El Paso

Considera banco de alimentos más recortes en servicios

Durante la pandemia los voluntarios disminuyeron y la financiación de los gobiernos locales se redujo en 2021

Danielle Prokop/El Paso Matters

domingo, 26 septiembre 2021 | 06:00

El Paso Matters | Podrían reducir a la mitad su programa que entrega cajas de alimentos

A pesar de las largas filas afuera del único banco de alimentos del área, los funcionarios dijeron que considerarán recortar más programas y continuarán los cierres actuales si no reciben fondos adicionales y más voluntarios.

Susan Goodell, directora de El Pasoans Fighting Hunger, dijo a la Corte de Comisionados del Condado de EP el 13 de septiembre que el banco de alimentos está considerando reducir a la mitad su programa que entrega cajas de alimentos a personas discapacitadas, ancianas o positivas a Covid-19; eliminar un programa para dar comida a las personas sin hogar, y cerrar permanentemente la mega despensa del West Side.

“Si encontramos mano de obra y fondos adicionales, esperamos recortar lo menos que podamos, pero al final del día, este banco de alimentos tiene que tener solución”, dijo Goodell en una entrevista.

La mega despensa de West Side continuará con su cierre temporal por ahora, dijo Goodell.

“Estamos ansiosos por reabrir ese sitio, ya que hay muy pocos socios que puedan ayudar a cubrir la necesidad en el área”, dijo.

El comisionado del Condado Carl Robinson, cuyo distrito abarca el Noreste, dijo que el banco de alimentos es “esencial” y que “haría todo lo posible” para apoyar a la organización sin fines de lucro.

Goodell informó que la organización está solicitando fondos de ayuda federal del Condado, un proceso que se espera que continúe hasta mediados de octubre. Hasta entonces, dijo, no se tomarán decisiones finales sobre los recortes del programa.

El banco de alimentos ha reducido la comida mensual entregada de 13 millones a 9 millones de libras a pesar de la gran necesidad en la comunidad, dijo Goodell, y agregó que la financiación de los gobiernos locales disminuyó en 2021. 

“Efectivamente, hemos estado matando de hambre al banco de alimentos desde principios de este año”, continuó Goodell.

¿Una solución legislativa?

Los legisladores de EP tienen la esperanza de que la Legislatura de Texas pueda proporcionar fondos para el banco de alimentos cuando se reúna durante su tercera sesión especial que comenzó esta semana.

“Mantener nuestro banco de alimentos financiado es crucial para los más vulnerables de nuestra comunidad. Los miembros de nuestra delegación han estado trabajando en estrecha colaboración con el doctor Greg Bonnen, quien preside las asignaciones de la Cámara, para asegurar ese dinero. El trabajo está en curso, pero estamos comprometidos a luchar por la estabilidad alimentaria en El Paso”, dijo el representante estatal Joe Moody, demócrata de El Paso, en un comunicado enviado por correo electrónico.

Durante la pandemia, el banco de alimentos de El Paso creció hasta convertirse en el tercero más grande de los 200 bancos de alimentos de la organización sin fines de lucro Feeding America Network, justo detrás de Houston y Los Angeles. 

Los turnos de voluntarios disminuyeron vertiginosamente a medida que las personas mayores, las escuelas y las empresas se adaptaron a la pandemia. Los vacíos en la dotación de personal fueron llenados por organizaciones sin fines de lucro, incluidas Get Shift Done y AmeriCorps, así como por la Guardia Nacional de Texas.

Pero el gobernador Greg Abbott ordenó el redespliegue de la Guardia Nacional de Texas al Valle del Río Grande y las áreas circundantes para ayudar a los agentes del Departamento de Seguridad Pública de Texas a arrestar a las personas que cruzan la frontera por cargos estatales. Goodell dijo que los últimos miembros de la Guardia Nacional de Texas se irán el 30 de septiembre, a menos que cambien sus órdenes.

En respuesta a la pérdida de voluntarios y personal, el banco de alimentos redujo las horas en los lugares y cerró tres de sus mega despensas, que proporcionaban alimentos cinco días a la semana y, a menudo, en cantidades mayores que los refugios, las despensas de alimentos, los programas escolares o los comedores populares. Aproximadamente 132 de esas organizaciones más pequeñas están almacenadas en el banco de alimentos, pero a menudo están limitadas por horarios variables o límites en la cantidad de alimentos que pueden dar.

Goodell dijo que ha habido un pequeño aumento en el número de voluntarios el mes pasado.

“En total, nuestros voluntarios representan alrededor de 17 empleados de tiempo completo, y 17 empleados de tiempo completo no pueden reemplazar a 96 soldados, 60 becarios de AmeriCorps o, en ocasiones, más de 100 trabajadores de Get Shift Done”, dijo.

Los seis miembros de El Paso de la delegación legislativa estatal le escribieron a Abbott el mes pasado, pidiéndole que reconsiderara la reasignación de los soldados de la Guardia Nacional de Texas.

La oficina de Abbott se negó a comentar y los remitió al Departamento Militar de Texas.

Goodell dijo que cree que hay una opción viable para cambiar el modelo. El banco de alimentos instituyó un mercado al aire libre como proyecto piloto en la mega despensa de El Pasoans Fighting Hunger en Plaza Circle, en el Sureste de El Paso. Goodell comentó que colocar la comida como una tienda de comestibles tradicional en el exterior evita la necesidad de voluntarios para colocar la comida en los automóviles de las personas y permite opciones más personales para los que necesitan alimentos.

El proyecto piloto comenzó la semana pasada y Goodell espera tener una gran inauguración a finales de septiembre.

Goodell dijo que, si la idea funciona, entonces el modelo podría replicarse en algunas de las mega despensas cerradas, que tuvieron que cerrar debido a la falta de voluntarios.

“Estoy emocionada de tener un modelo con mucha menos mano de obra, que aún puede alimentar a mucha gente”, dijo.

close
search