Estados Unidos

La ciudad de California que se hunde

Es tan vasto que los científicos de la NASA utilizan tecnología satelital para comprenderlo por completo

The New York Times

The New York Times

martes, 25 mayo 2021 | 17:31

Orcoran— En el Valle de San Joaquín de California, la ciudad agrícola de Corcoran tiene un problema multimillonario. Es casi imposible de ver, pero es tan vasto que los científicos de la NASA utilizan tecnología satelital para comprenderlo por completo.

Corcoran se está hundiendo.

En los últimos 14 años, la ciudad se ha hundido hasta 3.5 metros en algunos lugares, lo suficiente como para tragarse todo el primer piso de una casa de dos pisos y, a veces, para hacer de Corcoran una de las áreas de más rápido hundimiento del país, según a expertos del Servicio Geológico de Estados Unidos.

Subsidencia es el término técnico para el fenómeno: la deflación en cámara lenta de la tierra que ocurre cuando se extraen grandes cantidades de agua de las profundidades subterráneas, lo que hace que los sedimentos subyacentes caigan sobre sí mismos.

Cada año, los 20 kilómetros cuadrados completos de Corcoran y sus 21 mil 960 residentes se hunden un poco, ya que el suelo se hunde desde unos pocos centímetros hasta más de medio metro. No se derrumban casas, edificios o carreteras. El hundimiento no es tan dramático, pero su impacto en la topografía de la ciudad y los bolsillos de los residentes ha sido significativo. Y aunque los datos satelitales más recientes mostraron que Corcoran se ha hundido sólo 1.20 metros en algunas áreas desde 2015, una agencia de gestión del agua estima que la ciudad se hundirá otros dos a 4 metros durante los próximos 19 años.

Ya se han aplastado las carcasas de los pozos de agua potable. Las zonas de inundación han cambiado. El dique de la ciudad tuvo que ser reconstruido a un costo de 10 millones de dólares: las facturas de impuestos a la propiedad de los residentes aumentaron aproximadamente 200 dólares al año durante tres años, un precio elevado en un lugar donde el ingreso promedio es de 40 mil dólares al año.

La principal razón por la que Corcoran se ha hundido no es la naturaleza, es la agricultura.

En Corcoran y otras partes del Valle de San Joaquín, la tierra ha disminuido de manera gradual, pero principalmente porque las empresas agrícolas han bombeado agua subterránea para regar sus cultivos durante décadas, según el Centro de Ciencias del Agua de California.

Cuando los agricultores no obtienen suficiente agua superficial de los ríos locales o de los canales que llevan el agua del río del norte de California al Valle de San Joaquín, recurren a lo que se conoce como agua subterránea: el agua debajo de la superficie de la Tierra que debe bombearse. Lo han hecho durante generaciones.

La situación de Corcoran no es única. En Texas, el área de Houston-Galveston se ha estado hundiendo desde el siglo XIX. Partes de Arizona, Luisiana y Nueva Jersey han lidiado con problemas de hundimiento. Los cimientos de las iglesias de la Ciudad de México se han inclinado, y un estudio de 2012 encontró que Venecia se estaba hundiendo a un ritmo de 0.20 centímetros por año.

Pero cómo Corcoran llegó a sumergirse casi 3.65 metros en más de una década, no es una historia de tierra sino de agua. Muchos residentes y líderes locales restan importancia al hundimiento de la ciudad o lo ignoran por completo. Pocos en Corcoran están ansiosos por criticar a las empresas agrícolas que proporcionan empleos en una región en apuros por ayudar a causar un problema geológico poco conocido que nadie puede ver.

"Es un riesgo para nosotros", dijo Mary Gonzales-Gomez, residente de Corcoran de toda la vida y presidenta de la Junta de Educación del Condado de Kings. “Todos lo sabemos, pero ¿qué vamos a hacer? Realmente no hay nada que podamos hacer. Y no quiero moverme".