Estados Unidos

Presentan propuesta para retirar poder de iniciar guerras a Congreso de EU

Un grupo bipartidista de senadores dieron a conocer este martes una legislación que podría frenar significativamente el poder

The New York Times

martes, 20 julio 2021 | 19:03

The New York Times

Un grupo bipartidista de senadores dieron a conocer este martes una legislación que podría frenar significativamente el poder presidencial para iniciar una guerra, lo cual es un esfuerzo poco probable que refleja un creciente interés entre los legisladores para reiterar las prerrogativas del Congreso en cuestiones de la guerra y la paz.

La propuesta, que fue presentada por los senadores Christopher S. Murphy, demócrata por Connecticut, Mike Lee, republicano de Utah y Bernie Sanders, independiente de Vermont, busca recuperar la autoridad que tiene el Congreso de poner mayores restricciones a la Resolución del Poder de Guerra de 1973, una ley emblemática que dice que los presidentes deben obtener la aprobación del Congreso después de enviar a las fuerzas armadas a las hostilidades o terminarlas después de 60 días.

La propuesta podría agregar una provisión que automáticamente eliminaría el financiamiento a las operaciones militares que no sean autorizadas por el Congreso y acortarían el período de tiempo en las que los presidentes deben dar por terminada una operación militar no autorizada.

En lo que sería un cambio importante, también retiraría la autorización existente a las fuerzas militares --- incluyendo las medidas que el Congreso aprobó para las invasiones de Afganistán en el 2001 e Irak en el 2002 --- y definir la cantidad de “hostilidades”, de acuerdo a la Resolución del Poder de Guerra.

Las administraciones anteriores han interpretado el término para financiar las operaciones militares sin la aprobación del Congreso.

“Nunca hay que olvidar esos momentos de la historia en la que nuestro país fue involucrado en guerras que nunca debieron haberse peleado”, dijo Sanders. “Muchas de esas guerras estuvieron basadas en el hecho de que el Congreso de Estados Unidos no hizo preguntas importantes que los estadounidenses hubieran querido responder, y ese proceso debe terminar”.

close
search