Opinión

Nuestra oportunidad de quitar estorbos

La bolsa de los problemas está llena

Francisco Bribiescas
Politólogo

martes, 05 enero 2021 | 06:00

La bolsa de los problemas está llena, nosotros los ciudadanos estamos tan ocupados solucionando nuestras dificultades financieras, laborales, familiares, sociales, de salud y por si fuera poco cargamos con el miedo de cómo será este próximo año. Sin embargo, estoy de acuerdo que está en nosotros construir el propio camino, pero también es momento de trabajar en equipo (sociedad y gobierno), exigir inteligentemente lo que ya merecemos como ciudadanos, es decir, no solo elegir correctamente a nuestros próximos gobernantes, de vigilar que cumplan sus propuestas, ni tampoco que nos bajen la luna y las estrellas. Me refiero que con mucho respeto los propios ciudadanos prometamos directamente a toda la ciudadanía lo que jamás se ha podido cumplir, tener una ciudad bonita y que los gobiernos empiecen por mejorar sus servicios y atención pública. Esta acción es la primera piedra para tener una ciudad más segura, donde los ciudadanos todos empecemos a preocuparnos de nuestra casa hacia fuera. No es fácil, pero es lo mínimo que merecemos hace más de 30 años. 

Es difícil encontrar personas que estén contentas con el desabasto de servicios públicos con altos precios de sus servicios e impuestos, las pésimas atenciones por parte de los servidores públicos. Por esta razón, tenemos la gran oportunidad de revitalizar el rumbo de nuestra ciudad ¿cómo? Haciéndole ver a los gobernantes, que al cumplir una vieja deuda gubernamental con los juarenses llevaríamos su carrera a nuevos y más grandes puestos políticos, al fin que es el propósito de todo político, nosotros el pueblo lo sabemos perfectamente, pero el tener una ciudad fea, sucia, descuidada, muy rica pero empobrecida y peligrosa, terminamos desconfiando completamente de las nuevas promesas políticas, dejándoles un difícil camino profesional, lleno de corrupción, muy peligroso y es cuando las mujeres y hombres brillantes se desaniman, abandonan la política y eligen otros caminos, es cuando los viejos lobos se apoderan de dichas posiciones, y terminamos nuevamente con la frase “la política está llena de corruptos” paralelamente disminuye la participación y el conocimiento de los actos públicos, obras, reformas y descaros políticos. No estaría mal ser noticia a nivel nacional de pasar de una ciudad fea y peligrosa a una ciudad bonita y con oportunidades comerciales. Para cumplir esto, es importante tener un departamento con diseñadores de políticas públicas efectivas inclusive para que la recaudación se beneficie con la tecnología, así, las finanzas públicas sean flexibles a embellecer la ciudad. 

Teniendo en cuenta la coordinación entre instituciones públicas estatales y federales con el Ayuntamiento, sumándole el tan veloz crecimiento poblacional y sin duda la corrupción, es importante que el Estado desarrolle con base en sus reformas estatales presentadas una bonita urbanización, donde maximice el crecimiento económico de las pequeñas y mediana empresas, que todos sus servicios lleguen con más velocidad a toda la ciudad, progresivamente serán las propias instituciones o gobiernos los que puedan recaudar en su momento más impuesto para “destinarlos a los tan pésimos servicios públicos”, pero es importante aclarar que no es culpa de los gobiernos pasajeros, es culpa de las viejas costumbres de gobernar con base a la estructura proyectada. Estos son también pasos para que la gobernanza territorial se presente, construyéndose una fuerza realmente ciudadana y no de conveniencias políticas como acostumbramos. Es cierto que existe un gran porcentaje de la población juarense que considera que la política no tiene remedio, que los gobiernos son para robar, no quiere decir que estén equivocadas, quiere decir que existen otros caminos completamente abiertos para el cambio, la alternancia, donde los partidos políticos deben de ser controlados por personas sumamente inteligentes para que se involucren en no dañar, envenenar e impulsar de forma negativa los pensamientos de los ciudadanos, porque cuando esto sucede, los ciudadanos no tenemos la más remota idea de lo que acontece en cualquiera de nuestros gobiernos y al mismo tiempo la voz de los jóvenes está callada de por vida. Termino con una de las frases más importantes que cada uno de los juarenses debemos conocer “las acciones más sencillas, menos costosas y rápidas de implementar en las agendas son las que pueden ganarse el corazón de una ciudad con más de un millón de habitantes”.