Opinión

Ciudad Juárez: lo bueno, lo malo y lo feo

Juárez es una ciudad que ha generado una extensa y nutrida historia a lo largo de su vida, sin embargo, en los últimos años se ha visto en una serie de numerosos cambios que han divido la opinión pública en razón de su funcionalidad, pertinencia y eficacia

René Javier Soto López
Académico

martes, 07 septiembre 2021 | 06:00

Después de la tempestad, viene la calma, o por lo menos eso es lo que dice el refrán. 

Juárez es una ciudad que ha generado una extensa y nutrida historia a lo largo de su vida, sin embargo, en los últimos años se ha visto en una serie de numerosos cambios que han divido la opinión pública en razón de su funcionalidad, pertinencia y eficacia. Hoy, a días de dar inicio la nueva administración municipal debemos poner en perspectiva lo bueno, lo malo y lo feo de nuestra ciudad, Empezaré naturalmente con lo bueno

Desde siempre, Juárez se ha caracterizado por ser una ciudad con una fuerza y perseverancia para sobrellevar los embates de la naturaleza. Se caracteriza, además, por su gente, dispuesta a brindar ayuda siempre que se necesita, como de personas forjadas por el esfuerzo y el trabajo que día a día se refleja en las mujeres y hombres que en las primeras horas del día suben a los transportes de regreso a sus casas después de una dura y larga jornada laboral las cuales, mientras el camión recorre su trayecto se cruzan con aquellos que su jornada está apenas por iniciar. En la economía, Juárez es una de las principales ciudades a nivel estatal en la aportación de ingresos a las arcas del Estado, por lo que es uno de los pilares fundamentales de Chihuahua en cuanto a su sostén se refiere. La belleza de su gente y su rica historia cultural hacen de Juárez un punto importante de encuentro de sueños e ideas. 

Lo malo.

A pesar de todo, el olvido en el que se encuentra sumergida nuestra ciudad, ha dejado grandes vacíos que cada vez son difíciles de cubrir, falta de apoyos a las asociaciones civiles, desmembramientos de proyectos de acción comunitaria, falta de atención a la ciudadanía, son algunas de las muchas deficiencias que actualmente presenta Ciudad Juárez. Se podría decir, que estos problemas son situaciones recurrentes, pero ese no es el problema, lo malo, es que ya conociendo los problemas poco o nada se hace por cumplir con objetivos notorios que establezcan pautas mínimas que los encargados del ejecutivo deban de mantener. 

Lo feo.

Es para llorar que una ciudad que como he dicho cuenta con una extensa y nutrida historia, sea un referente de lo que no se debe de hacer, marcada para siempre en la historia gris de nuestra Ciudad; baches, hoyos y socavones, son escenas diarias que los automovilistas, transeúntes y ciclistas, tienen que sortear para llegar a sus destinos, claro que esto solo es posible a plena luz del día, pues una vez llegada la noche, la falta de iluminación y la escasa señalética sumado a una poca cultura vial, se convierten en un coctel perfecto para la muerte y el desastre. No debemos dejar de lado la notoria y hasta espeluznante administración “independiente” que hizo honor a su nombre siendo un gobierno aislado de la ciudadanía, en donde solo poniendo en marcha mecanismos de petición como “a llorar con Cabada” se lograba una escueta y mínima atención. 

No es necesario ser analista o experto en política para darse cuenta que, con júbilo, la ciudadanía juarense espera con ansias la retirada del independiente para dar vuelta a la hoja y buscar con ello regresar la fortaleza de una ciudad que alguna vez fue refugio de la libertad y custodia de la República.   

close
search