Estados Unidos

Primer ministro de Hungría influenció visión negativa de Trump sobre Ucrania

La reunión entre el presidente de EU y Viktor Orban se llevó a cabo a pesar de las objeciones del asesor de Seguridad Nacional

The New York Times

The New York Times

martes, 22 octubre 2019 | 08:20

Washington.- Solo 10 días antes de una importante reunión en torno a Ucrania, el presidente Trump se reunió, a pesar de las objeciones de su asesor de seguridad nacional, con uno de los críticos más virulentos de la exrepública soviética, el primer ministro Viktor Orban de Hungría, y escuchó una aguda evaluación que reforzó su hostilidad hacia el país, según varias personas informadas sobre la situación.

La conversación de Trump con Orban el 13 de mayo lo expuso a una dura acusación contra Ucrania en un momento en que su abogado personal estaba presionando al nuevo gobierno en Kiev para que proporcionara información perjudicial sobre los demócratas. La visión sospechosa de Trump sobre Ucrania preparó el escenario para los eventos que llevaron a la investigación de juicio político en su contra.

La visita de Orban, quien es visto como un autócrata que ha revertido la democracia, provocó una aguda disputa dentro de la Casa Blanca. John R. Bolton, el entonces asesor de seguridad nacional del presidente, y Fiona Hill, la entonces directora principal del Consejo de Seguridad Nacional para asuntos de Eurasia y Rusia, se opusieron a una invitación del líder húngaro a la Casa Blanca, según las personas informadas sobre el asunto. Pero fueron superados por Mick Mulvaney, jefe del gabinete de la Casa Blanca, quien apoyó dicha reunión.

Como resultado, Trump en un momento crítico en la saga de Ucrania se sentó en la Oficina Oval con un líder europeo con una perspectiva ferozmente negativa sobre Ucrania, lo que reforzó las opiniones que había escuchado de su abogado personal, Rudolph W. Giuliani, y del presidente Vladimir V. Putin de Rusia en repetidas ocasiones durante varios meses.

Haciendo eco a la opinión de Putin, Orban acusó públicamente a Ucrania de oprimir a su minoría húngara y fijó su atención en una sección de Ucrania con una gran población húngara. Su gobierno acusó a Ucrania de ser “semi-fascista” y trató de bloquear reuniones importantes para Ucrania con la Unión Europea y la OTAN.