Juárez

De su historia sólo quedan recuerdos

Hace casi 10 años el edificio que marcó a varias generaciones fue consumido por el fuego

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

sábado, 30 enero 2021 | 14:26

Ciudad Juárez.- A una semana de que se cumplan 10 años de incendiarse el tradicional Casino del Club de Leones o Casino Leonístico, como se le conocía, de ese edificio sólo queda una parte de la construcción donde estaban las oficinas, parte del bar y la cocina. En el área de lo que fue aquel memorable salón de baile únicamente hay escombro, además de las columnas que demarcaban la pista con el área de mesas. Personas de diferentes edades recuerdan ahora el sitio con sus candiles y el cristal alumbrado por focos de tono rosado, narran historiadores del proyecto El Juárez de Ayer. Fue el 3 de febrero de 2011 que un incendio terminó con el casino, considerado un lugar emblemático para muchas generaciones de juarenses. Fue inaugurado en 1956 y fue conocido por sus tardeadas y bailes organizados por escuelas como la Preparatoria de El Chamizal, al final de la década de 1970. Antes se realizaban también los bailes para los trabajadores de la Cervecería, empresa que estaba cerca por la avenida Reforma.

El primer nombre que tuvo el lugar fue “Segundo Frente”, y en ese entonces presentaba variedades con los conjuntos musicales y cantantes más famosos de la época en esta frontera y de otras partes del país, como la orquesta del maestro Ramón Muñoz Torres, Ricardo Echeverría y sus ‘Locos del Cha Cha Cha’, la bailarina Fanny Cabrera, los ‘Locos del Ritmo’ y el cantante de tangos, Carlos de Nava, se anuncia en uno de los carteles que promocionaban el baile en este casino. “Ambiente estrictamente familiar”, se indicaba en el cartel en el que además se anuncia la próxima presentación de los más populares artistas de la radio y la televisión. Luego de varios años se le nombró “La Joya” y posteriormente Casino Leonístico, en 1961, dice José Luis Hernández Caudillo, integrante del grupo El Juárez de Ayer. El Casino Leonístico, construido entre 1955 y 1956, tenía capacidad para mil personas y quedó ubicado entre las calles Uruguay, al oeste; la República de El Salvador, al este; la Plan de Ayala, al norte y la Niños Héroes al sur, en la colonia El Barreal. En la década de los 70s, iniciaba la música disco y trajo el nacimiento de las discotecas móviles con nombres en inglés, como la “Stardust Disco” y que todavía en aquel tiempo alternaban tandas de una hora con la música en vivo de la orquesta de don Carlos Aceves, así como el órgano de Polo Ochoa, se narra en las memorias sobre este lugar. En las presentaciones prevalecía el “ambiente estrictamente familiar”; en los bailes la vestimenta tenía que ser de saco y corbata para los caballeros y de vestido para las mujeres, si se trataba de un baile de 10:00 de la noche a las 3:00 de la mañana. Si era una tardeada de 7:00 de la tarde a las 12:00 de la noche, se tenía que ir bien vestido simplemente y nada de vestimentas informales. Hernández recuerda que tampoco se permitía la venta de bebidas alcohólicas en las tardeadas. Por lo tanto, las famosas granadinas del Leonístico, así como las limonadas y Coca-Colas se vendían en cantidades industriales durante el evento. “Eran tiempos en que los chavos sacábamos a bailar a las muchachas después de un protocolo que se seguía para hacerlo; se ubicaba a la dama en cuestión, se le daban unas tres o cuatro pasadas cerca de la mesa donde ella departía con otras chicas. Luego se le daban unas dos vueltas a la mesa, ahora sí en franco reto y tal vez hasta habiendo cruzado algunas miradas, y luego el abordaje final: ¿Puede bailar conmigo? o simplemente ¿Bailas?, y luego la respuesta final, un sí o un no”, comenta. El Leonístico era el salón más prestigioso y llegó a ser un ícono de la sana diversión desde los 60s y hasta parte de los 80s, según las crónicas de aquel tiempo. 

 

En corto

• Fue inaugurado en 1956

• Las ruinas están ubicadas en la colonia El Barreal

• Se presentaron espectáculos con artistas locales y nacionales