Preocupa a latinos ser víctimas de odio

Evitan hablar español en público y buscan rutas de escape en medio de temores de que puedan ser los siguientes

Associated Press
lunes, 12 agosto 2019 | 06:51

Albuquerque— Cuando Michelle Otero llegó a una exposición de arte con mujeres mexico-americanas, lo primero que hizo fue escanear la habitación: Dos salidas. Un guardia de seguridad.

Entonces pensó para sí misma: si un tirador irrumpe, ¿cómo saldremos vivos de mi esposo y yo?
Otero, quien es mexico-estadounidense y poeta laureada de Albuquerque, había cuestionado incluso asistir al concurrido evento en el Centro Cultural Nacional Hispano un día después de que 22 personas murieron en un tiroteo en un Walmart de El Paso, Texas.
Ese ataque y uno anterior en Gilroy, California, mataron a casi dos docenas de latinos.
La violencia tiene a algunos hispanos preocupados, evitando hablar español en público y buscando rutas de escape en medio de temores de que puedan ser los siguientes.
Una gran redada de inmigración en las plantas avícolas de Mississippi la semana pasada que culminó con el arresto de 680 trabajadores en su mayoría latinos, y que dejó atrás a niños llorando en busca de sus padres detenidos, también ha desconcertado a la comunidad hispana.
Los eventos se producen en el contexto de episodios racialmente cargados que incluyen al entonces candidato Donald Trump refiriéndose a los inmigrantes mexicanos como "violadores", Trump, como Presidente, refiriéndose a los inmigrantes que llegan a Estados Unidos como "una invasión" y videos virales de personas blancas que castigan a los hispanos por hablar español en público.
"Es casi como si estuviéramos alcanzando un clímax de algún tipo", dijo Jennifer García, estudiante de 23 años de la Universidad de Nuevo México, originaria de México.
"Algunas personas, especialmente nuestros mayores, ni siquiera quieren salir de casa o hablar español"
Desde Houston hasta Los Ángeles, los latinos han recurrido a las redes sociales para denunciar que están al límite, preocupados de que incluso hacer cola para un especial de Taco Tuesday fuera de un camión de comida o usar una camiseta de la selección mexicana de futbol podría convertirlos en un objetivo.
Aunque se desconoce el motivo del ataque en Gilroy, las autoridades dicen que el sospechoso del tiroteo de El Paso confesó haber atacado a personas de ascendencia mexicana.
También se cree que el atacante escribió una manifiesto antiinmigrantes antes de disparar contra compradores mayormente latinos de Walmart con un rifle AK-47.
El ataque ha sacudido una ciudad que ha ayudado a dar forma a la vida mexicoamericana en los Estados Unidos durante generaciones.
El manifiesto incluía un lenguaje antiinmigrante y antilatino similar al de Trump.
García dijo que ha visto una ansiedad generalizada entre los inmigrantes desde que Trump fue elegido en noviembre de 2016 y la angustia después de los tiroteos "ha alcanzado otro nivel''.
Alexandro Jose Gradilla, profesor de estudios chicanos en la Universidad Estatal de California, Fullerton, dijo que él y su esposa, también profesora, "saben que cualquiera puede consultar el horario de clases y comenzar a disparar".
"Los supremacistas blancos no ven la diferencia entre los inmigrantes y los latinos de cuarta generación '', dijo. "Ven morenos".
Carlos Galindo-Elvira, de la Liga Anti-Difamación en Arizona, dijo que, en los días posteriores al tiroteo en El Paso, la organización recibió llamadas de hispanos preocupados en busca de información sobre la supremacía blanca y el sitio web donde se publicó el manifiesto.
Algunos se preocuparon de si un tiroteo masivo podría ocurrir en Phoenix, una ciudad con más del 40 por ciento de hispanos, compartió Galindo-Elvira.
"Lo que le digo a la gente es que no podemos vivir con miedo, pero también tenemos que estar atentos y ser conscientes de la retórica y nuestro entorno", señaló.
Dijo que la información es importante y que desde el año pasado la liga ha estado entrenando a funcionarios de consulados mexicanos en todo Estados Unidos sobre cómo denunciar crímenes de odio contra sus ciudadanos en medio de la retórica antilatina.
Aun así, Erik Contreras, de 36 años, nieto de inmigrantes panameños y mexicanos, dijo que la violencia reciente lo ha orillado a revisar nerviosamente los estacionamientos, donde teme que los agresores puedan atacar.
"El otro día fuimos al zoológico de Oakland y me encontré buscando la salida, por si acaso", contó Contreras, que trabaja en una escuela de Union City, California, y tiene tres hijos.
"No quiero vivir así. Este es nuestro país".
Otero, la poeta, dijo que trata de dar sentido a los ataques repitiendo los hechos en su mente.
"Este es alguien que manejó nueve horas para matar a personas como yo", apuntó sobre el tirador de El Paso, conteniendo las lágrimas.
"No sé qué hacer con eso".
En un esfuerzo por ayudar, está organizando una lectura pública de poetas en Albuquerque para recaudar dinero para las familias de las víctimas de El Paso.
Flaviano Graciano, del grupo de defensa de inmigrantes New México Dream Team, contó que los activistas están utilizando las tragedias para organizar a los residentes.
Él dice que los grupos están planeando foros para ayudar a educar a los inmigrantes latinos sobre sus derechos y sobre cómo pueden protegerse contra la violencia y las redadas anticipadas.
A veces, la mejor manera de lidiar con el prejuicio antihispánico es simplemente hacerle frente, dijo la aviadora de la Fuerza Aérea Xiara Mercado, quien llamó la atención en Facebook el mes pasado con su historia, en la que cuenta que una mujer que le está haciendo pasar un mal rato sólo por hablar español.
Mercado explicó que, como miembro del ejército, no podía comentar sobre la reciente violencia anti-latina.
Pero en su caso, después de sufrir discriminación en el pasado, "finalmente decidí hablar".
Relató que permaneció en silencio cuando, años antes, le dijeron que "hablara estadounidense" durante una estadía en Michigan, y luego cuando un oficial de policía en Indiana cuestionó la autenticidad de su licencia de conducir puertorriqueña.
Pero Mercado, de 27 años, confesó que tuvo suficiente cuando fue confrontada por una mujer mientras hablaba por teléfono en español con una amiga estadounidense en un Starbucks de Honolulu.
La mujer le dijo que hablar español era "desagradable" y "no representa a Estados Unidos y ese uniforme que llevas puesto".
En una publicación de Facebook del 17 de julio, compartida más de 48 mil veces, Mercado mandó un mensaje a la mujer: "Lo único desagradable aquí es que no tienes ni idea de tu discriminación, por favor, infórmate. Que tengas un buen día.''
La unidad militar 15th Wing, de la base de Pearl Harbor-Hickam, Hawai, confirmó que Mercado forma parte del Decimoctavo Escuadrón de Evacuación Aeromédica, y la respaldó diciendo: "La Fuerza Aérea reconoce que nuestra fuerza proviene de la diversidad".