Gobiernos pasados de EU veían inconcebible buscar ayuda extranjera

El presidente Trump insiste en que no hizo nada malo al pedirle a otros países información perjudicial sobre sus rivales políticos

The New York Times
lunes, 07 octubre 2019 | 08:37
The New York Times |

Washington.- Un día de octubre de 1992, cuatro congresistas republicanos se presentaron en la Oficina Oval con una recomendación un tanto audaz. El presidente George Bush estaba por perder la reelección, y le dijeron que la única forma de ganar era poner en duda el patriotismo de su contendiente, Bill Clinton, por protestar contra la Guerra de Vietnam mientras estaba en Londres y por visitar Moscú cuando era joven.

A Bush le encantó la idea. Pero al mismo tiempo significaba tener que cruzar una línea y hacer algo inconcebible, al menos en lo que a él y a su equipo respectaban. “Querían que nos comunicáramos con los rusos o los británicos para buscar información sobre el viaje de Bill Clinton a Moscú”, escribió James A. Baker III, jefe de gabinete de la Casa Blanca bajo el mandato de Bush, en un memorándum ese mismo día. “Dije que no podíamos hacer eso en lo absoluto”.

El presidente Trump insiste en que él y su procurador general no hicieron nada malo al pedirles a Ucrania, Australia, Italia y Gran Bretaña que proporcionaran información perjudicial sobre sus oponentes nacionales, o al pedirle públicamente a China que investigara a su contendiente demócrata más destacado. Pero para cualquier otra administración de la era moderna, ya fuera republicana o demócrata, la idea de obtener ayuda de parte de potencias extranjeras para obtener ventajas políticas se consideraba imprudente y políticamente peligrosa, y carente de principios.

Una encuesta de 10 exjefes de personal de la Casa Blanca que trabajaron durante los mandatos de los presidentes Ronald Reagan, Bush, Clinton, George W. Bush y Barack Obama encontró que ninguno recordaba ninguna circunstancia bajo la cual la Casa Blanca había solicitado o aceptado ayuda política de otros países, y todos dijeron haber considerado la idea como un acto fuera de los límites.