Trump cierra la puerta a inmigrantes; estadounidenses se las abren

Familias han compartido alimento, los han llevado a estaciones de autobús, citas médicas y hasta les han dado hospedaje por un año

Associated Press
jueves, 19 septiembre 2019 | 16:12

Nueva York— Las noticias de padres inmigrantes separados de sus hijos en la frontera resonaban en la radio y cubrían las portadas de los diarios. Vivien Tartter las leía y escuchaba frustrada.

Así que en el verano del 2018 esta profesora de psicología de 67 años decidió hacer algo: abrió las puertas de su apartamento en Manhattan a una familia guatemalteca de tres que había sido separada en un centro de detención en Colorado y reunida tres meses después en Nueva York, aunque sin un lugar donde dormir.

“Quería ayudar y sabía que podía hacer esto”, dijo Tartter, quien vive sola tras haberse divorciado y tiene dos hijos adultos que residen en otros lugares. La profesora alojó a la familia durante un año.

Tartter es un ejemplo de un creciente número de estadounidenses que en el último año han recogido a inmigrantes de centros de detención, les han llevado en sus vehículos a estaciones de autobús y a citas médicas, han compartido comidas con ellos o les han alojado en sus casas, a veces una noche, a veces por un año.

En un momento en el que Estados Unidos parece intensamente dividido a la hora de decidir qué extranjeros se quedan y cuáles se van, estos anfitriones dicen que quieren ofrecer a inmigrantes, en muchos casos solicitantes de asilo o refugiados, un lugar seguro. También buscan dar su propia respuesta a las políticas de mano dura hacia los inmigrantes promovidas por el presidente Donald Trump.


Hay numerosos ejemplos

Cuando crearon el grupo en 2018 poco después que estalló la crisis de separación familiar en la frontera, los miembros del Asylum Seekers Sponsorship Project -que se encuentran en todo el país- creyeron que sólo aparecería un puñado de personas dispuestas a abrir sus casas a extraños. Se sorprendieron al ver cerca de 100 voluntarios interesados en los primeros dos días. En poco más de un año más de 2 mil estadounidenses se han inscrito en las páginas de internet de la organización expresando su interés en acoger a inmigrantes en sus hogares; y cerca de 200 ya han recibido a personas que han pedido asilo.