El Paso

Con teléfono, novia pudo rastrear ubicación del cadáver

El cuerpo sin vida de Ramón Vargas, de 18 años, pudo ser encontrado en una zona desértica al noreste de El Paso

Cortesía

Ivanna Leos
El Diario de El Paso

jueves, 17 diciembre 2020 | 12:59

El Paso.- El Departamento de Policía de El Paso (EPPD) reveló esta mañana que fue gracias a una aplicación de celular y a la novia de la víctima que el cuerpo sin vida de Ramón Vargas, de 18 años, pudo ser encontrado en una zona desértica al noreste de El Paso.

Los hechos ocurrieron el pasado domingo cuando agentes del Departamento de Policía de El Paso, recibieron la llamada de alerta aproximadamente a las 2:30 de la tarde, donde se notificaba del hallazgo de un cuerpo hallado en una zona desértica, en la cuadra 10300 de la calle Dyer, a escasas cuadras del US 54.

El lunes, Detectives de la unidad de Crímenes Contra Perdonas identificaron el cuerpo y señalaron que se trataba de un hombre identificado como Vargas y confirmaron que había sido víctima de asesinato.  

Según una declaración jurada, en poder de El Diario de El Paso, la novia de Vargas, de 16 años y quien no fue identificada por la policía, utilizó una aplicación de teléfono que compartía con la víctima para rastrear su último paradero. 

Los documentos indican que la adolescente y sus padres encontraron a Vargas sin vida y con heridas de bala cerca de Sun Valley Dr. en el noreste de El Paso. Según los documentos había casquillos de balas de 10 mm cerca de su cuerpo.

Asimismo, el documento afirma que la novia les dijo a los investigadores que Vargas había ido a disparar al desierto con su amigo y otra persona la noche anterior.

La policía dijo que el amigo de Vargas implicó más tarde al sospechoso de asesinato, Dalton Delgadillo, de 21 años, y les dijo a los investigadores que presenció el tiroteo y agregó que Delgadillo lo había amenazado con quedarse callado.

Según el informe, una pistola encontrada en posesión del sospechoso coincidía con los casquillos de bala en el desierto.

La declaración jurada indica que los vecinos del área presenciaron a dos jóvenes salir de la misma zona desértica en un vehículo que coincidía con el de Delgadillo, un BMW plateado.

Hasta el miércoles por la noche, Delgadillo seguía encerrado por un cargo de asesinato con su fianza fijada en un millón de dólares