Estados Unidos

Ven cooperación entre Biden y AMLO pese a tensión

A pesar de esas diferencias, será crucial para manejar el tema de la inmigración, dijeron analistas políticos

Associated Press

Agencias

miércoles, 10 febrero 2021 | 10:23

Nueva York— El presidente Andrés Manuel López Obrador se convirtió en un aliado poco probable de las políticas migratorias de Trump, ahora, el presidente Joe Biden se prepara para deshacer gran parte del legado de inmigración de Trump, al mismo tiempo que enfrenta diferencias con el populista mexicano sobre otros temas bilaterales como la cooperación en materia de seguridad y el cambio climático, destacó The Wall Street Journal.

La cooperación con el presidente mexicano, a pesar de esas diferencias, será crucial para manejar el tema de la inmigración, dijeron analistas políticos.

Biden ha prometido una reforma migratoria para proporcionar un camino hacia la ciudadanía a 11 millones de inmigrantes indocumentados, casi la mitad de ellos mexicanos, destacó el diario.

El cambio de política, que según la administración resultará en un sistema de migración más humano, tiene un posible inconveniente: si se hace con demasiada prisa, podría provocar un aumento de migrantes, lo que podría resultar políticamente desastroso para Biden, indicaron los analistas.

"Están caminando sobre la cuerda floja en este caso", dice Andrew Selee del Migration Policy Institute, un grupo de expertos con sede en Washington. "Entienden que tienen que señalar que están haciendo las cosas de manera diferente, pero deben tener cuidado con lo que están haciendo en la frontera para no correr el riesgo de provocar una gran oleada".

Tanto México como Guatemala dicen que están dispuestos a mantener el estricto enfoque de aplicación de la ley hasta que la administración Biden implemente sus nuevas políticas.

La cooperación sobre migración está emergiendo como un raro punto de fuerza en la relación entre el líder nacionalista de México y el nuevo Presidente de Estados Unidos. Ambos coinciden en la necesidad de un plan de desarrollo a largo plazo para Guatemala, Honduras y El Salvador, de donde proviene la mayoría de los solicitantes de asilo que huyen de la pobreza y la violencia.

Si bien es probable que la migración siga siendo el problema bilateral más importante, hay otros problemas que complicarán la relación, incluidos estilos personales y políticos muy diferentes.

El Journal destacó que Biden es un veterano de Washington que valora la experiencia y tiene un profundo conocimiento de América Latina. López Obrador, quien desarrolló una amistad poco probable con Trump, es un populista nacionalista excéntrico que critica a los políticos del establishment.

Un área importante de diferencias políticas es la lucha contra el cambio climático, que Biden ha puesto en el centro de los objetivos de su administración.

En contraste, López Obrador está construyendo una refinería de 8 mil millones de dólares mientras canaliza más dinero a Pemex, la ineficiente petrolera estatal. Ha implementado una serie de cambios regulatorios que bloquean efectivamente el desarrollo de proyectos de energía renovable y está deshaciendo partes clave de la reforma energética de 2013 que abrió las industrias del petróleo y la electricidad a inversionistas privados, muchos de ellos estadounidenses.

Los expertos advierten que algunos de los cambios en el sector energético podrían violar el acuerdo comercial de México con Estados Unidos y Canadá.

"Lo que vamos a ver es un número creciente de conflictos en una miríada de temas, desde la energía hasta el cambio climático y el medio ambiente", dijo Carlos Elizondo, profesor de ciencias políticas en el Tecnológico de Monterrey y ex enviado a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

"La administración Biden comprende la importancia de la relación bilateral en temas generales, por lo que bien pueden tratar de evitar presionar ciertos temas candentes", dijo Stephanie Brewer, directora para México y derechos de los migrantes en la Oficina de Washington para América Latina, un grupo de defensa.

"El instinto natural de Biden será construir una buena relación, y creo que López Obrador también se esforzará", dijo Gerónimo Gutiérrez, ex embajador de México en Estados Unidos.