Queda a deber la Cuarta Transformación

Decreto de Estímulos Fiscales se ha convertido en un dolor de cabeza para Juárez

I. González / E. Lara
El Diario de Juárez
domingo, 14 julio 2019 | 06:00
Omar Morales / El Diario de Juárez |

Ciudad Juárez— A siete meses de haber iniciado el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, son muchos los pendientes en materia económica con Ciudad Juárez. Tal es el caso del Decreto de Estímulos Fiscales, mismo que se ha convertido en un dolor de cabeza para el empresariado local, según lo han denunciado.

De igual manera la promesa de homologar el precio de la gasolina con El Paso, Texas quedó sólo en eso, ya que a la fecha el combustible sigue siendo más caro aquí.

Expertos fiscales y los propios dirigentes de los organismos empresariales han dado a conocer que el citado decreto adolece de funcionamiento en la práctica, ya que resulta complicado estar financiando el IVA o pedir una reducción de ISR pero con multas y candados para quien se equivoque en algún cálculo o algo por el estilo.

Por ejemplo, empresas importadoras pagan el 16 por ciento de IVA y venden al 8 por ciento, generando una diferencia que no se las devuelven a tiempo.

Para el fiscalista Iván Pérez, se debería permitir que proveedores puedan facturar al 8% o agilizar la devolución del IVA, es una de las recomendaciones que hace para que funcione el tema del Decreto de Estímulos Fiscales para la Frontera Norte implementado por el Gobierno de México.

Pérez Ruiz asegura que debe existir un decreto de estímulos fiscales que sea ágil y accesible para todos, con la intención de que tanto empresas grandes como PyMES pueden verse beneficiadas.

El analista explicó que, desde la perspectiva empresarial, el decreto referente al Impuesto al Valor Agregado (IVA) únicamente beneficia a una parte de los consumidores locales, ya que al empresario no le es redituable en términos fiscales, aunque destacó que la reducción en el IVA permite mayor competitividad.

“El empresario al momento que vende al 8% y compra al 16% se le genera un boquete económico importante”, comentó.

Asimismo, indicó que el decreto fue un primer esfuerzo, pero para poder afrontar el tema de la devolución, los proveedores del interior de la república deberían tener la facultad de facturar al 8% al momento de suministrar a la frontera, y facilitar las cosas.

Hay que considerar que este Gobierno eliminó la Compensación Universal, lo que genera que el problema se complique entre los empresarios.

“Anteriormente, cuando tenías una devolución de IVA podías compensar con otros impuestos, por ejemplo, una ferretería vendía 10 millones de pesos, por lo que esa empresa cobró un millón 600 mil pesos de IVA, y suponiendo que pagó facturas por 800 mil de ese mismo impuesto, eso generaba un saldo a favor de 800 mil. Antes de la reforma, esos 800 mil pesos los compensaba con el ISR de todos sus empleados y se hacía un ajuste; si tenía 180 mil pesos de ISR retenido se descontaba y le quedaban 620 mil, pero también pagaba otras retenciones por 100 mil y le quedaban 520 mil, y restaban el pago provisional y terminaban con su saldo a favor, por lo que el empresario no abogaba por los 600 mil pesos”.

El fiscalista comentó que, con la nueva mecánica, el empresario tiene que pagar los 620 mil pesos de su flujo de dinero y dejar los 800 mil pesos como pendientes de pago, por lo que se genera un boquete financiero de hasta un millón 400 mil pesos, “así es el impacto”, dijo.

Por otra parte, sugirió que dichas devoluciones de IVA no se sigan generando para que sea un círculo completo, o que se agilice el proceso.

En el tema del Impuesto Sobre la Renta (ISR) comentó que es el único estímulo que realmente ayuda al trabajador, sin embargo, se excedió en la postura para que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) pudiera auditar a los empresarios cada seis meses, en donde se pedían fotos de los activos, organigramas con RFC y CURP de los trabajadores y sus funciones, las fuentes de financiamiento, entre otros factores.

“Creo que eso es lo que ha ahuyentado al empresario, ese temor es fundado. Es bueno el esfuerzo, pero se cuidó mucho que la autoridad tuviera demasiadas facultades”, dijo.

Respecto al número de beneficiados, el analista explicó que el 90% de quienes han logrado verse ayudados por el decreto, son empresas grandes y con todo un equipo de fiscalistas para poder administrar el tema, mientras los más perjudicados han sido los pequeños y medianos empresarios.


Desconoce SAT el número de beneficiados

A pesar de que empresarios juarenses coincidieron que el Decreto de Estímulos Fiscales para la frontera no permitió su correcta aplicación por una serie de fallas de origen, el administrador local del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Gil Calles, afirmó que el programa sí dio resultados.

Sin especificar datos del total de empresas que lograron acceder a la reducción del IVA y del ISR, el funcionario federal aseguró que “se recibió un gran número de solicitudes para incorporarse al decreto”.

Dijo que actualmente se hace el conteo del número de beneficiarios, por lo que el dato se dará a conocer más adelante.  

“El período terminó en el mes de junio y estamos haciendo un análisis de esas cifras que en su momento vamos a compartir”, apuntó.

Entre las fallas señaladas por los empresarios, está la tardanza en las devoluciones del IVA, pues de los 30 días que les prometieron que se haría el regreso, están tardando hasta tres meses para ello.

Ante esta situación, algunas incluso contemplan darse de baja debido a que han tenido que recurrir a préstamos bancarios con tasas de interés muy altas por el problema de flujo de efectivo que presentan en ese tiempo.

Sin embargo, el administrador del SAT apuntó que en ningún momento se mencionó un plazo ‘atípico’.

“El plazo establecido en ley, en Código Fiscal, son 40 días, no obstante, entiendo que se están evaluando algunos aspectos del decreto para posibles mejoras”, manifestó.

De acuerdo con estimaciones de Luis Mario Baeza Cano, presidente en turno del Consejo Coordinador Empresarial, de las más de 30 mil unidades económicas que existen en Ciudad Juárez, alrededor de un 10 por ciento logró bajar el IVA del 16 al 8 por ciento, mientras que en el caso del ISR se cree que la cifra es menor. 

“El mismo Gobierno y los expertos que pusieron en Hacienda provocaron que fuera menos la cantidad de empresas que lograron los incentivos, por todos los candados que hubo”, expresó Baeza Cano.


No homologaron gasolina con El Paso

Aunque la promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador para la frontera, fue homologarla con lo que cuesta en Estados Unidos, la diferencia de precios entre Juárez y El Paso es de casi dos pesos. 

Hasta el viernes 12 de julio, el litro de gasolina ‘verde’ se vendía en expendios locales en un mínimo de 13.48 pesos y un máximo de 13.97, según los precios reportados por los expendios locales ante la Comisión Reguladora de Energía.

Ese mismo día, algunas tiendas de El Paso ubicadas en el Centro ofertaron el galón de gasolina regular en 2.36 dólares, que con una cotización de 18.60 pesos en centros cambiarios, equivale a 11.61 pesos por litro.

Tomando en cuenta en el precio mínimo, lo anterior representa una diferencia de 1.87 pesos menos por litro en la vecina ciudad.

De este modo, llenar un tanque de 40 litros en Juárez cuesta 593.20 pesos, mientras que en El Paso sale apenas en 464.4 pesos.

En tanto el galón más caro que se vendió el viernes en la vecina ciudad fue de 2.99 dólares en expendios de la parte sur, lo equivalente a 14.71 pesos por litro. 

En enero, cuando AMLO estuvo en Juárez para encabezar la presentación del programa Zona Libre de la Frontera Norte en la Ciudad Juárez, afirmó que dentro del plan se contempla la homologación del precio en la franja fronteriza, por lo que la Secretaría de Energía ya se encontraba trabajando en el ordenamiento del mercado de combustibles.

Sin embargo, han pasado ya seis meses y los empresarios siguen esperando que se cumpla con ello.

El presidente en turno del Consejo Coordinador Empresarial comentó que no se cumplió con la homologación de precios en la frontera y en lugar de ello subió, lo que va en contra del discurso presidencial de “no más gasolinazos”.

Recalcó que la diferencia entre ambas ciudades es de alrededor del 13 por ciento, lo cual impacta en la fuga de consumidores.

Mientras que datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) apuntan que la inflación en el combustible de bajo octanaje registrada de enero a junio de este año, acumula un 3.11 por ciento.

A principios de año los precios del combustible en la franja fronteriza sufrieron una baja importante en la relación a lo visto en el resto del país debido a la reducción del IVA, la baja en el precio internacional del petróleo y el fortalecimiento del peso frente al dólar.

Sin embargo, de los 1.19 pesos que bajó el litro de Magna el 1 de enero, cuando los expendios locales comenzaron a cobrar el IVA a la mitad, ya volvió a subir 45 centavos.

El 31 de diciembre de 2018 –antes que entrara en vigor dicho decreto– el combustible verde se vendía en un máximo de 14.46 pesos y un mínimo de 14.22 por litro.

Un día después algunos expendios como Petrol, Oxxo Gas, Bip-Bip y H Gas bajaron el litro a 13.52 y 13.03 pesos, de tal manera que la reducción fue de 94 centavos en el máximo y de 1.19 pesos en el mínimo.

La gasolina que se vende en Juárez se trae de El Paso, por lo que al subir de precio allá, se refleja inmediatamente aquí, desde la liberación de los precios del combustible. 

En distintas ocasiones Fernando Carbajal Flores, presidente local de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo, ha recalcado que desde un principio el gremio fue notificado que se no se daría lo homologación y en lugar de ello se adherirían al Decretero de Estímulos Fiscales por los altos costos que representa para Petróleos Mexicanos la importación.


[email protected]

[email protected]