Vamos

Plazas históricas y llenas de vitalidad

Conoce tres espacios que inspiran y encantan a quienes las visita

Agencia Reforma / Jemaa el Fna, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2008, es un lugar lleno de vida en Marrakech que ve pasar a lo largo del día a vendedores.
Agencia Reforma / En la Plaza de Armas de Cusco, Perú, destacan sus construcciones coloniales como el Palacio de Gobierno y el Palacio Arzobispal. En sus alrededores se encuentra la Catedral.
Agencia Reforma / La Plaza del Mercado de Cracovia, en Polonia, es medieval y una de las más antiguas de Europa. Por ella suelen pasar vendedores de flores y carruajes de caballos.

De la Redacción

lunes, 06 julio 2020 | 10:25

Espacios que inspiran

Por su interesante historia y vitalidad, estas tres plazas suelen encantar a quien las visita.

Una joya peruana

La Plaza de Armas está localizada donde antes estuvo el centro de la capital inca. Una creencia entre historiadores es que la ciudad de Cusco fue planeada para evocar la forma de un puma y que el corazón de éste se encuentra precisamente en la plaza. Destacan sus construcciones coloniales como el Palacio de Gobierno y el Palacio Arzobispal. En sus alrededores se encuentra la Catedral de Cusco, con una gran colección de pinturas de la escuela cusqueña importante corriente artística surgida en el siglo 16 donde frecuentemente se retrataba a santos). La plaza también alberga la Iglesia de la Compañía de Jesús, construida por los jesuitas en el siglo 16; así como varios negocios y restaurantes.

Monumental y comercial

La Plaza del Mercado de Cracovia, en Polonia, es medieval y una de las más antiguas de Europa. Por ella suelen pasar vendedores de flores y carruajes de caballos. En su parte central se encuentra el Sukiennice (Lonja de los Paños), edificio originalmente erigido en el siglo 14 que ha tenido un papel clave en el comercio de la región y que también incluye una galería de arte decimonónico. Otro clásico del espacio es la torre de 70 metros, que pertenecía al al edificio del Ayuntamiento antes de que éste fuera demolido en el siglo 19.

Actualmente, la parte subterránea de la plaza cuenta con un museo que explica la historia del lugar a través de actividades interactivas y restos de construcciones antiguas.

Festín marroquí  

Jemaa el Fna, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2008, es un lugar lleno de vida en Marrakech que ve pasar a lo largo del día a vendedores de jugo de naranja, sanadores, narradores, acróbatas, músicos y más. También es considerado como una gran opción para disfrutar de las delicias locales en sus puestos de comida. Muchos turistas consideran que el mejor momento para visitarlo es durante el atardecer o la noche, ya que observarlo iluminado también es todo un espectáculo.