Estados Unidos

Propondrá Biden presupuesto de 6 billones de dólares

El plan llevaría a Estados Unidos a su niveles más altos de gasto federal sostenido desde la Segunda Guerra Mundial

Associated Press / Joe Biden

The New York Times

jueves, 27 mayo 2021 | 10:24

Washington— El presidente Joe Biden propondrá este viernes un presupuesto de 6 billones de dólares que llevaría a Estados Unidos a su niveles más altos de gasto federal sostenido desde la Segunda Guerra Mundial, mientras tiene déficits superiores a 1.3 billones de dólares durante la próxima década.

Documentos obtenidos por The New York Times muestran que la primera solicitud presupuestaria de Biden como Presidente exige que el gobierno federal gaste 6 billones de dólares en el año fiscal 2022 y que el gasto total aumente a 8.2 billones de dólares para 2031. El cambio está impulsado por la agenda de dos partes de Biden, contenida en su Plan de Empleo Estadounidense y el Plan de Familias Estadounidenses, para mejorar la infraestructura del país y expandir sustancialmente la red de seguridad social. Incluye además otros aumentos planificados en el gasto discrecional.

La propuesta refleja las ambiciones de Biden para intentar ayudar a más estadounidenses a alcanzar las comodidades de una vida de clase media y elevar la industria del país para competir mejor a nivel mundial en una economía que el Gobierno cree estará dominada por una carrera para reducir las emisiones contaminantes y la lucha contra el cambio climático.

El plan de Biden de financiar su agenda aumentando los impuestos a las corporaciones y a las personas con altos ingresos comenzaría a reducir los déficits presupuestarios en la década de 2030. Funcionarios de la Administración han dicho que los paquetes de empleo y de familias se compensarían por completo con aumentos de impuestos en el transcurso de 15 años, lo que respalda la solicitud de presupuesto.

Mientras tanto, Estados Unidos incurriría en déficits significativos al pedir prestado dinero para financiar sus planes. Según la propuesta de Biden, el déficit presupuestario federal alcanzaría los 1.8 billones de dólares en 2022.

Aunque la economía se recupera de la recesión por la pandemia para crecer, probablemente, a su ritmo anual más veloz desde principios de la década de 1980, retrocederá levemente en los años siguientes antes de volver a crecer a casi 1.6 billones de dólares en 2031.

La deuda pública total superaría con creces el valor anual de la producción económica, aumentando al 117 por ciento del tamaño de la economía en 2031. Para 2024, la deuda como porcentaje de la economía se elevaría a su nivel más alto en la historia de Estados Unidos, eclipsando su récord de la era de la Segunda Guerra Mundial.

Los niveles de impuestos y gasto del plan de Biden llevarían la huella fiscal a niveles raramente vistos en la era de la posguerra para financiar lo que su Gobierno dice es crucial para mantener la competitividad de Estados Unidos. Eso incluye fondos para carreteras, tuberías, internet de banda ancha, estaciones de carga de vehículos eléctricos e investigación. También contempla dinero para financiar el cuidado infantil asequible, la guardería universal para infantes, un programa nacional de licencias pagadas y una serie de otras iniciativas. El gasto en defensa nacional también aumentaría, pero su proporción en la economía bajaría.

El presupuesto es simplemente una solicitud al Congreso, que debe aprobar el gasto federal. Pero con los demócratas en el control de ambas cámaras, Biden tiene muy buenas probabilidades de que se apruebe su petición.

Si se promulgan los gastos de Biden, el Gobierno gastaría el equivalente a casi una cuarta parte de la producción económica total del país cada año durante el transcurso de la próxima década. Recaudaría ingresos fiscales equivalentes a poco menos de una quinta parte de la economía total.

En cada año del presupuesto de Biden, el Gobierno gastaría más que en cualquier otro año, con excepción de 2020 y 2021, que estuvieron marcados por billones de dólares en apoyos para los estadounidenses por la pandemia de Covid-19. Para 2028, cuando Biden podría estar al final de un segundo mandato en la Casa Blanca, la Administración estaría recaudando más ingresos fiscales que casi en cualquier momento de la historia estadística moderna.

Un portavoz de la oficina de presupuesto de la Casa Blanca se negó a comentar sobre los planes este jueves.

La Administración se alista para detallar el presupuesto completo, que abarca cientos de páginas, el viernes, en Washington. Este jueves, Biden viajará a Cleveland y dará un discurso sobre la economía.