárez.

La realidad es que no tuvo más argumento que la agresión hacia El Diario. No mostró siquiera el “contrato de compromiso de venta” porque no existe legalmente dicho contrato, al menos no hasta el fin de semana que fue calendarizada la investigación para ser publicada entre ayer y este martes.

Peor todavía. Y ese pudo ser el gran temor de Corral para realmente informar “de cara a la sociedad” sobre la operación: las únicas inscripciones existentes en el Registro Público de la Propiedad son de varios embargos por parte de varias instituciones de crédito. Aproximadamente 30 millones.

Eso implicaría un doble problema para el gobernador, primero la anexión irregular y después la explicación sobre la negociación hecha con los bancos. Si le concedemos el beneficio de la duda sobre un acuerdo aunque fuera verbal, ¿de dónde sacó 10, 15, o los millones que debió desembolsar para la negociación?. Su sueldo no da para tanto y menos para una reconstrucción del lugar como la está llevando a cabo.

Frente a la evidencia categórica no hay justificación válida. Su enfermedad por la mentira ya es conocida en todo el país.

Atacando a El Diario no recuperará Chihuahua la paz y la tranquilidad perdidas durante su régimen, tampoco bajará la deuda pública estatal superior a los 24 mil millones de pesos, no aumentará la obra pública... no habrá mejor servicio y medicamentos en los hospitales que sufren una crisis incomparable en la historia del estado.

Cuando el mandatario estatal se defiende con ataques contra el ejercicio periodístico comprendemos que lo hace para solapar la ineptitud en su gobierno y encubrir la corrupción que campea de su despacho hacia varias secretarías y de su despacho hacia adentro, con él mismo. A las pruebas nos estamos remitiendo.

Y dicho en sus propias palabras: en El Diario -que fue su casa editorial durante años y ejerció a plenitud la libertad que nos caracteriza–, se está topando con pared.

Te Puede Interesar