Juárez

UACJ

Adiós antigua Rectoría; harán centro de lenguas

Demolerán inmueble para construir un edificio inteligente con 25 aulas

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

miércoles, 24 marzo 2021 | 12:44

Cortesía | Maqueta del proyecto

En 1973 la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) inició formalmente sus actividades e instaló la primera Rectoría, a cargo de René Franco Barreno, en una casa de adobe ubicada en la avenida López Mateos, más de cuatro décadas después el edificio ha sido derrumbado para construir el nuevo Centro de Lenguas (Cele).

Las oficinas fueron remodeladas en 1979, pero siempre mantuvieron su estructura original de ladrillo, adobe y techo de madera. Con el paso de los años los 600 metros cuadrados del inmueble quedaron en desuso, sólo un sector era habitado por el bufete jurídico de la Universidad, por lo que se optó por demolerlo. 

En su lugar se edificará, con una inversión de 45 millones de pesos por parte del Instituto Chihuahuense de Infraestructura Física Educativa (Ichife) y la UACJ, el nuevo Cele que tendrá la capacidad para dar servicio a 570 alumnos, 220 más que el aforo que existe actualmente en el Instituto de Ciencias Biomédicas (ICB). 

“Hablamos de un edificio completo, que contará con 2 mil 300 metros cuadrados de construcción y con mil 500 metros cuadrados de obra exterior. Contará con 25 aulas, oficinas para direcciones, jefaturas, salas de maestros, cubículos, salas de cómputo, recepción y un elevador que conectará los tres niveles que tendrá este Centro de Lenguas”, informó Carlos Álvarez Ornelas, director de Infraestructura Física de la UACJ.

El proyecto también contempla la construcción de un paso elevado que conectará con el estacionamiento que se ubica del otro lado de la calle Henry Dunant, con la finalidad de evitar el tráfico y además brindar un medio para que quienes se estacionen puedan cruzar, agregó Álvarez Ornelas. 

El nuevo edificio contará con un sistema de iluminación automatizada, el cual permitirá que la luz interior se ajuste de acuerdo con la cantidad de luz natural que haya. 

“Tiene cambio de tonalidad cálida en las mañanas y fría en la tarde, con la finalidad de que los estudiantes que tomen clases en la noche puedan adaptarse al cambio de horario, para no alterar su ciclo de sueño y mejorar de esa manera la comprensión de lo que se ve en clase”, explicó. 

La demolición de la antigua Rectoría inició la semana pasada, se prevé que los trabajos para la construcción del nuevo Cele comiencen en dos semanas. La Universidad estima que la obra estará terminada a finales del presente año, además contempla continuar el proyecto con la colocación de un piso más al estacionamiento ubicado al frente.

agomez@redaccion.diario.com.mx

close
search