PUBLICIDAD

El Paso

Inminente nueva crisis migratoria, advierten

Urge activista a autoridades locales a actuar para evitar que reine el desorden

Cindy Ramírez/El Paso Matters

miércoles, 18 mayo 2022 | 06:00

Associated Press | Aunque el secretario de Seguridad Nacional (DHS), Alejandro Mayorkas, recorrió ayer la frontera en McAllen y aseguró estar preparado para el incremento en el flujo de migrantes, activistas y políticos cuestionan sus declaraciones

PUBLICIDAD

Con una tranquila desesperación en su voz, Rubén García dice que una crisis humanitaria está una vez más tocando a nuestra puerta.

“Ya tuvimos un ejemplo de liberación en la calle. ¿Qué va a pasar cuando se levante el Título 42?” pregunta García, fundador de Casa Anunciación, una organización religiosa sin fines de lucro de El Paso que brinda alimentos, transporte y refugio temporal para migrantes. “No hay forma de que lo que está disponible actualmente sea suficiente”.

PUBLICIDAD

García se refiere a lo que él llama sitios de hospitalidad, o instalaciones de alojamiento temporal para migrantes, que estaban llenos el domingo por la mañana cuando las autoridades fronterizas liberaron a más de 100 migrantes de su custodia y los dejaron en la estación de autobuses Tornado en el Centro de El Paso.

Esas “liberaciones en la calle” generalmente ocurren cuando los centros de retención y detención de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) están llenos y organizaciones como Casa Anunciación y sus sitios asociados también están saturados.

El Título 42, la disposición de la ley de salud pública que se implementó bajo la presidencia de Donald Trump en marzo de 2020 cuando comenzó la pandemia de Covid-19, esencialmente expulsa a los migrantes a México u otros países bajo la premisa de controlar el virus en los Estados Unidos. 

La administración de Biden anunció planes para poner fin a la disposición el 23 de mayo, pero esa acción está ligada a desafíos judiciales.

Pero García sostiene que el Título 42 es una “historia colateral” del panorama general. Desde un principio no se podía expulsar a personas de determinadas nacionalidades. México generalmente no aceptará expulsiones del Título 42 que no sean mexicanos y personas de Guatemala, Honduras y El Salvador. Otras nacionalidades pueden ser expulsadas a sus países de origen, pero eso es mucho más difícil.

Ahora, personas de países a los cuales no pueden ser expulsados, incluidos algunos haitianos, están llegando en números cada vez mayores, dijo García.

Muchos de ellos terminan en El Paso después de ser liberados de la custodia federal antes de dirigirse con sus familias patrocinadoras en otros lugares del país.

“Están aquí, en nuestra puerta”, dijo García, quien anticipa más liberaciones en las calles en los próximos días y semanas mientras los refugios batallen para satisfacer la demanda.

Ahora, dice García, sólo está tratando de “alcanzar el equilibrio” y reunir sitios de hospitalidad con números a la par de las liberaciones antes del levantamiento del Título 42.

“Si se levanta el Título 42, esto es lo que digo: la Ciudad de El Paso y el Condado de El Paso necesitan abrir sitios de hospitalidad por sí mismos. Necesitan encontrar edificios que se puedan usar y necesitan encontrar personas que los atiendan”.

García dijo que evitar una crisis requiere un enfoque de tres frentes: organizaciones sin fines de lucro e iglesias, la Ciudad y el Condado, y el Gobierno federal.

“No podemos seguir dependiendo sólo de los grupos comunitarios”, dijo García. “Lo que se necesita es que el Gobierno federal abra la capacidad de hospitalidad. Pero eso por sí sólo no exime a la Ciudad y al Condado de su responsabilidad de hacer lo mismo”.

Vertiente 1: Gobierno federal

Tras el anuncio de la terminación planificada del Título 42, el Departamento de Salud y Servicios Humanos y el Departamento de Justicia emitieron en marzo una regla para mejorar y acelerar el procesamiento de las solicitudes de asilo otorgando alivio de manera más eficiente a quienes tienen solicitudes de asilo válidas.

También pidió la pronta remoción de aquellos cuyos reclamos sean denegados.

En un memorando de 20 páginas sobre seguridad fronteriza y preparación emitido en abril, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro N. Mayorkas, describió los desafíos y planes para abordar el “número sin precedentes de no ciudadanos que buscan ingresar a los Estados Unidos”.

CBP tiene 23 mil agentes y oficiales trabajando a lo largo de la frontera Suroeste, incluido un aumento reciente de 600 miembros del personal y el apoyo de agentes de la ley y oficiales de otras agencias gubernamentales, dice el memorando.

Mayorkas estima que CBP tendrá unos 18 mil migrantes al día bajo custodia en cualquier momento para el 23 de mayo, frente a los 13 mil a principios de 2021.

Para mitigar la situación, dice el memorando, CBP ha duplicado su capacidad para transportar migrantes diariamente y brindará apoyo médico y protocolos de mitigación de Covid-19 en 24 sitios de CBP antes del 23 de mayo.

Mayorkas también dijo que CBP está reforzando la capacidad de las organizaciones no gubernamentales para recibir a los migrantes después de que hayan sido procesados por la agencia, diciendo que están trabajando para mejorar la comunicación y la coordinación con los socios relevantes. La agencia también está solicitando asistencia del Programa de Alimentos y Refugio de Emergencia, un programa de subvenciones de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

En una conferencia de prensa desde McAllen el martes, Mayorkas resumió los puntos del memorando. Se le pidió que ampliara de qué manera las organizaciones no gubernamentales como Casa Anunciación recibirían asistencia adicional, pero sólo respondió a la segunda parte de la pregunta: ¿Qué mensaje espera que la conferencia de prensa envíe a los migrantes?

“No pongan sus vidas en manos de personas que sólo buscan explotar sus vidas con el fin de obtener ganancias”, dijo. “Estamos construyendo vías seguras, ordenadas y humanas para acceder a los beneficios que brinda la ley y que ha aprobado el Congreso. Pero viajar de un país a otro guiados por contrabandistas, sólo para encontrarse con las autoridades del Gobierno de los Estados Unidos, no es la forma de lograr el alivio. La frontera, las leyes de la frontera, se harán cumplir”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search