El Paso

La inseguridad alimentaria crece para universitarios

Sólo en EPCC el 39% de los alumnos la han experimentado este año

Corrie Boudreaux / El Paso Matters

Jéwel Jackson / El Paso Matters

jueves, 22 abril 2021 | 06:00

Por primera vez en su vida, Giselle Paredes necesita ayuda para alimentar a su familia.

“Muchas veces no tengo algo para cocinar, así que pienso, ‘¿qué voy a hacer?’”, Dijo Paredes. “Tienen hambre porque están estudiando”.

La esposa de 45 años y madre de dos hijos, dice que tiene poco tiempo para concentrarse en sus propios estudios educativos como estudiante de contabilidad en El Paso Community College, y al mismo tiempo se ocupa de su hogar.

La pandemia de Covid-19 ha puesto de relieve cómo los estudiantes universitarios a menudo luchan por satisfacer sus necesidades básicas, como alimentos y refugio, mientras persiguen una educación. En 2019, el 45 por ciento de los estudiantes de educación superior informaron haber experimentado inseguridad alimentaria en los 30 días anteriores, incluido el 48 por ciento de los estudiantes de colegios comunitarios. Eso fue antes de la pandemia y los trastornos económicos que causó.

El mes pasado, EPCC publicó los resultados de un cuestionario para estudiantes que encuestaba a los estudiantes sobre sus necesidades básicas durante la pandemia. De los 1 mil 399 estudiantes que participaron, el 39 por ciento experimentó inseguridad alimentaria 30 días antes.

“Me siento mal por decir que me ayuden con la comida o la cocina”, dijo Paredes sobre sus dos hijos, uno estudiante universitario y el otro estudiante de secundaria.

¿Qué hay detrás de la inseguridad alimentaria?

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos define la inseguridad alimentaria como “una condición económica y social a nivel del hogar de acceso limitado o incierto a una alimentación adecuada”.

En su forma más simple de entender, “la inseguridad alimentaria básicamente significa que las personas no saben de dónde vendrá su próxima comida”, dijo Susan Goodell, directora ejecutiva de El Pasoans Fighting Hunger Food Bank.

Los altos niveles de pobreza y lo que se conoce como “hogares e individuos ALICE” (asset limited, iIncome  constrained, employed) son factores estrechamente correlacionados que pueden contribuir a que los habitantes de El Paso tengan inseguridad alimentaria, dijo Goodell.

“La gente está trabajando, pero no aporta suficientes ingresos para pagar las necesidades básicas”, dijo Goodell sobre la categoría ALICE.

En 2018, El Paso tenía una tasa de inseguridad alimentaria del 15 por ciento y 125 mil 910 personas padecían inseguridad alimentaria, según los últimos datos de Feeding America. La tasa de inseguridad alimentaria de El Paso era la misma que la del estado de Texas.

“La mayoría de nosotros pensamos en la comida como una cuestión humanitaria, pero cuando miramos la cuestión desde un aspecto social, rápidamente nos damos cuenta de que la comida afecta todos los demás aspectos de la vida. No es solo una cuestión humanitaria, es una cuestión de derechos humanos”, dijo Goodell.

Aquellos que se encuentran en situación de inseguridad alimentaria pueden sentir que los demás los menosprecian, dijo.

“El estigma en torno a la inseguridad alimentaria es bastante generalizado”, dijo. “Las personas a menudo se sienten avergonzadas cuando no pueden alimentarse a sí mismas ni a su familia. Puedo entender ese sentimiento, pero creo que las personas merecen comida porque son seres humanos”.

En 2017, El Paso Fighting Hunger Food Bank proporcionó 10.5 millones de libras de alimentos a los habitantes de El Paso. Eso aumentó a 139.7 millones de libras de alimentos durante el año pandémico de 2020.

Pero eso todavía no es suficiente. “Nuestro desafío es encontrar suficiente comida para satisfacer las necesidades de los habitantes de El Paso”, dijo Goodell.

La legislación haría que más estudiantes fueran elegibles para SNAP

El senador estatal César Blanco, demócrata de El Paso, también está abordando el problema de la inseguridad alimentaria entre los estudiantes universitarios a través del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria, o SNAP, por sus siglas en inglés. Actualmente, los estudiantes universitarios generalmente no son elegibles para recibir beneficios de SNAP a menos que cumplan con una exención. Blanco está tratando de cambiar eso.

“He visto esto de primera mano”, dijo Blanco. “He visto a jóvenes esperando en filas en el banco de alimentos. He hablado con estudiantes y he estado en ayuntamientos donde esto se ha abordado como un problema”.

El proyecto de ley de Blanco, SB 869, ampliaría la elegibilidad de SNAP para incluir estudiantes universitarios.

“Los estudiantes no deberían tener que elegir entre su educación y tener comida”, dijo Blanco.

Inseguridad durante una pandemia

Paredes dijo que está agradecida de poder recibir ayuda de EPCC para alimentar a su familia.

“Fue increíble para mí abrir mi correo electrónico y ver que hay mucha ayuda”, dijo Paredes.

Paredes ha podido recibir comidas preparadas a través del programa Chefs Share de la escuela, que ofrece comidas preparadas para estudiantes con inseguridad alimentaria y sus familias.

“Vinieron a mi casa, usaron guantes, cubrebocas y yo estaba como, oh woah”, recordó Paredes. “Recuerdo ese día. Estaba ocupada y estaba muy agradecido de que hubiera comida”.

Bajo la instrucción del chef Daniel Guerra, quien creó el programa en abril de 2020 con la ayuda de otros miembros de la facultad, el programa se ha convertido en una extensión del programa culinario de la escuela.

“Cuando ocurrió el huracán Katrina y trajeron gente de Nueva Orleans a El Paso, el EPCC estaba allí. Nos instalamos en el centro de convenciones, servimos comidas a esas personas tres veces al día y participamos”, recordó Guerra.

Ahora, con una pandemia que afecta a su ciudad natal, Guerra dijo que se sentía como si estuviera sentado al margen.

“Me sentí fatal porque no podía hacer nada por mis estudiantes”, dijo.

Un año después, el programa se ha expandido fuera de sus siete miembros originales de la facultad y ahora incluye la participación de estudiantes que ayudan a preparar las comidas semanales.

Con la colaboración de la despensa de alimentos tejana de la escuela, Guerra puede comunicarse directamente con los estudiantes que han llenado los formularios de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica (CARES) por Coronavirus o formularios de ayuda de emergencia proporcionados directamente por EPCC.

Paredes dijo que llenó el formulario CARES para indicar que su hogar padecía inseguridad alimentaria. Poco después, recibió una llamada preguntándole si le gustaría que le llevaran comida a su casa.

“Fue la primera vez que llené el formulario”, dijo Paredes. “No sabía lo que iba a pasar”.

Entre el 39 por ciento de los estudiantes encuestados que padecían inseguridad alimentaria, a casi la mitad les preocupaba quedarse sin comida antes de tener dinero para comprar más, según datos de la encuesta EPCC.

“No solo alimentamos al estudiante, alimentamos a la familia”, dijo Arvis Jones, director de liderazgo y vida estudiantil de EPCC.

Jones, quien ayuda a supervisar la despensa de comida tejana de la escuela, dijo que, a pesar de los resultados de la encuesta de una gran necesidad de alimentos para los estudiantes, el número de personas que utilizan la despensa de alimentos es bajo. Ella sospecha que los estudiantes están utilizando otros bancos de alimentos y reciben ayuda en otros lugares.

“Queremos que los estudiantes sepan que está ahí si quieren usarlo”, dijo Jones.