Estados Unidos

Galería: Cruces nocturnos: escenas de la frontera de México-Estados Unidos

En los últimos días han venido de El Salvador, Guatemala, Honduras y, en el caso de unos pocos, Ecuador

The New York Times

lunes, 19 abril 2021 | 15:53

Peter van Agtmael / The New York Times | Un coyote cruza a una familia por el río en medio de la oscuridad Peter van Agtmael / The New York Times | Un coyote ayuda a los migrantes a llegar a Estados Unidos después de cruzar de manera segura un tramo del Río Grande cerca de Roma, Texas. Peter van Agtmael / The New York Times | Una mujer y su hijo lloran de alivio después de llegar sanos y salvos a la costa Peter van Agtmael / The New York Times | Migrantes usan las luces de sus teléfonos celulares para encontrar el camino desde el río hasta el área de espera de la Patrulla Fronteriza Peter van Agtmael / The New York Times | Los migrantes son recibidos por un agente de la Patrulla Fronteriza después de caminar desde el Río Grande Peter van Agtmael / The New York Times | Migrantes esperando en un área de parada de la Patrulla Fronteriza. El procesamiento toma gran parte de la noche Peter van Agtmael / The New York Times | Los coyotes remaron de regreso a México después de dejar un pequeño bote lleno de migrantes en Estados Unidos Peter van Agtmael / The New York Times | Un grupo de migrantes en un camino de tierra después de cruzar de México a Estados Unidos. Fueron recibidos por pastores de una iglesia local que los acompañaron hasta los agentes de la Patrulla Fronteriza para su procesamiento

Roma, Texas— Poco después del atardecer, hay señales de vida en una ribera aislada en las afueras de la ciudad fronteriza de Roma, Texas. En la costa mexicana del Río Grande, luces parpadeantes aparecen entre los árboles por un momento y luego desaparecen.

Hay el sonido de voces apagadas; de aire bombeando a un bote inflable, un suave chapoteo cuando golpea el agua. Los "coyotes", contrabandistas a los que se les paga para transportar a los migrantes a través de la frontera, silban y llaman al lado estadounidense del río: "¿Quién está ahí?"

La semana pasada, un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos acuchilló un bote inflable mientras se acercaba a la orilla.

Los contrabandistas están nerviosos. El primer grupo de migrantes está listo para cruzar, brevemente visible a la luz de las linternas de los traficantes cuando salen de los árboles hacia la orilla del río. Se oye un chapoteo de remos y el barco se mete en la rápida corriente. Después de solo unos minutos, el coyote líder salta del bote al agua hasta el cuello y lo guía hacia algunas rocas en el lado estadounidense donde los migrantes pueden desembarcar.

Algunas noches, pastores de una iglesia local esperan para ayudar a los migrantes a bajar de los botes, agarran a los niños pequeños y los colocan con cuidado en rocas planas donde no pueden caer al agua. Otras noches, los migrantes que desembarcan están rodeados de fotógrafos de prensa y equipos de televisión. Una noche, había 11 periodistas apiñados, un improbable revuelo mediático en una ribera aislada de un río.

Los grupos de migrantes varían, aunque casi todos son familias jóvenes o adolescentes no acompañados. La mayoría desembarca rápidamente sin hacer ruido y se detiene brevemente para enviar un mensaje de texto a los miembros de la familia que lo lograron. Arrancan las pulseras de plástico que los contrabandistas les han puesto en las muñecas para certificar el pago. Otros se arrodillan en oración y agradecimiento por el final seguro de su viaje. Luego caminan casi una milla por un camino sinuoso hasta la carretera principal donde los agentes de la Patrulla Fronteriza los esperan.

En los últimos días han venido de El Salvador, Guatemala, Honduras y, en el caso de unos pocos, Ecuador. Varios migrantes dijeron que el viaje tomó alrededor de un mes desde que salieron de casa hasta que llegaron a Estados Unidos. Aunque hay un aumento anual de migrantes en la primavera, este año ha visto el mayor número en al menos 15 años: más de 172 mil en marzo, incluidos al menos 18 mil 700 niños y adolescentes no acompañados, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

close
search