Debilita Trump protecciones para especies en peligro de extinción

Los cambios podrían abrir el camino para nuevas minas, perforaciones de gas y petróleo, y urbanización en áreas protegidas

The New York Times
lunes, 12 agosto 2019 | 10:09
The New York Times |

Washington.- La administración Trump anunció el lunes que cambiará la forma en que se aplica la Ley de Especies en Peligro de Extinción, debilitando significativamente la ley de conservación de la nación a la que se le da crédito de haber rescatado al águila calva, al oso pardo y al cocodrilo estadounidense de la extinción.

Los cambios podrían abrir el camino para nuevas minas, perforaciones de gas y petróleo, y la urbanización en áreas donde viven especies protegidas. Las nuevas medidas harán que sea más difícil considerar los efectos del cambio climático en la vida silvestre al decidir si una especie determinada merece protección. Lo más probable es que se reduzcan los hábitats naturales más delicados y, por primera vez se permitirá que se tomen en cuenta los factores económicos al hacer tales determinaciones.

“La mejor manera de defender la Ley de Especies en Peligro de Extinción es hacer todo lo posible para garantizar que siga siendo efectiva en lograr su objetivo final: la recuperación de nuestras especies menos comunes”, según dijo el secretario del Interior, David Bernhardt, en un comunicado el lunes. “La efectividad de la Ley se basa en una implementación clara, consistente y eficiente”.

El secretario de Comercio, Wilbur Ross, dijo en un comunicado que las revisiones finalizadas “encajan perfectamente con el mandato del presidente de aliviar la carga regulatoria sobre el público estadounidense, sin sacrificar los objetivos de protección y recuperación de nuestras especies”.

Grupos ambientalistas denunciaron los cambios como un desastre para la vida silvestre en un momento en que las Naciones Unidas advierten que la presión humana está a por llevar a un millón de especies rumbo a la extinción y que proteger la tierra y la biodiversidad es fundamental para mantener bajo control las emisiones de los gases del efecto invernadero.