Opinión

OPINIÓN

Por pelea de transas rompen pacto de silencio

Han armado dos bandos: el equipo de la vicegobernadora, Lety Corral; y del otro lado, hay una alianza de 'contras' liderada por Humberto Uranga, Jesús Marrufo y el biólogo Francisco Núñez

LA COLUMNA
de El Diario

martes, 27 julio 2021 | 18:18

-Por pelea de transas rompen pacto de silencio

-Justificaron su ausencia por andar en Cancún

-Ni la amenaza de cárcel les dio frío

-Solo una vez intentó hacer su trabajo y fue regañado

En la Junta Municipal de Agua (JMAS) nomás las patadas se oyen. Sus actuales directivos pelean encarnizadamente o quedar bien con quienes en un mes tomarán posesión de dicha descentralizada o llevarse hasta los últimos pesos producto de las últimas transas cometidas.

Antes unidos en una sola fuerza, hoy los directivos de la famosa JMAS han decidido pelear y exhibirse.

Han armado dos bandos: el equipo de la vicegobernadora, Lety Corral, encabezado por la tesorera Martha Adriana Durán y Norma Sepúlveda, quienes han arropado a Héctor Arreola, Jesús Moreno, Jesús Lazo y Ramiro Meza; y del otro lado, hay una alianza de 'contras' liderada por Humberto Uranga, Jesús Marrufo y el biólogo Francisco Núñez.

Estos dos grupos se han dado con todo en los últimos días. Con tal de ganarse el corazón de la próxima administración. Se acusan mutuamente de varios pecados, entre los que destaca un subejercicio que ronda los 700 millones de pesos y un enjuague en las licitaciones de gran escala.

El modus operandi es el clásico, licitaciones desiertas y adjudicaciones directas a los preferidos.

El equipo de los contras, acusa a Lety Corral de solapar a dos empresarios, Carlos Weber, el favorito de la señora que lo mismo es proveedor bacheo, disposición de lodos o remolques que tornillos. La empresa es una maravilla.

Señalan también a un ingeniero Núñez que ha llegado al descaro de recibir una adjudicación directa -recientemente- para limpieza de cárcamos sin contar con el equipo, ni el recurso humano; pero es tanto el compromiso que, para que cumpliera, tuvieron que enviar equipo y personal de la JMAS a hacer la chamba del proveedor, por increíble que parezca.

En respuesta, la gente de la vicegobernadora Lety Corral acusa al biólogo, Francisco “Pancho” Núñez, de contratar al personal de su despacho de consultoría medioambiental.

Todos esos funcionarios en lugar de trabajar en temas de la JMAS se dedican en home office a sacar los pendientes del despacho privado del biólogo Núñez.

En la JMAS se rompió el pacto de silencio y ahora quieren borrar del mapa al otro bando para quedarse en la nómina o por lo menos hacer suficientes puntos para irse tranquilos y no estar bajo sospecha de la siguiente administración.

***

En el pase de lista de este lunes cuando el secretario del Ayuntamiento, Omar Alejandro “El Pira” Martínez, puso a consideración de los señores, señoras y señoritas regidoras, la aportación de cinco milloncitos para celebrar la Feria Juárez durante la última quincena de Armando Cabada como presidente municipal, justificó (en mayúsculas) la ausencia de la regidora Jacky Armendáriz Martínez y otras dos.

Todos los miembros del honorable Cabildo entendieron la “justificación” por “causas de fuerza mayor” como enfermedad o impedimento de naturaleza similar.

La regidora ni por enterada se dio sobre el paro que le hizo “El Pira”. Ayer mismo subió a su red social el motivo de su ausencia en el trabajo: “vacaciones de verano 2021 en el JW Marriott Cancún Resort & Spa”. (En versión digital la captura de pantalla).

Allá anda en el incomparable Caribe la funcionaria municipal mientras los juarenses pasan las de Caín con múltiples broncas. No es reclamo, es envidia.

***

Salvo unos contingentes del noroeste del estado, los demás grupos de agricultores de la entidad no se echaron para atrás en la protesta -que insistieron sería pacífica- para defender a Andrés Valles, uno de los líderes del movimiento por el agua.

Ni la amenaza de que podrían correr la misma suerte que Valles hizo retroceder a los productores para reclamar la persecución al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

En el movimiento en defensa del agua se habla de que están enlistados todos, los Alcántar, Aldana, Rentería, Jurado y un sinfín de líderes agrícolas, para ir a hacerle compañía a Valles al penal donde fue recluido desde el pasado jueves, tras ser detenido por la Fiscalía General de la República.

Pese a ello y las dimisiones temerosas de Agrodinámica Nacional, la defensa del líder de los usuarios de riego fue un movimiento estatal.

El reporte de la caravana que llegó ayer a la capital del estado fue que arribaron productores de Parral, Jiménez, Camargo, Saucillo, Rosales, La Cruz, Meoqui, Ojinaga, Aldama y otros municipios fuera del corredor en conflicto, el de la cuenca del río Conchos.

Hasta el malogrado candidato a gobernador y todavía alcalde parralense, Alfredo “El Caballo” Lozoya, hizo acto de presencia en la protesta. Rodó en uno de los camiones desde la entrada norte de Delicias hasta la capital.

La insistencia de que fuera un movimiento pacífico, como lo pidió Martha Valles, esposa del detenido, llegó apenas a congestionar el tránsito en los alrededores de los juzgados federales.

Fue la estrategia para solicitar que Valles enfrente el proceso legal en libertad, pues a fin de cuentas es mayor la carga política de la detención que los argumentos jurídicos.

Pero los ánimos están caldeados igual que cuando fue abatida Jessica Silvia y se tuvieron los grandes brotes de violencia en La Boquilla, aunque en la marcha de ayer no se hayan mostrado los verdaderos dientes de los productores.

***

Pese al evidenciado retraso en la reposición de los procesos contra el duartismo, en la Secretaría de la Función Pública se tomaron sus últimas vacaciones previas a terminar con el quinquenio de la vergüenza.

No hicieron más que seguir el ejemplo de su patrón Javier Corral, quien también aventó todo por irse una última semana a Mazatlán con los gastos cargados al erario.

Se había dicho que, además del batazo que le dio la Suprema Corte de Justicia de la Nación a los procesos administrativos de los llamados expedientes equis, era la holgazanería de la dependencia lo que había hundido cualquier intento de sanción a exfuncionarios acusados de corrupción.

Ahí esta otra prueba. Holgazanes y para colmo de vacaciones la mayor parte de los generales al mando de Mónica Vargas Ruiz, quien a lo mucho dejó algunas personas de “guardia” para asuntos urgentes, aunque ya nada es urgente en los estertores de la administración corralista.

El año pasado, Vargas Ruiz rediseñó la Función Pública para crear más burocracia. Elevó de directores generales a subsecretarios a tres de sus allegados. Además dejó más de una docena de direcciones y direcciones generales.

En ese rediseño quedaron básicamente puros jefes para dirigir un equipo de unas 200 personas. Excesiva la carga burocrática de por sí, a la secretaria le importó poco que con tanto mandamás fuera más lento el avance de sus casos.

Ahora, fieles seguidores de Corral, todos aventaron el trabajo a un lado para disfrutar de su período vacacional, cuando faltan cinco semanas para entregar la gestión estatal. Imposible que así se puedan entregar buenos resultados en la simulada labor del combate a la corrupción.

***

Nadie coloca en duda la buena fe de Bulmaro Márquez. Es un panista de la vieja escuela que ha permanecido fiel a principios y doctrina partidaria. Quizá por eso durante el corralato ha permanecido en la nómina estatal, sí, pero en alguna esquina arrumbada, apolillada, sin presupuesto y sueldo mezquino.

Es el jefe estatal de Protección Civil en Juárez. Hasta ahora sabemos de él después de años. Quien ha llevado la batuta en la materia ha sido el responsable de ese rubro en el municipio, Efrén Matamoros. Es quien sale al ruedo para todo.

El lunes de la semana pasada que estuvieron en Juárez Javier Corral y su gastalona comitiva, el secretario de Obras Públicas, Gustavo Elizondo, puso dedo contra Bulmaro porque este tuvo la “ocurrencia” de amenazar a varias constructoras con frenar algunas obras estatales por no reunir los requisitos de seguridad ni para trabajadores ni peatones y/o vehículos.

Corral ordenó la inmediata presencia de Bulmaro en la encerrona, pronto se apersonó el funcionario nomás para que su patrón lo dejara en calidad de suela de zapato en baño público. Insólito, pero le advirtió literalmente “no tomar tan en serio su papel y menos en obras del estado... Ya tenemos suficiente con los del municipio”.

El buen Márquez salió pálido de la reunión hasta colocarse bajo buen recaudo en su oficina. Ahí seguirá en calidad mute por el mes que le queda de vigencia a su nómina.

close
search