Estados Unidos

Enfrenta Biden presión para detener expulsiones fronterizas de era de Trump

Los funcionarios de la Casa Blanca se negaron a comentar sobre el expediente

The New York Times

The New York Times

martes, 25 mayo 2021 | 21:34

El presidente Joe Biden está bajo una presión cada vez mayor para que abandone una regla de inmigración de la era Trump que ha aislado a Estados Unidos a la mayoría de los migrantes durante la pandemia, y funcionarios de derechos humanos y dos de los propios consultores médicos de la administración dicen que pone en peligro a familias vulnerables.

La política, conocida como Título 42, permite a los agentes fronterizos rechazar a los migrantes sin darles la oportunidad de solicitar protecciones en los Estados Unidos. Los funcionarios de la Casa Blanca se negaron a comentar sobre el expediente, pero un funcionario del gobierno dijo que la posición de la Casa Blanca era que la regla era necesaria debido a la gran cantidad de estadounidenses que no habían sido completamente vacunados. Al igual que la administración Trump, la administración Biden ha defendido la política como una "directiva de salud pública" en lugar de una herramienta de inmigración.

El lunes, dos médicos que trabajan como consultores para el Departamento de Seguridad Nacional enviaron una carta a los miembros del Congreso diciendo que la regla tuvo el "impacto perverso" de alentar a los padres a enviar a sus hijos a cruzar la frontera solos, ya que Biden ha elegido no rechazar inmediatamente a los menores. La mayoría de los adultos solteros y muchos migrantes que viajan juntos como familias son devueltos de inmediato.

La denuncia se produjo días después de que Filippo Grandi, el alto comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados, que rara vez critica la política de inmigración de Estados Unidos, dijera que las expulsiones han tenido "graves consecuencias humanitarias".

La adopción del Título 42 por parte de la administración Biden destaca un difícil acto de equilibrio para el presidente: cómo cumplir su promesa de tener un enfoque más compasivo con los migrantes que huyen de la pobreza y la persecución mientras gestiona una oleada de personas que quieren venir a Estados Unidos. El tema también deja a Biden expuesto a ataques políticos de republicanos y demócratas moderados que dicen que corre el riesgo de perder el control de la frontera.