Vamos

Las plantas dan aroma y paz

Para estos días de confinamiento en los que el estrés puede llegar a niveles peligrosos, crear un huerto de hierbas aromáticas se presenta como una excelente opción para tener momentos de relajamiento

Eduardo Morán / El Diario

viernes, 10 julio 2020 | 13:47

Vamos a… relajarnos

Para estos días de confinamiento en los que el estrés puede llegar a niveles peligrosos, crear un huerto de hierbas aromáticas se presenta como una excelente opción para tener momentos de relajamiento, además de que nos permitirá tener a la mano este tipo de plantas que le dan más sabor y aroma al menú del día.

Disfrutarlas frescas sin duda resultará placentero y otra gran ventaja es que son fáciles de cuidar e incluso ayudarán a que la cocina tenga una mejor vista.

Por supuesto que para iniciar con un pequeño huerto de hierbas aromáticas hay que tener en cuenta algunos consejos.

Sitio adecuado

La mayoría son muy exigentes con la luz, así que unas seis horas diarias como mínimo ayudarán a un buen crecimiento.

El exceso de agua no es recomendable para las raíces, por lo que es indispensable tener un buen drenaje. Asegúrate de que las macetas tengan agujeros en la base.

Con esos requisitos es posible el cultivo en interior. Te puedes servir de jardines verticales y macetas colgantes para aprovechar al máximo los espacios.

Para elegir la maceta debes tomar en cuenta que cada planta necesita un volumen mínimo para crecer sana. La mayor parte de las aromáticas se conforman con uno o dos litros por sustrato de planta.

Consejos para plantas aromáticas más comunes en la cocina:

Albahaca

Riego abundante cada dos o tres días, con mesura

Asegurar tierra húmeda, pero sin charcos

No resiste al frío

Cortar la flores cuando esté a punto de salir

Tomillo

Plantarla en primavera

Requiere suelos secos

Regarla cada tres o cuatro días

Colocar algunas piedras en la base de la maceta antes de echar la tierra

Puede tardar un mes en germinar

Gusta de lugares soleados

Menta

Requiere maceta ancha más que profunda

Necesita riego frecuente

Puede vivir en lugares con poca luz

Tarda en germinar entre 15 y 30 días

Romero

Necesita poca agua y le gusta mucho el sol

Crece muy lento desde la semilla, casi hasta un mes

Además de dar buen sabor, son muy lindas para decorar

Orégano

Ideal para salsas

Crece en lugares parcialmente sombreados

Es mejor que esté bien soleado

Aguante bien diferentes climas

Riego cada tres días, no hacer charco

Semillas germinan en 20 días

Perejil

El perejil necesita mucho sol, así que lo más recomendable es ponerlo en algún lugar donde le den mínimo seis horas diarias de luz. Le gusta bastante agua así que recomendamos se riegue cada dos días, pero es importante no dejar charcos en la tierra ya que esto nunca es ayuda.

Cilantro

Aguante bien la sombra

De vez en cuando hay que asolearla

Gusta de riego abundante, cada dos días

Cortar flores en cuanto aparezcan

Desde la semilla tarda unos 12 días en germinar

Cumplen un doble objetivo

Tener tus propias plantas aromáticas te ayuda tenerlas cerca para cuando cocines y además te ayudan a liberar estrés cuando te dedicas a cuidarlas

El Diario

Cómo agruparlas

Te facilitará mucho el trabajo agruparlas por necesidad de riego y así ninguna planta sufrirá por falta o exceso de agua.

Las aromáticas con mayor exigencia de agua son la albahaca, perejil, cilantro y menta.

Y entre las menos exigentes se encuentran el romero, el tomillo, la lavanda y la salvia.

La unión hace la fuerza

Es recomendable una maceta más grande y plantas varias hierbas en ella. Al haber más volumen de sustrato el agua tarda más en evaporarse.

Al combinar plantas altas con rastreras (como tomillo, que es bajito y crece a lo ancho, con romero, que crece a lo alto) se puede cubrir toda la superficie de la maceta y se conserva mejor la humedad y temperatura del suelo. Y también ayuda a confundir a las plagas.

Con mesura

Cosechar plantas aromáticas estimula su crecimiento y las mantiene en esa fase sin que entren en la madurez y la floración para después morir. En la fase de crecimiento el sabor de las hojas es más intenso que en la etapa de floración.

Pero nunca tomes en una sola vez más de un tercio del volumen de la planta, es mejor hacer podas pequeñas de forma regular.

Combinar con semillas

La ventaja de las semillas frente a plantas compradas es que dan plantas más adaptadas a su entorno definitivo, es más económico y permite siembras escalonadas.

Es recomendable empezar con una combinación. Comprar plantas de las que tardan más en crecer y semillas de las que crecen rápido, así desde el principio disfrutarás de algo de vegetación.

Sin embargo, con la menta es mejor tenerla en una sola maceta ya que es muy invasiva y rápidamente ocupará toda la maceta o espacio de cultivo.

Reproducción

La mayoría de las hierbas aromáticas son muy fáciles de reproducir, lo que te permitirá multiplicar tu huerto sin costo alguno. Puedes hacerlo cuando las perennes se hayan hecho muy leñosas para sustituirlas, para regalar o porque tal vez crees que nunca hay demasiada albahaca.

Consejos generales

1. Las ventanas son lugares ideales para tenerlas.

2. Al regar, toca la tierra donde están. Si está muy húmeda no bebe; si está muy seca, está muy sedienta.

3. Las macetas deben ser por lo menos de 15 centímetros de profundidad y el ancho dependerá del espacio que se tenga en casa pero mientras más grandes más espacio tendrá la planta para crecer.

4. Si se siembran semillas es importante, por regla general, no enterrarlas muy profundo para que germinen sin obstáculos.

Cumplen un doble objetivo

Tener tus propias plantas aromáticas te ayuda tenerlas cerca para cuando cocines y además te ayudan a liberar estrés cuando te dedicas a cuidarlas

Cómo agruparlas

Te facilitará mucho el trabajo agruparlas por necesidad de riego y así ninguna planta sufrirá por falta o exceso de agua.

Las aromáticas con mayor exigencia de agua son la albahaca, perejil, cilantro y menta.

Y entre las menos exigentes se encuentran el romero, el tomillo, la lavanda y la salvia.

La unión hace la fuerza

Es recomendable una maceta más grande y plantas varias hierbas en ella. Al haber más volumen de sustrato el agua tarda más en evaporarse.

Al combinar plantas altas con rastreras (como tomillo, que es bajito y crece a lo ancho, con romero, que crece a lo alto) se puede cubrir toda la superficie de la maceta y se conserva mejor la humedad y temperatura del suelo. Y también ayuda a confundir a las plagas.

Con mesura

Cosechar plantas aromáticas estimula su crecimiento y las mantiene en esa fase sin que entren en la madurez y la floración para después morir. En la fase de crecimiento el sabor de las hojas es más intenso que en la etapa de floración.

Pero nunca tomes en una sola vez más de un tercio del volumen de la planta, es mejor hacer podas pequeñas de forma regular.

Combinar con semillas

La ventaja de las semillas frente a plantas compradas es que dan plantas más adaptadas a su entorno definitivo, es más económico y permite siembras escalonadas.

Es recomendable empezar con una combinación. Comprar plantas de las que tardan más en crecer y semillas de las que crecen rápido, así desde el principio disfrutarás de algo de vegetación.

Sin embargo, con la menta es mejor tenerla en una sola maceta ya que es muy invasiva y rápidamente ocupará toda la maceta o espacio de cultivo.

Reproducción

La mayoría de las hierbas aromáticas son muy fáciles de reproducir, lo que te permitirá multiplicar tu huerto sin costo alguno. Puedes hacerlo cuando las perennes se hayan hecho muy leñosas para sustituirlas, para regalar o porque tal vez crees que nunca hay demasiada albahaca.

Consejos generales

1. Las ventanas son lugares ideales para tenerlas.

2. Al regar, toca la tierra donde están. Si está muy húmeda no bebe; si está muy seca, está muy sedienta.

3. Las macetas deben ser por lo menos de 15 centímetros de profundidad y el ancho dependerá del espacio que se tenga en casa pero mientras más grandes más espacio tendrá la planta para crecer.

4. Si se siembran semillas es importante, por regla general, no enterrarlas muy profundo para que germinen sin obstáculos.