El Paso

Critican demócratas interés de republicanos en migrantes

Los republicanos de Texas culpan a Biden del aumento en las detenciones de migrantes y las condiciones en los centros de detención, pero eso no parecía preocuparles cuando Trump era presidente

Texas Tribune / Migrantes no acompañados en el centro de procesamiento de migrantes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza en El Paso

Julián Aguilar / The Texas Tribune

lunes, 12 abril 2021 | 06:00

Mientras la administración Biden continúa teniendo problemas para solucionar el incremento en las aprehensiones de migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México, la Casa Blanca se ha convertido en un objetivo constante para los republicanos de Texas, quienes han criticado al presidente por las condiciones de los centros federales de detención para las familias y menores.

La administración también está recibiendo críticas después de haberle negado el acceso a los reporteros a los centros de detención que han crecido más allá de sus capacidades, un problema al que se le ha dado una atención adicional durante la pandemia del Covid-19.  Entre esos centros se encuentran las instalaciones en Carrizo Springs, el Centro de Convenciones de Dallas y Fort Bliss, la base del Ejército ubicada en El Paso.

Los senadores Ted Cruz y John Cornyn y el gobernador Greg Abbott visitaron recientemente la frontera sur del estado, incluyendo una conferencia de prensa que dio Abbott frente a un cerco de vehículos del Departamento de Seguridad Pública que Texas que estaban estacionados cerca de la orilla del Río Grande en Mission el mes pasado, mientras que Cruz fue el anfitrión de una delegación de senadores de Estados Unidos que hicieron un recorrido en un bote del Departamento de Seguridad Pública, unas semanas después.

“Esta crisis humanitaria, de salud pública y de seguridad nacional es el resultado de que Biden haya detenido la construcción del muro, volviendo a instituir la política de atrapar y liberar y el dar por terminado el programa de Permanecer en México”, dijo Cruz en un tweet después que The Washington Post reportó que agentes federales fronterizos aprehendieron a 171 mil migrantes el mes pasado –una cifra que incluyó a 18 mil 800 menores no acompañados, lo cual representa un incremento del 99 por ciento respecto al mes de febrero.

Sin embargo, los demócratas también están cuestionando en dónde está la compasión conservadora de hace menos de dos años durante el mandato del presidente Trump, cuando las aprehensiones alcanzaron cifras casi récord a pesar de las medidas estrictas que se aplicaron en la frontera. Abbott se encolerizó con los demócratas del estado porque dijeron que el gobernador ahora se preocupa por la manera en que han sido tratados los migrantes que están bajo custodia federal.

“Las negligentes políticas de fronteras abiertas de la administración Biden han generado una crisis humanitaria para los menores no acompañados que cruzan la frontera”, comentó Abbott en un comunicado fechado el 15 de marzo. “Debido a que no tiene ningún plan, la administración ha provocado condiciones inhumanas y lamentables para los niños que se encuentran detenidos en Texas”.

El ex representante Beto O’Rourke, quien no ha descartado postularse para ocupar el puesto de Abbott en el 2022, le refutó días después con un tweet, haciendo referencia a un correo electrónico sobre inmigración que la campaña de Abbott envió a sus simpatizantes un día antes que un hombre armado matara a casi dos docenas de personas en un Walmart de El Paso, en agosto de 2019.

“¿A usted le importan los inmigrantes? Un día antes de que un supremacista blanco matara a 23 personas en El Paso (asegurando que había una ‘invasión de hispanos en Texas’) usted envió una carta urgiendo a los republicanos a ‘DEFENDER A TEXAS DE INMEDIATO’ de los inmigrantes ‘y tomar las cosas en sus propias manos’”, comentó O’Rourke en el tweet.

Posteriormente, Abbott dijo que “se cometían errores” cuando surgió la noticia de la carta. Su oficina no respondió a la petición que se le hizo para que opinara sobre los comentarios de O’Rourke.

Los críticos de Abbott sobre la inmigración también señalaron que el año pasado, Abbott retiró la participación de Texas del programa federal de reasentamiento de refugiados, en el que organizaciones no lucrativas y religiosas colaboraron con el Gobierno federal para ayudar a la gente a huir de la violencia en sus países. Eso ocurrió después que él demandó a la administración Obama en el 2016 para impedir que los refugiados sirios se reasentaran en Texas.

Debido a que los demócratas y los defensores de los derechos de los inmigrantes han cuestionado el aparente cambio radical de Abbott sobre el tratamiento de los migrantes, el gobernador lanzó el mes pasado el Operativo Lone Star, una estrategia estatal de aplicación de la ley encabezada por el Departamento de Seguridad Pública de Texas para imponer medidas estrictas contra el tráfico humano –que es una continuación de varios años de esfuerzos para aplicar la ley en la frontera por los funcionarios electos de Texas, quienes han aprobado un presupuesto de 800 millones de dólares bienales desde el 2015 para enviar recursos estatales a la frontera.

“La seguridad de los niños de Texas sigue siendo una constante prioridad para el gobernador, lo cual ha dado lugar para que creara el Equipo de Tráfico Sexual Infantil en el 2016 para combatir este terrible delito y proteger a todas las víctimas jóvenes de nuestro estado”, comentó la secretaria de Prensa de Abbott, Renae Eze, a través de un comunicado. “En la reciente expansión del Operativo Lone Star incluye esfuerzos para aplicar medidas estrictas contra el tráfico humano relacionadas con los cruces ilegales en la frontera, y llamó a este equipo de expertos para que ayudaran en esos esfuerzos para cuidar a los menores no acompañados y procesar a cualquier traficante”.

La semana pasada, durante una visita a la ciudad Weslaco en el Valle del Río Grande, Abbott comentó que desde que inició el Operativo Lone Star, oficiales del Departamento de Seguridad Pública de Texas han encontrado a unos 16 mil migrantes indocumentados, a quienes dijo que fueron referidos a la Patrulla Fronteriza. Los policías del Departamento de Seguridad Pública también arrestaron a unas 600 personas sospechosas de estar involucradas en el contrabando humano, de drogas y armas, dijo Abbott.

La representante demócrata Verónica Escobar de El Paso, comentó que la situación en la frontera es preocupante pero no es nueva.

“Hemos tenido a tres diferentes presidentes que han enfrentado el mismo desafío en la frontera en relación con los migrantes centroamericanos”, dijo.  “Por primera vez, creo que tenemos una administración que desea solucionar el problema de una manera muy holística y frontal”, dijo durante un evento organizado por Texas Tribune la semana pasada. “Ha sido frustrante para mí y para algunos miembros de mi comunidad ver a algunas personas de los medios de comunicación actuar como si este fenómeno fuera nuevo y que ocurrió a partir del 20 de enero”.

Jim Darling, el alcalde de McAllen compartió un mensaje similar:  “La ciudad ha visto esto anteriormente”.

“No es nada que no podamos manejar y ése ha sido nuestro mensaje”, dijo, agregando que la crisis está en Washington, D.C., en donde los políticos no han podido llegar a una solución viable. “Nuestra ciudad sigue siendo segura, estamos manejando todo eso. Y espero que lo podamos resolver muy pronto”.