El Paso

Busca Kamala Harris alto a inmigración

Vicepresidenta estadounidense se reúne hoy con López Obrador para coordinar esfuerzos

Associated Press

Zolan Kanno-Youngs / The New York Times

martes, 08 junio 2021 | 06:00

Guatemala— Durante su primer viaje al extranjero como vicepresidenta, Kamala Harris dijo que Estados Unidos reforzaría las investigaciones sobre la corrupción y la trata de personas en Guatemala, al tiempo que transmitía un mensaje claro y contundente a los inmigrantes indocumentados que esperaban llegar a Estados Unidos: “No vengas”.

La Sra. Harris emitió la advertencia durante un viaje que fue una prueba temprana pero fundamental para un vicepresidente que actualmente tiene la tarea del complejo desafío de romper un ciclo de migración desde Centroamérica al invertir en una región plagada de corrupción, violencia y pobreza.

Si bien el presidente Biden hizo campaña para deshacer algunas de las restricciones fronterizas de la administración Trump, permitiendo que los migrantes soliciten asilo en la frontera de Estados Unidos, Harris amplió la postura actual de la Casa Blanca de que la mayoría de los que cruzaron la frontera serían rechazados y, en cambio, necesitarían encontrar vías legales o protección más cerca de sus países de origen.

Harris no rehuyó el lenguaje brusco a la hora de discutir la corrupción con el presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, quien ha sido criticado por tener una agenda política y por perseguir a funcionarios que luchan contra la corrupción.

“Buscaremos erradicar la corrupción donde sea que exista”, dijo Harris, y agregó que la administración respaldaría una unidad anticorrupción en la oficina del fiscal general.

“Esa ha sido una de nuestras más altas prioridades en términos del enfoque que hemos puesto aquí después de que el presidente me pidió que me ocupara de este tema de centrarnos en esta región”.

La vicepresidenta, cuyas propias aspiraciones a la Presidencia son claras, fue elegida por Biden para invertir en Centroamérica para disuadir a los vulnerables de hacer el peligroso viaje hacia el Norte. Biden ha enfrentado críticas de republicanos y algunos demócratas moderados en los primeros meses de su mandato por el creciente número de cruces de menores no acompañados en la frontera entre Estados Unidos y México.

Los principales asesores de la vicepresidenta han tratado de diferenciar su papel de la mina terrestre política de administrar la frontera, en lugar de decir que su enfoque está en trabajar con gobiernos extranjeros para impulsar la economía centroamericana y crear más oportunidades para las personas que ahora ven huir a los Estados Unidos como su mejor opción.

Harris anunció nuevos pasos en el esfuerzo el lunes. La administración Biden desplegará oficiales de Seguridad Nacional en las fronteras Norte y Sur de Guatemala para capacitar a los funcionarios locales, una táctica similar a la utilizada por administraciones anteriores para disuadir la migración. 

Los Departamentos de Estado y de Justicia también establecerán un grupo de trabajo para investigar casos de corrupción que tengan vínculos con Guatemala y Estados Unidos, al mismo tiempo que capacitarán a fiscales guatemaltecos.

“Tuvimos una conversación muy franca sobre la importancia de un Poder Judicial independiente”, dijo Harris. “Tuvimos una conversación sobre la importancia de una sociedad civil fuerte”.

La administración Biden también describió una inversión de 48 millones de dólares en programas de emprendimiento, viviendas asequibles y negocios agrícolas en Guatemala, parte de un plan de cuatro años y 4 mil millones de dólares para invertir en la región. El mes pasado, Harris promocionó los compromisos de una docena de empresas privadas, incluidas Mastercard y Microsoft, para desarrollar la economía en Centroamérica.

Pero sobre esos programas hay preguntas sobre cómo garantizar que la ayuda estadounidense beneficie a quienes más la necesitan, y no sólo a los contratistas reclutados por funcionarios estadounidenses o guatemaltecos.

Guatemala expulsó en 2019 a un panel anticorrupción respaldado por las Naciones Unidas, conocido como Cicig, que trabajó junto con los fiscales guatemaltecos para presentar casos de corrupción, pero también fue acusado por los conservadores en el país de tener una agenda política.

La vicepresidenta hizo hincapié en sus comentarios de apertura para centrarse en alentar a los posibles inmigrantes a permanecer más cerca de casa mientras solicitaban permiso para ingresar a los Estados Unidos y esperaban recibir respuestas.

Días antes, sus principales asesores anunciaron planes para establecer un nuevo centro en Guatemala donde las personas puedan aprender cómo obtener protección de asilo o estatus de refugiado mientras aún se encuentran en Centroamérica, en lugar de viajar a la frontera de Estados Unidos.

“La mayoría de la gente no quiere dejar el lugar donde crecieron. Su abuela. El lugar donde rezaron. El lugar donde se habla su idioma, su cultura es familiar”, dijo Harris. “Y cuando se van, generalmente tiene que ver con dos razones: o están huyendo de algún daño o simplemente no pueden satisfacer sus necesidades básicas”.

Mientras tanto el día de hoy Harris se reunirá con el presidente de México, Andrés Manuel Lopez Obrador, con quien discutirá sobre la crisis fronteriza y los motivos fundamentales que han causado la migración de centroamericanos a Estados Unidos utilizando a México como principal ruta de escape.

Ha habido críticas de algunos funcionarios en Guatemala y México sobre el momento y el impulso de la misión de Harris para frenar la migración a Estados Unidos desde la región, justo cuando México acaba de celebrar unas elecciones intermedias.