Opinión

OPINIÓN

A un pelo del fracaso captura de ‘La Changa’

Hubo enfrentamiento a balazos. Un policía del equipo de Zuany sufrió lesiones al momento de derribar una puerta y recibir disparos en su escudo que botaron hacia sus hombros

LA COLUMNA
de El Diario

viernes, 24 septiembre 2021 | 06:00

-A un pelo del fracaso captura de ‘La Changa’

-Se queda ‘La Comandanta’... por ahora

-Casi le dan permiso de ser aviador

-La síndica se trepa en ladrillo para la foto

Junto con Parral y varios municipios serranos de la región sur del estado, Cuauhtémoc integra –o integraba hasta el miércoles- uno de los bastiones fundamentales para una de las facciones más violentas del grupo delictivo Gente Nueva y/o Gente de “El Tigre”, rama del Cártel de Sinaloa.

Finalmente fue aprehendido Jesús Omar C. G., alias “La Changa” por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) encabezados por su director en el estado, exjefe de la misma corporación en Juárez, Arturo Zuany.

El fiscal General del Estado, Roberto Fierro Duarte, le dio vuelo noticioso a esa detención de “La Changa” y a varios más de sus cómplices desde el mismo miércoles por la noche.

Hubo enfrentamiento a balazos. Un policía del equipo de Zuany sufrió lesiones al momento de derribar una puerta y recibir disparos en su escudo que botaron hacia sus hombros. Se rindieron luego jefe de sicarios, cómplices y “La Changa”, que pretendió huir en una Mercedes blindada con placas de cartón provisionales.

Los últimos cinco años han sido de terror para toda la zona de Cuauhtémoc hasta San Juanito, y por el rumbo de Guerrero hasta Madera. Todo el corredor menonita, con decenas de miles de habitantes, tomado por el grupo delictivo.

Masacres, secuestros, extorsiones, narcomenudeo. Tanta violencia incontrolable aun para los mismos grupos criminales que ha derivado en sangrientas guerras entre ellos mismos. Un día anochecen en un grupo, al segundo día aparecen en otro... y muertos al tercero. Traiciones al por mayor.

Con esa brutalidad operó “La Changa” y también se hizo así del control de las corporaciones policiacas y militares en la zona. Permanecía en una casa de seguridad en plena zona urbana de Cuauhtémoc sin ser molestado, no obstante haber atacado hace poco al propio fiscal de justicia de la zona occidente, Jesús Manuel Carrasco.

Fue precisamente el impedimento soterrado de propios policías estatales e infiltrados en la zona de otras corporaciones lo que puso en riesgo el desenlace del operativo.

El fiscal Fierro y sus mandos debieron llevar a cabo el plan sin tomar en cuenta a más policías que los participantes, pero no faltó el sutil boicot hasta en la ubicación de la casa de seguridad y la forma de reventarla.

Así se inauguró el fiscal con su primer acción de importancia. Solito “La Changa” se convirtió en insostenible aun para sus policías protectores.

***

La subsecretaria de Prevención de la Secretaría de Salud, Mirna Beltrán, mejor conocida como “La Comandanta Covid” parece que habrá de quedarse unas semanas más en el cargo que ocupa desde abril de 2020.

La permanencia en el puesto que le dio el ahora exgobernador Javier Corral es necesaria en lo que se definen las estrategias para enfrentar la pandemia, que habrán de modificarse con una visión más incluyente.

Por eso en los cambios inmediatos que habrán de darse en la Secretaría de Salud, los cuales avanzan a paso de tortuga, no se contempla el nombre de Beltrán Arzaga. Al menos no de aquí a diciembre, según la versión más extendida entre la directiva de la dependencia.

Su designación en medio de la pandemia se interpretó como un relevo de facto y una grosería de Corral Jurado contra el entonces secretario de Salud, Jesús Enrique Grajeda Herrera, quien fallecería de Covid unos meses después.

Si algún momento Beltrán estuvo cerca de ser secretaria, fue cuando llegó. Ahora está más cerca de la salida que del ascenso, pero deberá quedarse un tiempo bajo el mando del nuevo titular, Felipe Fernando Sandoval.

Los problemas que enfrenta la dependencia son administrativos en todos los niveles. Desde directivos que no atienden sus hospitales hasta la carencia de lo más básico para brindar a la población un servicio medianamente aceptable.

Porque si Chihuahua y Juárez están en condición crítica, el resto de los municipios están de plano en el olvido. Ni se digan las comunidades serranas, donde ni médicos ni medicinas ni nada.

Por eso la prioridad es el orden administrativo y por ahí comenzarán en breve los cambios.

***

Tan indispensable es el diputado juarense morenista, Óscar Daniel Avitia, que la Junta de Coordinación Política casi le dio permiso de ejercer como aviador en Servicios Educativos del Estado, donde tiene plaza de jefe de Enseñanza en la ciudad de Chihuahua.

El legislador pidió licencia para trabajar como diputado y funcionario de SEECh, pese al evidente conflicto que representa. Pidió recibir remuneración en ambos cargos, pues tiene desde 2003 con plaza en el subsistema educativo federalizado.

No sorprendió que lo pidiera, sino que lo dejara pasar y dictaminara favorable la Junta de Coordinación.

Las únicas plazas compatibles con la diputación son las de maestros, sin que las horas-clase que tengan interfieran con la función legislativa. No son para burócratas de la educación que despachan en oficinas que finalmente dependen del Ejecutivo.

Si el Congreso hubiera aprobado el dictamen, daría licencia para que Avitia Arellanes fuera un aviador. Lo sería como diputado o como funcionario porque, para colmo, representa el tercer distrito de Juárez y desempeña su cargo educativo en la capital del estado.

Increíble que casi hubiera llegado a ser votada tal sinrazón. Otro fallo garrafal de los coordinadores de Morena y del PAN, Cuauhtémoc Estrada y Mario Vázquez.

***

Aunque formalmente es diputada por el PRD, el color real de la diputada Yesenia Guadalupe Reyes Calzadías es azul. Es de la reducida corriente excorralista por la cercana relación que tuvo con el que fue gobernador, que constantemente visitaba Nuevo Casas Grandes y la región. Hasta la Suburban del municipio le prestó alguna ocasión.

La exalcaldesa del pueblo mágico está prestada al partido del sol azteca por parte del PAN, nomás para que tenga representación el pequeño aliado que se puede considerar gran ganador de las elecciones pasadas. Pero, desde luego, se cuenta entre la mayoría albiazul que domina el Congreso del Estado.

La ambivalencia que tiene Reyes Calzadías parece que comienza a hacer estragos. Seguramente no le han avisado que legislar no significa adherirse a las propuestas que se hacen todos los días de parte de los 33 diputados que, como siempre, creen que sus iniciativas son lo máximo.

La diputada en todas las sesiones pide el uso de la tribuna o el micrófono para solicitar amablemente la incluyan en las iniciativas de sus compañeros. A todas se adhiere, a todas se suma. Ni una deja pasar, venga de donde venga.

Así se ha enganchado a más de una docena de propuestas, pidiendo que la incluyan entre los promoventes; propias apenas lleva una, de lo más básico, un simple intento de exhorto para el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Quizá el interés de la electa por el primer distrito electoral es legítimo, sin embargo, deberían sean sus acciones y aportaciones, si es que tiene, las que la lleven a distinguirse.

***

Sabemos que el delegado del Bienestar, representante plenipotenciario de AMLO en el territorio chihuahuense, Juan Carlos Loera, se ha dedicado a hacer un diagnóstico del trabajo de los delegados regionales.

El martes pasado los citó para leerles la cartilla y decirles que no se olviden de que la prioridad es la atención de las necesidades de las y los chihuahuenses.

Les pidió, les exigió, redoblar esfuerzos, pero desde luego ya cuenta con resultados categóricos de ese estudio y procederá pronto a la reestructuración.

En resumen, nos dicen  que habrá cambios pronto, pero no con base en grillas baratas, sino en la falta de resultados medibles de cada uno de ellos.

Juan Carlos sabe que no faltará quien ande diciendo que salió del Bienestar por una injusticia,  pero en su escritorio, tiene las evidencias de lo que no hicieron bien. Y pues byes.

De entrada está el reflector en al menos tres cambios. Vienen pronto.

***

No es Carlos Salinas de Gortari; tampoco es Enrique Peña Nieto; tampoco es presidenta de la República, es la morena síndica acá de Juárez, Esther Mejía, literalmente trepada en un ladrillo para alcanzar un poco más la estatura del alcalde, Cruz Pérez Cuéllar y no desaparecer de una foto oficial tomada el martes en la sala de cabildos de la alcaldía.

Tenemos las imágenes correspondientes en la versión digital de La Columna. Ahí aparecen todos los nuevos regidores, con el nuevo alcalde y con la nueva síndica trepada en el ladrillo.

Fue divertido cuando los expresidentes de México quedaron descubiertos sobre un banquito tras los micrófonos y podios para generar la impresión de mayor altura.

Algunos años después la anécdota corre a cargo de una auténtica chaira como lo es doña Esther.

close
search