El Paso

Crea despensa comunitaria para apoyar al necesitado

La mecánica es simple, samaritanos donan productos enlatados o no perecederos sin mayor trámite o formalidad

Roberto Carrillo / El Diario de El Paso

Roberto Carrillo Arteaga / El Diario de El Paso

miércoles, 02 diciembre 2020 | 06:00

La idea de ayudar a una comunidad en crisis no es nueva para Brittany Girle, una madre y filántropa paseña, quien junto a su familia no dudó en organizar un puesto de víveres gratuito para aquellos menos favorecidos durante las festividades de fin de año.

Hace pocos días, Brittany encontró un escritorio viejo en un callejón, y tras una labor de limpieza y pintura puso frente a su domicilio un “Neighborhood Food Pantry” (Despensa de alimentos del Vecindario) en la calle Cambridge del barrio Austin Terrace, en la zona Central de El Paso.

“Nos enteramos por medio de la aplicación Neighborhood (ahora Nextdoor) que había personas que necesitaban comida en nuestra comunidad. Habíamos oído hablar de Giving Pantry antes y simplemente tomamos ese camino”, sostuvo Girle, quien no es ajena a la labor en beneficio común.

Quienes transiten por la cuadra 4300 de la calle Cambridge podrán encontrar la singular despensa que es abastecida por las donaciones de los vecinos.

El puesto lleva una leyenda bilingüe en letras blancas: “Toma lo que necesites, deja lo que puedas”.

Esta iniciativa había tenido éxito en pequeñas librerías comunitarias, pero con la pandemia y el distanciamiento social, los vecinos de Austin Terrace encontraron una fórmula para dar y recibir ayuda desde un punto de acopio y distribución a unos cuantos pasos de sus hogares.

“Esta es la primera vez que lo hacemos”, dijo Beverly, quien llegó junto a su familia a El Paso hace 16 años “para trabajar en un ministerio que construye hogares para familias necesitadas en Juárez. 

De acuerdo a Girle muy pocas veces tienen que guardar víveres al terminar el día, ya que el flujo de personas es constante tanto para donar alimentos, como para recibirlos.

“Yo diría que es bastante parejo, ya que sabemos cuándo se deja la comida, y a menudo se acaba en una hora o al final del día”, afirmó.

La mecánica es simple, samaritanos donan productos enlatados o no perecederos sin mayor trámite o formalidad, mientras que quienes se benefician de las donaciones no deben llenar formularios, responder preguntas o cumplir requisito alguno.

“Algunas veces hemos visto el cambio dejado allí, como una forma de retribuir por recibir lo que necesitan”, dijo Girle.

“Creo que retribuir es una de las mejores formas de agradecer, por ello nos sentimos tan bendecidos a diario de ver esta efusión de amor en nuestra comunidad y esperamos que llegue a los necesitados e inspire a otros a hacer lo mismo”, sostuvo.

La despensa de Austin Terrace estará disponible a lo largo de las festividades de fin de año.