Estados Unidos

Sin tiempo y sin efectivo programas de ayuda a medida que se propaga la Delta

La situación genera nuevos temores económicos en Estados Unidos

Agencias

miércoles, 21 julio 2021 | 10:39

Associated Press | Wesner Louis, con la Misión de Rescate de Miami, carga productos de pan en los automóviles durante un evento de distribución de alimentos

Washington— Algunos de los programas de estímulo federal que mantuvieron a flote a las familias y las empresas financieramente durante lo peor de la pandemia de coronavirus, pronto expiran o ya se han agotado, lo que genera nuevos temores económicos en un momento en que otra ola de infecciones está comenzando a arrasar el país, publicó The Washington Post.

Las nuevas preocupaciones se derivan de la variante delta altamente transmisible, que ha devastado zonas en gran parte no vacunadas de estados como Arkansas, Missouri y Florida. La creciente cantidad de casos amenaza una vez más con obstaculizar los viajes y el turismo, reducir el tráfico a las tiendas y restaurantes y desplazar a los trabajadores de sus trabajos, una perspectiva que ha provocado giros salvajes en Wall Street mientras los inversores intentan determinar qué sucederá a continuación.

Las implicaciones económicas exactas de la variante delta siguen sin estar claras, pero los principales líderes políticos dieron una nota de alarma esta semana. En días sucesivos, el presidente Biden y el líder de la minoría del Senado Mitch McConnell (Republicano por Kentucky) imploraron a los estadounidenses que se vacunen, advirtiendo que el país podría retroceder si la gente no actúa con rapidez.

La economía de Estados Unidos ha agregado millones de empleos en lo que va de año, y la administración Biden aún proyecta una sólida recuperación económica. Pero el aumento de la variante delta ha hecho reflexionar a varios expertos, a quienes les preocupa lo que podría suceder si una pandemia resurgente se apodera de la nación en un momento en que algunos programas de ayuda federal están inactivos.

Desde que comenzó la pandemia, el Congreso ha autorizado alrededor de 6 billones de dólares en asistencia, lo que ayudó a evitar una recesión económica que de alguna manera rivalizó incluso con la Gran Depresión. Eso incluye iniciativas federales críticas que alguna vez prestaron miles de millones de dólares a pequeñas empresas y restaurantes, que en los últimos meses se han quedado sin efectivo o han alcanzado sus fines esperados.

Para los trabajadores, mientras tanto, una serie de programas para ayudar a los inquilinos a pagar una vivienda, ayudar a los estudiantes que luchan con sus préstamos o aumentar el salario de los estadounidenses desempleados están a punto de expirar, a menos que el Congreso los extienda o la Casa Blanca intervenga.

Ningún estado ha anunciado el tipo de restricciones importantes a los viajes o al comercio que experimentaron los estadounidenses en todo el país la primavera pasada, cuyo resultado ayudó a frenar la propagación de la pandemia a un costo considerable para la economía. El gobierno federal también ha reservado otra ayuda en los últimos meses, incluido un paquete de 350 mil millones de dólares para ciudades y estados que teóricamente pueden usar para compensar cualquier golpe financiero adicional de una pandemia que empeora.

Aun así, los expertos dicen que la incertidumbre sobre la variante delta podría ser suficiente para asustar a los estadounidenses, reducir la contratación y reducir el gasto y el crecimiento una vez más, desatando un costo difícil de calcular en una economía que ha estado en alza.

close
search