Estado

Familia de Julián Carrillo vive en desplazamiento forzado

En menos de dos años mataron al menos a seis familiares

El Diario de Chihuahua

De la Redacción
El Diario de Chihuahua

viernes, 25 octubre 2019 | 08:54

Chihuahua— La familia de Julián Carrillo es víctima del desplazamiento forzado luego de que en menos de dos años asesinaran al menos seis miembros de su familia, entre los que se encuentran el propio activista y el hijo de este. La familia de origen rarámuri no puede volver a sus tierras ante el temor de ser víctimas del mismo destino que corrieron sus familiares. 

La familia, que acudió el día de ayer a el evento por el aniversario luctuoso de Carrillo, prefirió no hablar con la prensa o ser fotografiados ante el temor que representa para ellos vivir bajo la amenaza de grupos delictivos.

“Hoy tenemos que agregar una exigencia más: que el estado mexicano genere las condiciones para que la familia de Julián Carrillo pueda retornar a su comunidad, al territorio que les pertenece y al que ellas y ellos sienten que pertenecen”, fueron las palabras de la jefa de unidad de Derechos Humanos, Edith Olivares Ferreto de Amnistía Internacional. 

Si bien la muerte de Julián Carrillo alcanzó resonancia internacional, en la familia ya había una amenaza inminente consideraron quienes conocían el caso del activista y quienes consideran el crimen “una muerte anunciada”. 

Los asesinatos que la IA señala son hasta seis están relacionados a la defensa de su territorio. Así pues Julián debió sepultar a su propio hijo Víctor Carrillo y sus sobrinos, Guadalupe Carrillo Polanco y Alberto Quiñones Carrillo, así como su yerno, Francisco Chaparro Carrillo. 

Mientras tanto su familia no ha podido regresar a su comunidad, por lo que viven desplazados y con miedo a sufrir un nuevo atentado a la vida de alguno de ellos.